8 de noviembre de 2021

ECONOMIA.- Los créditos abusivos hunden a la clase media



Es raro no deber dinero en México, sobre todo a las tarjetas. La mayoría de los hogares mexicanos tienen algún tipo de deuda no-hipotecaria y de ellos, el 60.2 por ciento tienen deuda en sus tarjetas de crédito.

Además, la deuda típica no es pequeña. Como mostró esta semana el INEGI, en su primera Encuesta Nacional sobre las Finanzas de los Hogares ( ENFIH 2019 ), desde antes de la pandemia las deudas medianas de los hogares mexicanos eran de cerca de 7 mil pesos, es decir ¡se debe cerca de un mes completo de sueldo! (en cálculo considero un salario mediano de 5,952 pesos por trabajador, ajustado por cuentas nacionales [ ENIGH 2018 ] y 1.2 trabajadores por hogar).

Las tarjetas de crédito no son todo. Además, hay una buena cantidad de mexicanos que, cual tienda de raya Porfirista, deben sueldo que no han ganado todavía. Cerca de 3.7 millones de hogares tienen créditos de nómina o personales por un monto mediano de 17 mil pesos. Esto significa que el 10.1% de los hogares mexicanos le deben casi dos meses de sueldo que no se han ganado y que se les descontará sin falta de su sueldo.

El problema no es deber dinero, sino las condiciones de abuso que existen en la banca para otorgar estos créditos. Como he documentado en el capítulo “La banca abusa” de mi reciente libro #NoEsNormal , la banca mexicana es anormalmente buen negocio para los banqueros y mal negocio para las familias mexicanas. Controlando por activos y capital, los banqueros hacen mejor negocio en México que en el 82% de los países del mundo. Esto #NoEsNormal , o al menos no debería serlo.

Así, deber dinero en México es un infiernito. La tasa de interés promedio en tarjetas de crédito es del 48% y en algunos bancos, como BanCoppel, de acuerdo con datos del Banco de México, llega a ser del 60%. Estas tasas son francamente abusivas y nos afectan sobre todo cuando tenemos periodos de vulnerabilidad. De hecho, como han mostrado estudios académicos de Sara Castellanos ( et al 2021 ), los mexicanos han normalizado pagar sus tarjetas a tasas bien altas (en su estudio del 45%) y cuando dejan de pagarlas es, primordialmente, cuando enfrentan desempleo.

Resolver el problema del endeudamiento abusivo que hay por todo México requiere de un gobierno con pantalones, pero también de que la clase media se ponga las pilas. Hasta ahora no tenemos ninguno de los dos. Me explico:

Primero, necesitamos que a los legisladores no les tiemble la mano y mejoren la regulación de la banca de forma que haya más competencia. Al momento, los bancos sienten que nos hacen el favor de prestarnos dinero y nos tratan mal. Tan mal que incluso existe evidencia contundente de discriminación a personas morenas que piden préstamos.

Esto requiere que el diputado del PAN, Jorge Inzuna Armas, presidente de la comisión de economía, comercio y competitividad se atreva a presentar una iniciativa que vele por los intereses de los mexicanos y no de la banca. Y requiere del trabajo directo de los 36 diputados de la comisión, incluyendo la secretaría, integrada entre otros por Yeidckol Polevnsky (Morena, Edomex), Ildefonso Guajardo (PRI, Nuevo León) y Manuel Herrera Vega (Movimiento Ciudadano, Jalisco).

Sería bueno revisar las ineficiencias y los posibles conflictos de interés que existen entre los organismos que regulan a todas las instituciones financieras. México y todos los mexicanos merecemos una banca que nos ayude a salir adelante, no una que nos hunda más.

En segundo lugar, e igual de importante que lo anterior, es que los deudores aprendamos a usar mejor nuestros créditos y a buscar créditos con tarjetas más baratas, no solo con la que tenemos a la mano. Algunos estudios han mostrado que los mexicanos tienden a pedir dinero sin prestar atención a las tasas de interés, permaneciendo con su misma tarjeta incluso si hay tarjetas de crédito más baratas. Esto debe cambiar.

Debemos ser más atentos a los servicios que nos ofrece la banca y dedicarle el tiempo a comparar y entender los detalles de los créditos que pedimos. Sé que es difícil, pero es algo importante para que los bancos sepan que no pueden abusar de nosotros de manera impune.

Es momento de que la clase media, principal deudora de créditos a la nómina y de tarjetas de crédito, comience a demandar un gobierno que responda por sus intereses. Ello requiere cambiar las reglas del juego para que éstas dejen de favorecer a la banca en detrimento del resto de nosotros. Eliminar los abusos de la banca no puede esperar. Ahora menos que nunca ya que ahora, por primera vez contamos con datos muy sólidos con el excelente trabajo de la ENFIH (2019) publicada por el INEGI ¡Enhorabuena por el INEGI!

0 comentarios: