17 de junio de 2020

GANADERÍA : Abre puertas la Sader , a importación de ganado guatemalteco. El Gobierno Federal autorizó la entrada de casi 300 cabezas de ganado procedentes de Guatemala

AMEG

En la AMEG celebraron el anuncio por parte de las autoridades federales, quienes afirmaron que cada uno de los animales cumple con los requisitos sanitarios correspondientes; desde el año pasado ya se había anunciado esto.
Desde la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), comunicaron que este mes llegará a nuestro país el primer embarque de ganado bovino certificado proveniente de territorio guatemalteco, el cual está conformado por 272 cabezas.
Esto sucede después de que en noviembre del año pasado, autoridades de ambos países firmaron el “Memorando de entendimiento para el establecimiento de acciones respecto al ingreso seguro a México de reses procedente de Guatemala”.

De acuerdo con la información, el ganado ya fue revisado y certificado previamente por veterinarios oficiales del Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación de Guatemala (MAGA) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA). 
Como identificación extra,  estas reses portarán el arete azul avalado por el OIRSA, que cuenta con tecnología para la trazabilidad de los animales que ingresan a México.

LOS ANIMALES NO SUPONEN UN RIESGO SANITARIO PARA MÉXICO, ASEGURÓ EL SENASICA 

Por su parte, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) se encargó de constatar —a través de los modelos de certificado enviados por la parte guatemalteca— que existen las condiciones sanitarias, técnicas y operativas para dar inicio al intercambio comercial. 
Esto con la finalidad de evitar la introducción a nuestro país de enfermedades que podrían suponer un riesgo sanitario para el hato bovino nacional, como la tuberculosis y brucelosis bovinas, y garrapata.

Posteriormente, y a partir del cruce de los animales, el Senasica registrará la identificación de cada uno y dará seguimiento a su movilización hacia los respectivos corrales de engorda, para que una vez terminado este proceso —de hasta cuatro meses— sean sacrificados en el rastro Tipo Inspección Federal correspondiente (TIF).

0 comentarios: