16 de abril de 2021

ARIZONA : Más casinos, más maquinitas vienen a Arizona tras nuevo acuerdo firmado por Ducey



El gobernador Doug Ducey ha acordado la expansión de los casinos con las tribus nativoamericanas del estado que les permitirá operar miles de maquinitas más, abrir al menos cuatro nuevos casinos y aceptar apuestas en nuevos juegos de mesa.

Al menos dos nuevos casinos estarán en el área metropolitana de Phoenix, uno en los terrenos de la Comunidad Gila River, al sur de Phoenix, y el otro en la esquina sureste del Loop 303 y Northern Parkway, que será construido por la Nación Tohono O'odham, que ya opera el Casino Desert Diamond, cerca de Glendale.

La Oficina del Gobernador dijo que la nueva instalación de Gila River, la cuarta de la tribu, se ubicaría en la reserva y no en alguna parcela de terreno dentro de una ciudad del Valle que la tribu haya puesto en fideicomiso para que forme parte de una reserva. Eso ocurrió con Desert Diamond.Aquí escribes el contenido.
Ducey tenía previsto celebrar una ceremonia de firma de los pactos con los líderes tribales el jueves en Phoenix. Las enmiendas permiten actualizaciones después de 10 años.

Los acuerdos permitirán a las tribus añadir nuevos juegos como los dados, el bacará, la ruleta, el pai gao y el sic bo, así como permitirles operar unas 6.300 tragaperras más de las que ya tienen permitidas en sus casinos. Actualmente, las tribus de Arizona sólo ofrecen juegos de cartas como el blackjack y el póquer, además del keno y el bingo.

La enmienda al pacto también otorga a las tribus el derecho a añadir unas 550 maquinitas de juego más en todo el estado cada dos años.

Según el último informe del Departamento de Juego de Arizona, las tribus operan actualmente más de 13,000 maquinitas.

El acuerdo también incluye un casino adicional para la Nación Navajo en la autopista 89, al norte de Flagstaff, en un terreno que se pondrá en fideicomiso para la tribu, y otro casino para la tribu Pascua Yaqui al sur de West Grant Road y al este de la Interestatal 10 en Tucson.

Las enmiendas a los pactos tribales de juego estaban vinculadas a una ley de apuestas deportivas que los legisladores de Arizona aprobaron el lunes. Esa nueva ley permite a las tribus y a las organizaciones deportivas profesionales abrir 20 apuestas deportivas en Arizona.

Estas casas de apuestas deportivas podrían estar listas a finales de agosto o septiembre, según los legisladores que patrocinaron la medida. El PGA Tour ya ha anunciado sus planes de abrir una casa de apuestas deportivas en el campo de golf TPC Scottsdale durante todo el año, a la espera de la aprobación de la normativa.

Las tribus de nativos americanos de Arizona se han opuesto históricamente a cualquier tipo de juego fuera de las reservas, pero aceptaron apoyar la ley de apuestas deportivas a cambio de ampliar sus acuerdos con los casinos.

Aspectos específicos de los nuevos pactos
Dieciséis tribus gestionan 25 casinos en Arizona, según el Departamento de Juego, y otras seis tienen derechos de maquinitas de juego que pueden arrendar a otras tribus. Las tribus pagan entre el 1% y el 8% de sus ingresos por juego a los gobiernos estatales y locales.

La actualización del pacto permitirá a las tribus más pequeñas reducir sus contribuciones al estado del 1% al 0.75%, aunque los funcionarios de la Oficina del Gobernador dijeron que la ampliación de los casinos compensará con creces ese cambio en la recaudación de ingresos del estado.

También hay dos casinos más que podrían llegar a la zona de Phoenix, el de la Nación Fort McDowell Yavapai y el de la Comunidad India Salt River-Pima Maricopa, pero la Oficina del Gobernador dijo que ninguna de las dos tribus tiene previsto construir una nueva instalación y que sólo querían los derechos de construcción en caso de que eso cambiara en el futuro.

Ese es también el caso de otras tribus rurales que tienen derechos para construir nuevos casinos que no existen en la actualidad, y la Oficina del Gobernador dijo que mantener esos derechos era importante para las tribus, pero que no se esperan nuevas propiedades.

El nuevo pacto prevé 55 propiedades, 11 más que en los antiguos pactos, pero la Oficina del Gobernador sólo espera que se hagan realidad cuatro.

El último cambio en los pactos tribales se produjo en 2002, cuando los votantes aprobaron la Proposición 202, que fue en su momento la lucha por una medida electoral más cara de la historia del estado (una medida sobre energía limpia en 2018 la superó).

La medida electoral de 2002 estableció un nuevo marco para los casinos tribales en el estado, pero esos acuerdos expirarán en los próximos años, por lo que Ducey aprovechó la oportunidad para renegociarlos antes de dejar el cargo el próximo año.

0 comentarios: