21 de abril de 2021

COVID-19 : Turismo de vacunas: historias detrás del viaje que muchos mexicanos desean hacer



La posibilidad de vacunarse contra COVID-19 en Estados Unidos ha detonado una oleada de viajeros mexicanos que pagan varios miles de pesos para cruzar la frontera y obtener una dosis.
Daniela resume el viaje que planea hacer a Atlanta para vacunarse contra el COVID-19 en tres palabras: “comprar paz mental”.

Después de perder a su abuelo de 87 años, a su prima de 28 –quien estaba embarazada, sobreviviéndole su hijo– y a uno de sus mejores amigos, de 35 años, Daniela, una publirrelacionista de 37 años radicada en la Ciudad de México, decidió tomar un vuelo a Estados Unidos con su esposo en busca de la vacuna contra el COVID-19.

“La intención de viajar para aplicarme la vacuna está motivada por el miedo, porque ya nos tocó muy cerca y con gente muy joven, y porque en los tres casos nos ha tocado entrarle a ayudar”, relata.

Un temor similar es el que tiene María, una médico de 35 años que trabaja en un hospital privado. Ante la falta de vacunas para el personal que labora en el sector de salud privado, decidió invertir alrededor de 42,000 pesos en un par de viajes a Dallas, Texas, para acceder a las dosis y no poner más en riesgo a su mamá, una persona de la tercera edad con quien vive.

“La decisión la tomé para poder seguir dando consultas”, afirma.

Texas, el destino preferido
Los viajes desde México hacia Estados Unidos para obtener una de las preciadas vacunas contra el COVID-19 se dan ante la alta disponibilidad de dosis en el país vecino, aunada a un fuerte avance en su aplicación para los ciudadanos estadounidenses.

Datos de la Universidad de Oxford al 19 de abril muestran que en Estados Unidos 40% de la población –más de 211 millones de personas– ha recibido al menos una dosis de la vacuna y una cuarta parte ya tiene las dos. Mientras, en México poco más de 14 millones de personas han recibido al menos una dosis ­–menos de 9% de la población– y sólo 3% ha completado su proceso.

De manera similar a como ocurre en México, en Estados Unidos hay un registro para que las personas sepan si son elegibles a una vacuna, que varía entre un estado y otro. Mientras en algunas entidades como Texas cualquier persona mayor de 16 años puede acceder a las dosis, en otros estados, como Arizona, la vacunación está limitada a residentes.

Para Ana, una trabajadora del sector de recursos humanos de 30 años que vive en la Ciudad de México, la opción fue Houston a sugerencia de su mamá, quien no es mayor de 60 años, y, por ello, tampoco elegible para recibir la vacuna en México aún.

“Tomamos la decisión un lunes por la tarde. Fuimos a casa de mis papás y lo organizamos todo para irnos el sábado siguiente. Compramos vuelos ese día (el lunes) y el miércoles estuvimos buscando precios de hotel y citas para una vacuna de una sola dosis”, explica.

0 comentarios: