5 de octubre de 2020

E-COMMERCE : Tras vencer los recelos , la dulcería Estrella Dorada se convierte en un caso exitoso.

Morelia.-  Esencialmente afectados por la caída del turismo en la capital michoacana, los productores de dulces artesanales buscan mantener sus empresas a flote, aunque las condiciones no sean óptimas para el comercio del dulce tradicional y pese a la falta de apoyo de los tres niveles de gobierno hacia dicho gremio.
El Sol de Morelia consultó a empresarios locales para conocer qué tipo de dificultades han enfrentado a causa de la pandemia y sus “daños colaterales”, cómo han tratado de sobreponerse y sin visos de pesimismo, si del árbol partido por el relámpago imprevisible de la crisis, han podido comerse “las verdes y las maduritas”, es decir, si han sido capaces de adaptarse al escenario reciente. 
 Estrella Dorada 
Con la llegada de Covid-19 a México paralelamente a la Primavera, los ramos comerciales que dependen del turismo nacional y extranjero, fueron advertidos de que la Semana Santa sería solamente un viacrucis, farragoso y soñoliento, sin resurrección al tercer día. 
“La Semana Santa era una de las más fuertes del año y perdimos esa temporada”, reconoce el gerente de la fábrica “Estrella Dorada” en Morelia, Aarón Torres Tena, al reconocer que la pandemia les afectó sobremanera a pesar de mantener abierto “el mayor tiempo posible, sin incumplir las indicaciones del gobierno”. 
 “No corrimos a nadie en la pandemia, fue algo muy bueno dejarles de pagar a los empleados, pero eso hizo que se debilitara nuestra economía, ya que en los primeros cuatro meses estuvimos con un ingreso del 15 por ciento respecto a los meses anteriores”, aseguró. Sin embargo, señaló que una de las fortalezas de “Estrella dorada”, cuya tienda matriz se encuentra en la calle Jesús Urbina # 6, colonia Chapultepec Oriente, ha sido “no dejarse caer” y adaptarse a las formas de comercio a través de plataformas digitales para venta a domicilio y envíos al interior de la República. 
 “Si algo bueno le veo a esta pandemia es que nos activó en esto tan obvio, teníamos que ir para allá, pero se veía aún demasiado lejano. 
Nos hizo apresurarnos a dar ese salto, pero estuvo genial”, dijo al reconocer que les ha costado “volver a arrancar el tren”, toda vez que la empresa familiar llevaba un “buen ritmo de contratos promisorios”, pero el reconocimiento de la empresa por el turismo en años anteriores les permitió brincar a estas plataformas. 
 Explicó también que el verano es la temporada en la cual se proveen de fruta fresca, con campesinos y productores locales de los alrededores de Morelia. Situación por la cual, dijo, “tuvimos que exprimir ahorros de la empresa a todo lo que daba para no quedarnos sin materia prima para el próximo año”. 
De implementar ventas por internet a ofertar sus productos en promociones, las estrategias seguidas por “Estrella Dorada” han ayudado a la marca a solventar gastos básicos, porque “sí disminuyó muchísimo la venta, es decir, del 100 por ciento se redujo a casi un 20 por ciento. 
Lo mínimo para subsistir”
 Torres Tena reconoció que “actualmente ya se nota cierta mejoría”, sin embargo, dijo que impera entre la clientela habitual cierto recelo “al no saber si se volverá a cerrar todo esto”. 
Es por ello que las exportaciones a Estados Unidos, y de manera indirecta a España y Argentina, caminan a paso lento, lo cual “nos permite tener cierto control con la fruta que va llegando” y no generar excedentes que puedan derivar en nuevas pérdidas, refirió. 
Como parte del contexto, explicó que la empresa cumple 86 años este 2020 y él pertenece a la “cuarta generación de los Torres a cargo de una empresa como ésta” de la cual se han generado diversas empresas familiares con giros similares, desde que su abuelo, procedente de “El Tigre”, llegara a Morelia a trabajar, casarse y hacer familia, cosas que logró mientras pasó de comerciante intermediario a fundador de una fábrica de ates........

  

0 comentarios: