19 de abril de 2021

NOGALES : Algunas tiendas en Sonora se benefician de las restricciones fronterizas de EE.UU.



Aproximadamente a media milla al sur del Puerto de Entrada Dennis DeConcini, varios clientes echaban un vistazo a los estantes de ropa en la tienda de Chulas Fronterizas el miércoles pasado por la tarde, preguntando regularmente a los dos vendedores si tenían más tallas en ciertos estilos de pantalones de mezclilla y camisas.

Al otro lado de la calle, en la tienda de calzado deportivo Sport Time, los empleados ayudaron a un par de clientes a encontrar el estilo y el tamaño adecuado entre la amplia selección de zapatos para correr y entrenar que exhibían en las paredes.

La agitada actividad en las tiendas de la Calle Obregón en Nogales, Sonora contrasta con la escena a unas cuadras de distancia en el lado de la frontera de Arizona, donde las tiendas que venden ropa, calzado, cobijas y otros artículos populares entre los compradores mexicanos han estado cerradas desde que el gobierno de Estados Unidos implementó restricciones de viaje transfronterizas en marzo de 2020.

Las restricciones contra los viajes “no esenciales” desde México, con el propósito de detener la propagación del coronavirus, también aislaron a un gran número de consumidores sonorenses de las tiendas de Morley y Grand Avenue que solían frecuentar. Pero como dice el viejo dicho, la pérdida de un hombre es la ganancia de otro, y algunos empleados que trabajaban en las tiendas de la Calle Obregón dijeron que las pérdidas que han sufrido las empresas de Arizona han dado como resultado pequeñas ganancias para tiendas como las suyas en el lado mexicano de la frontera.

“La gente no tiene de otra más que comprar sus cosas aquí, por lo tanto, sí sube el consumo local”, dijo Jesús Antonio Moreno García, el gerente de Sport Time. “Yo pienso que en muchos negocios han mejorado las ventas porque la gente no puede cruzar”.

Israel Pérez, gerente de Chulas Fronterizas, también informó haber visto un beneficio de las restricciones fronterizas en su tienda, lo que ha ayudado a compensar el impacto de la economía debilitada tras la pandemia.

“Cuantificarse en ventas es difícil, pero llevamos casi los mismos números quizá porque muchos ya no compran al otro lado”, dijo Pérez. “La verdad es que sí ha ayudado porque no se ha sentido tanto la afectación que hubo en la economía a nivel local”.

Tampoco son solo los clientes habituales los que realizan más compras a nivel local. Algunas tiendas también están viendo caras nuevas.

“Hemos escuchado de muchos clientes que nos dicen, ‘Bueno, como ya no se puede cruzar al otro lado, es la primera vez que conozco esta tienda’”, dijo Pérez. “Hay muchas personas que están conociendo negocios nuevos, que nunca habían comprado aquí”.

Compras locales

Atraídos por los precios más bajos y las diferencias en la calidad, los ciudadanos mexicanos con visas de turista han cruzado durante mucho tiempo la frontera hacia Nogales, Ariz., para comprar productos que van desde zapatos y ropa hasta comestibles y gasolina.

Pero hay otros productos y servicios que han atraído a compradores estadounidenses a Nogales, Sonora. Y aunque los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes están exentos de las restricciones fronterizas, muchos aún han reducido sus cruces hacia el sur durante la crisis de salud pública.

Rubén Cazares, quien trabaja en Pata Dura, una tienda que se especializa en botas de vaquero de cuero dijo que su tienda ha sufrido un doble golpe por la pandemia.

“No vimos un aumento porque con la pandemia también hubo mucho recorte de empleos y pues toda la economía bajó mucho”, dijo Cazares, y agregó que también disminuyó la cantidad de clientes estadounidenses, quienes normalmente suman la mitad de las ventas del negocio.

Y aunque muchos ciudadanos mexicanos no han podido comprar alimentos en tiendas como Food City y Walmart en el lado de Arizona, no ha habido una gran diferencia para algunas tiendas de comestibles de propiedad local cerca la frontera en Nogales, Sonora.

Gabriel Campos, empleado del Abarrotes y Carnicería La Nueva Frontera, ubicada a un par de cuadras del puerto DeConcini, dijo que las ventas del negocio cayeron al 30 por ciento de los niveles prepandémicos debido a la falta de tráfico transfronterizo.

“Nos afectó mucho porque también dependíamos mucho de la gente del otro lado”, dijo Campos. “Por ejemplo, había mucha gente mayor que venía a comprar queso, tortillas, carne de machaca, todos los productos que allá no encuentran”.

Las restricciones de viaje de Estados Unidos, ahora en su decimotercer mes, expirarán el 20 de abril. Y aunque podrían extenderse por otro período de 30 días, los avances en la lucha contra la pandemia también podrían acelerar su desaparición.

Y aunque las tiendas de calzado y ropa de Moreno y Pérez se han beneficiado de los límites de viaje transfronterizos, el posible levantamiento de las restricciones de Estados Unidos a los turistas mexicanos no les causó demasiada preocupación.

“Yo creo que ya se da cuenta la gente que nuestras prendas son de buena calidad”, dijo Pérez. “Ya tenemos esa confianza que la gente que tenía ese patrón de comprar en Estados Unidos cambie su comportamiento de consumo a nivel local”.

0 comentarios: