3 de enero de 2021

SONORA BAKERY : Referente principal de Roscas de Reyes , en LAX

Los Ángeles.- En el local de Sonora Bakery del bulevar Whittier, en el Este de Los Ángeles, un nutrido grupo de panaderos no se daba abasto para preparar miles de exquisitas roscas que los clientes llevarán a sus hogares este 6 de enero para celebrar la llegada de los Reyes Magos. 
 Liderados por Celso López, el grupo se distribuye a cierta distancia para armar en charolas las roscas que habrán de refrigerarse y ser puestas después en hornos a una temperatura promedio de 300 grados Fahrenheit. 
En largas mesas de acero inoxidable, Celso y una decena de sus compañeros trabajadores ya habían cernido la cantidad exacta de harina para cada Rosca de Reyes. La rapidez con la que hacen su trabajo es extraordinaria. Antes habían cumplido con el proceso de premezclar harina, huevos, leche, levadura, saborizante y mantequilla, mismo que se realizó en una mezcladora. La masa pasó después a una báscula, según fuera una rosca chica, mediana o grande. 
 “En el mesón le dimos forma a la rosca y la decoramos con cerezas rojas y verdes, higos, azúcar y la metimos al horno por 40 minutos”, dijo Celso. “Después que sale, le colocamos el ate [un dulce] mexicano y membrillo”. 
En esta etapa final, el guatemalteco Edelmo Herrera se encargó de darle brillo a la Rosca de Reyes, al “pintar” la totalidad de la superficie con una brocha embadurnada de clara de huevo. 
 “Lo más difícil del trabajo es cuando se hace la mezcla de los ingredientes. Es esencial no fallar con ninguno, porque podría ser que no se logre la textura exacta de una exquisita Rosca de Reyes”, comentó Celso, quien lleva 17 años como jefe de la panadería.
 Desde que abrió su negocio hace 35 años, Denis Oratowski, originario de Buenos Aires, Argentina, inició la tradición de preparar Roscas de Reyes en Sonora Bakery. 
Sus clientes de El Salvador, Guatemala y México se lo pidieron “porque la fiesta es motivo de fe, convivencia y unidad familiar”. 
 La costumbre de partir la Rosca de Reyes tuvo sus orígenes en Francia, durante la Edad Media, cuando se cristianizó la práctica de elegir “un rey de las fiestas”, joven y pobre, pero sabio. Las personas escondían un haba en la rosca de pan dulce adornada con azúcar y frutas.

0 comentarios: