16 de octubre de 2020

MOVILIDAD : Advierten que "No habrá recuperación económica armónica " ; con tantos bloqueos y obstáculos logísticos.

Las dos fábricas de neumáticos que Michelin tiene en México (Querétaro y León) cerraron operaciones a finales de marzo pasado y fue hasta el 25 de mayo que reiniciaron actividades, dos meses críticos para una compañía que destina gran parte de su producción hacia los Estados Unidos, un país en donde su industria automotriz también transitó por un lockdown o cierre de emergencia. 
Los lastres que trajo consigo la presencia del COVID-19 sobre la economía global se vieron reflejados en el paro del sector automotor, al no ser considerado como esencial durante los primeros meses de la pandemia y, con ello, la generación de múltiples afectaciones para las empresas relacionadas en este ámbito productivo. 
 Claramente Michelin fue una de ellas. “De venir, en lo que es exportación, en un promedio de 130 contenedores mensuales, en mayo caímos a 15 y sólo para mantener los inventarios”, comentó Francisco Vega, gerente nacional de Transporte de la compañía en México, en su participación en la mesa 4 titulada Economía y logística; las claves para la recuperación, un panel que se llevó a cabo en el Encuentro de Transporte y Logística (ETYL) 2020, de Grupo T21. 
Por lo menos de enero a agosto de este año, las ventas de vehículos ligeros en Estados Unidos acumulaban una caída anual de 21.5%, a 8,980,925 unidades, de acuerdo con datos de Ward´s Automotive Reports. 
Fue en junio de este mismo año atípico cuando la industria automotriz mexicana comenzó un paulatino reinicio de sus actividades, tras la aplicación de rígidas medidas para el cuidado de su personal en las fábricas ordenadas por las autoridades y obligada, en parte, por la fuerte relación de las cadenas de suministros que tiene con sus pares en el mercado estadounidense, que ya necesitaba de la proveeduría del vecino del sur. 
Para Michelin la recuperación de la demanda de neumáticos por parte de los fabricantes de equipo original (OEM por sus siglas en inglés) en Estados Unidos se manifestó hasta julio y se ha mantenido en ascenso, al grado de calcular un promedio de envío de 180 contenedores mensuales para el último trimestre del año, de acuerdo con Vega. “[Incluso] tenemos proyectos importantes con nuevas armadoras que no estaban en nuestra cartera que nos requerirían producción adicional y exportación para estas plantas en Estados Unidos”, adelantó. 
En el caso del mercado local, la compañía del rollizo personaje vio una caída drástica en su distribución de neumáticos, de entregar alrededor de 170 piezas semanales a sólo 50 en mayo, ante un menor consumo de vehículos ligeros o reposiciones en el país. 
“Ya vemos un nivel de 130 piezas para distribución semanal y tenemos proyecciones altas para lo que se viene en El Buen Fin y proyecciones alentadoras para cierre de año”, aseguró. Tras caer en abril pasado a su nivel más bajo desde que se lleva el registro (34,903 unidades), el mercado mexicano de vehículos ligeros ha mostrado una lenta recuperación en las ventas mes a mes, para alcanzar un nivel de 77,784 unidades en septiembre, una cifra lejana comparada con diciembre de 2019 cuando alcanzó su mayor nivel del año con 130,488 unidades, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 
 Pero esta progresiva recuperación, no sólo del sector automotriz sino de la industria en general en México, se encuentra limitada por diversos factores que impiden un tránsito hacia niveles productivos más sólidos.
 “Tenemos una afectación muy clara en esta recuperación derivada de la impunidad por el tema de los bloqueos ferroviarios, con consecuencias económicas y afectación a la reactivación”, afirmó Felipe de Javier Peña Dueñas, presidente de la Comisión de Transporte de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), en el ETYL 2020, que en esta ocasión se transmitió por la vía digital. Ante los 131 días que hasta ayer sumaban los bloqueos ferroviarios de este año, de los cuales destacan los 51 días en Chihuahua y 13 días en Michoacán, dan una señal de poca certidumbre para los inversionistas extranjeros que evalúan al país como posible receptor de sus divisas o proyectos, de acuerdo con el representante de los industriales. 
Tan sólo el bloqueo a las vías del Kansas City Southern de México (KCSM), que impiden el recorrido del tren hacia y desde el puerto de Lázaro Cárdenas –el segundo en importancia del lado del Pacífico mexicano-, acumula ya alrededor de 4,500 contenedores varados. 
Peña Dueñas recordó que en 2019 sólo fueron 28 días de bloqueo en esta misma línea ferroviaria, pero con afectaciones de hasta 1,000 millones de pesos diarios. “Apostamos y vemos una recuperación, pero este tipo de situaciones no ayudan”, dijo. 
Los problemas por los bloqueos en el puerto de Lázaro Cárdenas han escalado al grado de que la naviera danesa Maersk advirtió en la víspera que a partir del 19 de octubre suspenderá la documentación de servicios por tren con origen y destino para este punto logístico, y hasta nuevo aviso, ante la escasez de equipo ferroviario disponible en puertos y rampas internas para carga de contenedores. 
Tanto la Concamin como otros organismos empresariales han buscado que el Gobierno federal y las administraciones locales mantengan comunicación con los protagonistas de estos bloqueos, una situación que ha visto avances intermitentes en Michoacán, pero nada en concreto en Chihuahua, de acuerdo con Peña Dueñas. 
Otra alternativa que la parte empresarial ha buscado es la de incrementar los castigos penales para quienes bloqueen las vías de comunicación, a través de la modificación legislativa de diversas leyes y códigos federales. 
Durante este último panel del ETYL 2020, también surgió el tema latente de la inseguridad para el transporte de las mercancías, tanto en carretera como por las vías del tren, un elemento que abona de manera negativa a la recuperación económica y que ha obligado a las empresas a buscar alternativas. En el caso de Michelin, actualmente se encuentra en la búsqueda de opciones de cabotaje en el Pacífico para llegar a Long Beach (California), o por el lado del Atlántico alcanzar Charleston (Carolina del Sur), para evitar tanto la ruta 57 que conecta por carretera con Estados Unidos y que cruza gran parte del país, así como otros estados (Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato, Estado de México, entre otros), de acuerdo con Vega.
Al tema de la recuperación de la demanda que se ha registrado desde la segunda mitad del año, aunque debilitada per se por los bloqueos ferroviarios y la inseguridad, se debe sumar un efecto logístico que limita el flujo de las mercancías, en mayor medida las que tienen como origen y destino Estados Unidos. 
 Actualmente la búsqueda de cajas o contenedores vacíos ha superado la capacidad instalada, es decir, hay más mercancías que requieren ser exportadas que las que son importadas –un efecto que se refleja en la balanza comercial mexicana que registra superávit-, tanto por la vía del autotransporte como del ferrocarril. “Qué se está haciendo, se está intentando triangular tráficos”, aseguró Eduardo Asperó, vicepresidente de Hub Group y moderador de la mesa 4 en el ETYL 2020, y detalló que se ha buscado crear un flujo partiendo de California, yendo hacia el centro de Estados Unidos y “bajando” hacia las zonas industriales en México. 
 Jorge Narváez, vicepresidente de Agrologística del Consejo Nacional Agropecuario, indicó que la cadena relacionada con los alimentos también se ha visto afectada por el tema de la pandemia, así como de los problemas logísticos en el transporte de las mercancías, por lo que se debe plantear la creación de una plataforma agrologística más robusta, incluyente y benéfica para todas las partes relacionadas. “Tenemos que llevar a la agrologística al otro nivel”, dijo, y sumó que este proceso debe darse a través del uso de tecnologías automatizadas, una mejor y correcta administración de la información para poder disponer de ella en tiempo real, con una correcta gestión de los inventarios, equipar al personal para incrementar la eficiencia y precisión, entre otros elementos. 
..................................Pero para alcanzar la deseada recuperación económica la certidumbre es esencial, así como la aplicación del Estado de derecho y el combate a la impunidad, en torno a una unidad empresarial entre usuarios y prestadores de servicios, de acuerdo con lo expresado por los panelistas en el ETYL 2020.


0 comentarios: