14 de enero de 2021

POLITICA : Fallece Carlos Armando Biebrich T., cuya sola carisma , le hizo Gobernador de Sonora

 

El fallecimiento del exgobernador Carlos Armando Biebrich Torres,  fue la nota principal del jueves 14 de enero. Quien a la edad de 81 años sucumbió al Covid. Descanse en Paz. Fue  en su vida activa todo un personaje, un consentido de la clase política, un exitoso fenómeno de la mercadotecnia en sus tiempos de candidato, una gracia que jamás antes, menos después, volvió a repetirse, fama que aún conservaba cuando abruptamente es obligado por el Presidente Luis Echeverría a dejar la gubernatura, esto en manos del Senador Alejandro Carrillo Marcor, quien en vez brindar alivio a los dolidos sonorenses, nunca dejo que la herida cerrara.

Cual si tuviéramos en nuestra manos el Libro Biográfico del ido, podríamos describirlo como una obra de  tres capítulos, donde el primero se refiriera a su origen y primeros años en Sahuaripa, para seguido ubicarlo en la primera generación formal de Abogados de la Universidad de Sonora, y ya graduado  gozar del padrinazgo ejercido por don Faustino Félix Serna, eso desde que don FFS era alcalde de Cajeme y para concluir el capítulo observando a CAB como Diputado Federal. 

El segundo capítulo vemos que se inicia , con un CAB como exponente principal del cuerpo de oradores de la extraordinaria y jamás superada lucha electoral , la campaña presidencial de Luis Echeverría Álvarez LEA, quien seguido lo coloca como subsecretario de Gobernación, de donde sale con la candidatura a la gubernatura de Sonora, para en 1973 cristalizar ese gran sueño para todo sonorense biennacido, pero ya en la entonces , y todavía considerada como “la oficina más refrigerada del Palacio”,   ofrecer un desempeño de claro-oscuros para dimitir del encargo en Octubre de 1975.

Su relevo,  el Senador y Director del periódico El Nacional, Alejandro Carrillo Marcor, de inmediato provoca con errático actuar un cisma entre la sociedad sonorense, esto por la ferocidad de la persecución, no solo contra  Biebrich, sino contra toda su familia,  generando un clima de intranquilidad y desconcierto que se disiparían hasta que Samuel Ocaña asumiera el poder.

                                                                        0o0o0o0o

El tercer capítulo le llevaría a Biebrich unos cuarenta años de su vida, comenzando con su regreso al país, seguido de la recuperación de sus bienes incautados por el Estado, ídem el disfrute de una Diputación Federal, el desempeño de algunas labores en cargos ejecutivos del CEN del PRI, el litigar en Despachos Divinos, así como  la satisfacción de escribir un libro , por cierto lleno de controversias , cuatro décadas de muchos recuerdos, nostalgias, pero nada en lo especial. 

En el Epilogo habríamos de referirnos a un aspecto hasta ahora inédito, el como Carlos Armando fue durante su campaña de proselitismo a la Gubernatura, un fenómeno que a 48 años de distancia no ha conocido rivalidad alguna, cierto, porque algo increíble el como Biebrich había  figurado hasta ahora que se muere,  como una verdadera “Monedita de Oro” , en lo que se refiere al arrastre mostrado y demostrado como candidato a la Gubernatura. Ese entonces sobrado y natural magnetismo, fue parejo ejercido entre los votantes, lo “carita” impacto en la afluencia de mujeres en las urnas, mientras que su juventud hizo lo mismo entre sus pares generacionales mientras que entre  los adultos, estos por inercia se dejaron llevar  ante el carisma del candidato y la influencia directa del Nuevos Tiempos del Arriba y Adelante. Un fenómeno de Mercadotecnia Política que aun merece ser desmenuzado, en honor del Ido.

 

  

 

0 comentarios: