7 de marzo de 2021

ENERGIA : Encuentran una doble ganancia al invernadero , produce y genera

La idea es ingeniosa, y realmente práctica, pues si por un lado el invernadero protege a los vegetales de la intemperie, mediante la instalación de placas fotovoltaicas en sus tejados e incluso en las paredes ésta también se logra aprovechar. 
 Granja solar y agrícola 
Se recolecta sol y se cultivan vegetales, y el resultado es una especie de granja solar y agrícola que funciona de forma simultánea y en el mismo espacio, sin necesitar ni un ápice de terreno extra. 
Todo un avance, teniendo en cuenta que uno de los mayores inconvenientes de la tecnología solar basada en placas convencionales es la necesidad de terrenos para su instalación, al igual que ocurre con la eólica. 
                                                     Invernadero-electricidad
¿Pero, cómo son esas placas fotovoltaicas? 
Hay dos opciones, fundamentalmente, una más socorrida que se practica de forma relativamente frecuente, que consiste en colocar paneles fotovoltaicos convencionales allí donde resulte factible y también más productivo. 
En este caso, suelen colocarse de forma estratégica y los paneles fotovoltaicos se caracterizan por tener una estructura pesada que requiere de un montaje especial nada fácil de llevar a cabo. 
 Otra opción consiste en cubrir con células fotovltaicas transparentes la superficie del invernadero. 
Ello es posible gracias a tecnologías que consiguen transformar cualquier superficie translúcida o transparente, como una ventana o una cristalera, en un gigantesco panel solar. 
 La gran ventaja de este recubrimiento es que sigue dejando pasar la luz, con lo que aún cubriendo la totalidad de los invernaderos o una buena parte de ellos las plantas siguen recibiendo la luz. 
A nivel ambiental, los invernaderos se convierten en un arma eficaz para luchar contra los gases de efecto invernadero.


0 comentarios: