26 de diciembre de 2020

ECOLOGIA : Falla teoría , de que con alimentos orgánicos, el ganado generaría menos gases

 
Un estudio publicado en la revista científica Nature Communications concluye que la carne orgánica es igual de dañina para el clima como lo es la industrial, y señala cuánto tendría que subir de precio para cubrir su contribución a la crisis climática. 
En el caso de la carne de res y el cordero, la producción orgánica y convencional dieron lugar a costes climáticos similares, mientras que el pollo orgánico fue ligeramente peor para el clima y el cerdo orgánico ligeramente mejor que sus homólogos convencionales. 
Las emisiones del ganado convencional provienen del estiércol y, en el caso de las vacas y ovejas, del metano que eructan. 
El grano con el que se alimentan también genera altas emisiones, especialmente si está asociado con la deforestación, como sucede en América del Sur. En el caso del ganado orgánico, los autores señalan que los animales a menudo se alimentan con pasto, lo que significa que producen menos carne y crecen más lentamente, por lo que pasan más tiempo emitiendo gases de efecto invernadero antes del sacrificio. 
Las plantas cultivadas orgánicamente tienen la mitad de los costes climáticos que los productos convencionales, ya que no dependen de fertilizantes químicos, pero todas las plantas producen menos emisiones que los productos animales.
...................................................“Esperábamos que la agricultura orgánica obtuviera mejores resultados en los productos de origen animal pero, en cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, en realidad no hay mucha diferencia”. Conclusión de un reciente estudio de Nature. 
 “Esperábamos que la agricultura orgánica obtuviera mejores resultados en los productos de origen animal pero, en cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, en realidad no hay mucha diferencia”, asegura Maximilian Pieper, de la Universidad Técnica de Munich y quien dirigió la investigación, en declaraciones recogidas por The Guardian. 
La investigación analizó la producción de alimentos alemana, pero el equipo científico considera que los resultados serían similares para cualquier país de la Unión Europea. El análisis apunta a la necesidad de introducir impuestos sobre la carne para asegurar que los precios de los alimentos reflejen sus verdaderos coste medioambiental. 
Y con los ingresos generados, sostienen, se debería ayudar a las familias más pobres a gestionar los aumentos de precios e incentivar a los agricultores a ser más respetuosos con el medio ambiente. 

0 comentarios: