28 de octubre de 2020

PESCA DEPORTIVA : Cual episodio faltante de " El Viejo y el Mar " , de Hemingway la ocurrencia del mazatleco; Carlos Somoza Valenzuela

Mazatlan.-  Tan rápida como intuitiva fue su reacción y no había tiempo qué perder. Y, en medio del mar y con un pez vela que se desenganchó del anzuelo y a punto estuvo de irse, el pescador mazatleco Carlos Somoza Valenzuela hizo lo que hasta ahora nadie se había atrevido a hacer: ¡arrojarse al mar, pelear con el embravecido picudo y, al final, subirlo a bordo de la embarcación! 
 Sucedió a 20 millas náuticas de la Marina El Cid, al rumbo 215 y a bordo de Aries 9, uno de los yates propiedad del emporio mazatleco, donde Somoza Valenzuela viajó de marinero junto a una tripulación procedente de Estados Unidos. 
 '¡Agárralo de la cabeza, dale, dale...!' Era el tercero de cinco velas que, al final de la épica jornada, se atraparon ese día mar adentro. De repente, ya enganchado, el picudo -que había caído con una lisa de carnada- se soltó del anzuelo, lo que provocó una reacción inesperada, temeraria, audaz de Somoza al lanzarse al agua y lidiar 'tú a tú' contra el animal que defendía su territorio...y supervivencia. 
 '¡Está bien grande, agárralo de la cabeza, rápido, rápido, dale, dale...!', se escucha decir -en medio de una agitada exhalación- a un compañero en el video que consigna fielmente la atrevida escena. 
Al arrojarse al mar, el joven pescador buscó afanosamente asegurar el ejemplar que ya tenían bien prendido y, lo menos que pensó ese momento, fue el riesgo que su reacción implicaba contra un picudo que, dicho sea de paso, es considerado el pez más rápido del océano y poseedor de una punta muy afilada...y letal. 
Cuando Somoza Valenzuela se lanza, y ya en el agua, pierde equilibrio, pero no la fuerza ni el instinto de lucha que le permite finalmente consumar la proeza de dominar el vela, tomarlo del pico y arrimarlo al bote, donde un compañero baja a la popa en su auxilio para sellar exitosamente lo que nadie se había atrevido a hacer. 
 '¡Jamás lo volvería a hacer!' 'Ni por un millón de pesos ni por un yate regalado lo volvería a hacer', admitió -ya frío y apesadumbrado- el pescador que, desde los nueve años e inculcado por su padre, está metido en el mundo de la pesca deportiva, donde inició como limpiador de yates antes de asumir su primer rol formal, el de marinero. 

Me ganó la intuición, la emoción, la adrenalina', agregó. 'No medí el riesgo ni las consecuencias que pudo tener mi actitud, pero, gracias a Dios, todo salió a bien'. 
Hubo un momento en que, ya en el agua, el vela se me soltó y hasta me jaló hacia adentro. Sentía ahogarme y pensé en dejarlo ir, pero volví a tener fuerza y lo subí de nuevo Aceptó que, tras la escena, recibió muchas reprimendas de amigos y compañeros que no dudaron en decirle que, al 'al hacer lo que lo hizo de pelear tú a tú con el pez', puso en peligro su vida. 
Pero, una vez que observó el video y lo meditó una y otra vez, soltó: '¡Ni por nada del mundo lo volvería a hacer!'
Big Fish

0 comentarios: