27 de octubre de 2019

ETNIAS : Diálogo del Presidente Manuel Lopez Obrador, con los pueblos seri, pima, pápago, kikapú y población indígena migrante en Punta Chueca

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante el diálogo con los Pueblos Seri, Pima, Pápago, Kikapú y población indígena migrante, desde Punta Chueca, Hermosillo, en Sonora.
Punta Chueca..- Damos la más cordial bienvenida a las autoridades que nos acompañan en el presídium: Claudia Pavlovich Arellano, gobernadora constitucional del estado de Sonora, Adelfo Regino Montes, director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Maestra Diana Álvarez Mauri, subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, Saúl Gabriel Molina, gobernador tradicional de la Nación Comca’ac, en representación de las comunidades seri del estado de Sonora.
Maestra Célida Teresa López Cárdenas, presidenta municipal de Hermosillo, Citlalli Martínez Álvarez, en representación de los pueblos indígenas migrantes triqui, Matías Valenzuela Esteban, en representación del pueblo tohono o’tham México Pápago , Carlos Verlón José José, en representación del pueblo tohono o´tham Arizona Pápago ,Elizabeth Cortez Wilson, en representación del pueblo cucapá. 

Manuela Barbachán, en representación del pueblo kikapú,Darío Galaviz Laos, en representación del pueblo pima. Asimismo, damos la bienvenida a la autoridades federales, estatales y municipales; sociedad civil, así como representantes de los medios de comunicación. Todos ustedes sean bienvenidos.  Enseguida se dio la entrega del bastón de mando por parte de Saúl Gabriel Molina Romero, gobernador tradicional de Comca’ac, quien también nos dirigirá un mensaje. 
Es un honor saludarle desde esta Nación Comca’ac. Nos sentimos honrados de que venga a escucharnos, de que venga a este diálogo, que podamos compartirle nuestro sentir, pensamiento de nuestra voz, también nuestros sueños, de lo que queremos como pueblos indígenas. Queremos que sepa que todos los pueblos indígenas del norte de Sonora agradecemos su idea de hacer un diálogo directo con nosotros, que deje atrás esa etapa de explosión, marginación y de exterminio que sufrimos en esta región del país.

 Queremos que en esta nueva relación con el Estado mexicano los pueblos indígenas de nuestra Nación Comca’ac podamos ser nosotros un México que se enorgullezca de la riqueza del pueblo que somos y representamos, donde existen oportunidades para mejorar nuestras condiciones de vida y apoye la fortaleza a nuestros derechos que permite con el uso de nuestros recursos naturales, y que nuestras comunidades que tengan ingreso, que den una oportunidad de nuestras hijas y nuestros hijos.

Aspiramos y soñamos con tener comunidades y ejerzamos plenamente nuestros derechos políticos, económicos, territoriales, y por ello solicitamos atención para atender los proyectos siguientes: Le pedimos su apoyo para la pavimentación del tramo carretero Punta Chueca y Desemboque, y que se conecte a la carretera 36 para abrir oportunidades de la agricultura y turismo comunitario. Se puede aplicar aquí el programa de pavimentación y cabeceras municipales para aprovechar mano de obra de nosotros y generar empleo. 

Nuestras comunidades le pedimos la modernización y ampliación de red de agua potable. La construcción de relleno sanitario para un manejo adecuado de la basura. Avanzar su idea de tener cobertura total de la señal internet gratis, telefonía celular.

Somos un pueblo del mar, por ello le pedimos que dé instrucciones para desarrollar actividad pesquera, acelerando la entrega de los permisos pesqueros y se nos apoye con capacitación administrativa, jurídica y comercial, técnica para operar nuestras cooperativas pesqueras. Le pedimos que nos otorguen financiamiento, insumo, equipos y arte de pesca, y maquinaria para darle valor agregado y comercialización de productos del mar. Para mejorar la protección de nuestros recursos naturales nuestro territorio, le pedimos su apoyo para mantener la vigilancia y protección comunitaria de las especies de fauna, como el borrego cimarrón y el venado bura, dando equipo sustento legal de la Guardia Tradicional. 


 Buscamos su apoyo para fortalecer el turismo comunitario a través de promoción a nivel nacional e internacional con una operación turística comunitaria en nuestra Isla Tiburón, que tiene una superficie total de 120 mil hectáreas donde se pueden practicar actividades recreativas y disfrutar la naturaleza. En este sentido, nos manifestamos en contra de cualquier ley que prohíbe la cacería y aprovechamiento energético de manera unilateral, sin consulta previa de las obligaciones que tienen nuestros territorios indígenas. 
Esto lo comento porque allá en Querétaro hay un diputado que está haciendo iniciativa de ley para prohibir la cacería de borrego porque ahí nos va a hundir a toda la comunidad.

Para mejorar la salud de nuestra comunidad, le pedimos el equipamiento para mejorar la calidad de servicios médicos con ambulancias, médicos, medicamentos y enfermeras, reconocimiento y apoyo para la medicina ancestral, un espacio para su práctica. Pedimos su apoyo para la formalización del reconocimiento, apoyo, equipo y personal para la escuela tradicional bilingüe que fortalezca la cultura y lengua comca’ac, y construcción de aulas para el nivel de telebachillerato. 
Le queremos informar que nos han aplicado a nuestras comunidades el programa de Jóvenes Escribiendo el Futuro y Jóvenes Construyendo el Futuro, ya que muchos jóvenes indígenas han sido excluidos al no estar inscritos en las universidades seleccionadas. Le pedimos también que contemple a nuestras comunidades de los programas de abasto de producto básico para garantizar el alimento que necesitamos.

Finalmente, para avanzar en el ejercicio de nuestros derechos, solicitamos el reconocimiento e impartición de justicia comunitaria de nuestro territorio. Que la Guardia Tradicional se ha reconocido como cuerpo de seguridad de la comunidad como vínculo directo con la Guardia Nacional, la Secretaría de la Marina y Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana. 
Respecto a la presencia de la Secretaría de Marina que en los últimos 60 días ha permanecido en la Isla Tiburón, solicitamos su retiro paulatino y que se nos informe situación jurídica actual de la aparente expropiación realizada en 1994 de una parte de nuestra isla. Asimismo, nos ayude a avanzar con la certeza jurídica y derechos ejidales de nuestras comunidades ante el Registro Agrario Nacional. Para nosotros es importante avanzar de la reforma constitucional y legal principalmente reconocimiento como sujeto y derecho público, y muy especialmente que se valore creación del municipio indígena Comca’ac.

Acompañamos a la población indígena migrante en su reclamo y reconocimiento en pleno de derecho como población indígena. Por ello, señor presidente, agradecemos que nos haga visible de la vida pública del país. Reconocemos a nuestro hermano Adelfo Regino como portavoz de nuestras inquietudes y nuestras esperanzas. Invitamos también a la gobernadora, a nuestro estado, se sume a la iniciativa del señor presidente de trabajar para mejorar las condiciones de vida de nuestra nación.
 Enseguida el mensaje a cargo del licenciado Adelfo Regino Montes, director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.  Muy buenos días, hermanas y hermanos, respetables autoridades y representantes de los pueblos indígenas de este importante territorio pluricultural y plurilingüe del norte del estado de Sonora. 

 
Agradezco en especial la presencia de los gobernadores tradicionales de los pueblos comca’ac, seri, kikapú, cucapáh, tohono o’tham, pápago y de los pueblos indígenas migrantes que por diversas razones s pedir a las divinidades que la comunidad no sufra problemas y mantenga la pureza que se requiere para que las familias vivan en condiciones de dignidad y de bienestar. Por eso quiero agradecer a nuestras hermanas comca’ac que nos han presentado esta danza tradicional.
 Y también quiero destacar la simbólica y sagrada presencia de la bandera y la entonación del himno Comca’ac, esta bandera se presenta en eventos importantes como el día de hoy que por primera vez estas tierras son visitadas por el presidente de la República. 
Por eso es importante destacar la importancia histórica y cultural de esta región de Bahía de Kino, cuyos habitantes desde tiempos inmemoriales han sido los integrantes de este pueblo indígena comca’ac y de los otros pueblos indígenas que viven en esta tierra y que han establecido relaciones con otros pueblos aledaños como los que hoy nos acompaña.


Esta región de larga data y tradición ha atravesado por múltiples etapas históricas, desde tiempos prehispánicos, pasando por la fallida evangelización jesuita en la época colonial hasta los últimos sucesos de los siglos XIX y XX, en que fueron introducidas diferentes relaciones sociales y económicas, que lamentablemente han trastocado la vida de los pueblos indígenas. 
Y en esta historia, señor presidente, señora gobernadora, quisiéramos destacar en particular el reconocimiento de las tierras, de los territorios del pueblo seri. 
En primer término, cuando se emitió la resolución presidencial en el año 1970 en que se concedió una superficie de 91 mil hectáreas de tierras por la vía de adopción del ejido al poblado denominado El Desemboque y su anexo Punta Chueca, municipio de Pitiquito en este estado de Sonora.

Y un hecho que es importante destacar es la resolución presidencial de reconocimiento y titulación de bienes comunales del poblado Isla del Tiburón, del municipio de Hermosillo, Sonora, con una superficie total de 120 mil 756 hectáreas. Es este cerro que vemos atrás de este panorama que es conocida como la Isla de Tiburón y en donde existe el borrego cimarrón, que sirve para el mantenimiento cotidiano de este pueblo. 
Y en este contexto también quisiera destacar que aquí el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas tiene dos centros coordinadores: uno aquí en la Bahía de Kino y otro en Caborca, más al norte de este lugar. Desde aquí estamos atendiendo a los pueblos indígenas de esta región de nuestro país en el que estamos asumiendo el compromiso de acompañar sus gobiernos tradicionales, de apoyarlos en sus iniciativas económicas, de producción y de pesca. 
Y aquí es importante señalar que en los últimos días, después de 17 años en que no se había hecho, se han expedido los primeros permisos para que puedan ustedes pescar. Estoy seguro que vamos a seguir trabajando de la mano para que la importante actividad pesquera que ustedes tienen pueda verse fortalecida. 


Y que también podamos apoyar las iniciativas de ecoturismo, de turismo de naturaleza para que este bello mar, esta bella tierra que ustedes tienen sea fuente de esperanza, de sustento económico para nuestras hijas y nuestros hijos. Finalmente, quisiera reiterar el compromiso que tenemos desde el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas para continuar apoyando también sus reclamos de justicia y en particular que nuestros hermanos migrantes indígenas puedan tener las condiciones mínimas para que puedan realizar su trabajo y para que puedan tener una vida justa y digna.
Ustedes han emigrado, hermanas y hermanos, porque lamentablemente allá en el sur no han encontrado las oportunidades de empleo, las oportunidades de vida, y aquí han venido en busca pues de una mejora en el salario y en su vida integral. Aquí la gente, las comunidades y los pueblos tienen la esperanza de que se les haga justicia, de que la nación mexicana no se olvide de ellos, de que no los olvidemos, de que sus derechos se hagan realidad, de una nueva forma de vida para ellos y sus futuras generaciones. Con la participación de ellos, sin duda alguna habremos de cimentar la Cuarta Transformación de nuestro país en esta zona norte de nuestro país. 

MODERADOR: A continuación, hace uso de la palabra la licenciada Claudia Pavlovich Arellano, gobernadora constitucional del estado de Sonora. 
 Señor presidente: Muy buenos días, por estar aquí en este hermoso lugar, en este lugar emblemático para Sonora, atrás la Isla del Tiburón, un lugar muy preciado para los sonorenses, y sobre todo para la etnia comca’ac.
Muchísimas gracias por estar aquí, a todas las autoridades que nos acompañan, y muchas gracias a todos aquellos que vienen también: los kikapú, los ópatas, los tohono o’tham, que ya sé que no les gusta que le digan de otra manera. 
Pero sobre todo decirles que necesitamos apoyo, presidente. Ahí dice muy claramente que necesitan agua, y es la verdad, presidente, es una zona que tiene mucho tiempo sin agua. Y la verdad, la presidenta municipal no me dejará mentir, pero es muy, muy largo el camino para poderles traer agua a este lugar, muy, muy largo y sí necesitan agua, necesitan empleo y necesitan oportunidades.


 Es cierto que ellos hacen artesanías preciosas, presidente, como muchas de las que está usted portando este día, pero necesitamos hacerlo más, que la gente sepa más lo que hace, sus artesanías proponerlas y venderlas hacia el mundo, no sólo a nivel nacional. 
Aquí tienen 130 kilómetros de litoral. La verdad, necesitan ser apoyados con mayor actividad de pesca, como bien lo mencionaba la autoridad, pero sobre todo también con más y mejores empleos diferentes, distintos, respetando por supuesto sus costumbres. Pavimentación, servicios de salud, pero sobre todo agua, presidente.
Hay un tema que no quiero dejar de tratar, que todos los que viven aquí, que viven en Miguel Alemán, que viven en Kino, saben bien de lo que les hablo, de la carretera de Hermosillo a Kino que ha cobrado muchas vidas y que también ha habido muchos accidentes, porque mucha gente trabaja de la tribu de aquí, pero también de los hermanos triquis que van y vienen en su trabajo y que ha habido muchos accidentes. 
Si me permite, aquí lo traigo, es aumentar a siete carriles los 85 kilómetros para que todos puedan transitar con mayor seguridad para sus familias y sobre todo para la gente que trabaja. Es una carretera con muchísimo tráfico, presidente, tráfico pesado, tráfico de nuestra gente, de los jornaleros, de gente que va y viene con mercancía, y sí necesitamos ese apoyo.
Ojalá la SCT, ahí le podría decir al director Eduardo Moreno que nos apoyara, por lo menos empezando unos 100 millones, pues ir empezando porque la verdad, ustedes mejor que nadie, los medios de comunicación aquí presentes y los diputados y senadores saben perfectamente que aquí ha cobrado muchas vidas, presidente.


Y agradezco mucho a todos que estén aquí, les agradezco mucho su presencia. Y, la verdad, la Danza de las Doncellas fue muy bonita. Y gracias por estas bonitas artesanías para cuidarme, que me dieron. Que Dios los bendiga y muy buenos días.
MODERADOR: Escuchemos el mensaje que nos dirige el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador. Me da mucho gusto estar con ustedes aquí en Bahía de Kino, en Punta Chueca, este municipio de Hermosillo, de Sonora. 
Estamos recorriendo los pueblos originarios, estamos teniendo estos diálogos con las distintas etnias, culturas de nuestro país, empezamos en Oaxaca el pasado fin de semana, y ahora lo dedicamos a Sonora; ya estuvimos con los mayos, con los yaquis y ahora con ustedes, aquí con los distintos grupos indígenas de esta región del estado, con los seris y con otras etnias, no quiero que se sientan celosos, también con los guarijíos, con todos, con los pimas, con todos, todos, todos. 


 ¡Qué gran riqueza cultural tiene nuestro país! Es un mosaico cultural nuestro querido México. Y estamos aquí para expresarles nuestro compromiso de apoyar de manera especial, de manera preferente a la gente humilde, a la gente pobre, a los pueblos indígenas de México. A eso vengo, vamos a atender a todos, vamos a escuchar a todos, vamos a respetar a todos, pero se le va a dar preferencia a la gente humilde. Por el bien de todos, primero los pobres. Y esto lo entienden, lo aceptan y lo apoyan la mayoría de los mexicanos, la inmensa mayoría de los mexicanos, porque nuestro pueblo es muy humano, muy fraterno. 
Y aunque pertenezcan a otras culturas, aunque sean mestizos la mayoría de los mexicanos, apoyan el que se le dé preferencia a las comunidades indígenas, a los pueblos originarios. Un aplauso por la solidaridad verdadera de todos los mexicanos. Y ya estamos actuando con esa dirección. Comentaba yo antier, ayer, que los programas de bienestar ya están llegando a todo el país, llevamos cerca de 11 meses en el gobierno y ya empiezan a dispersarse los fondos, empiezan a llegar los apoyos a todas las comunidades, a todos los pueblos de México. 
Vamos a que sigan llegando estos apoyos. En algunos casos se demoran porque no es fácil, como ustedes comprenderán, parar al elefante reumático y mañoso que nos dejaron, y empujarlo para que camine. Mucho hemos avanzado en 11 meses porque el gobierno federal no estaba hecho en realidad para servir al pueblo, era un facilitador para la corrupción, para el saqueo. Entonces, ha costado trabajo hacerlo ahora un gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo, y lleva algún tiempo; pero ya están las directrices, ya está la orientación principal y ya empezaron estos programas a llegar. 


 Les puedo decir, puedo probar, que de cada 10 hogares de México, en cinco, en la mitad, ya está llegando cuando menos un apoyo; y en las comunidades indígenas de cada 10 hogares, en nueve ya está llegando un apoyo, y lo que quiero es que de 10 hogares, 10 apoyos. Todos los apoyos para la gente humilde, para la gente pobre. 
Ya está llegando el apoyo para los adultos mayores, faltan todavía algunos, pero ya la mayoría de los ocho millones de adultos mayores ya están recibiendo, no como era antes, mil 160 pesos, sino dos mil 550 pesos. Y aquí se ve, se constata, que hay preferencia para las comunidades indígenas, porque en el caso de los pueblos indígenas es a partir de los 65 años, en los pueblos no indígenas es a partir de los 68 años; es decir, en el caso de los pueblos indígenas es el apoyo con menos edad porque también se sufre más en la pobreza y la gente de las comunidades indígenas vive menos -duele decirlo- que la gente que tiene más ingresos, mejores condiciones económicas. Una persona en una comunidad indígena a los 65 años ya está bastante vencida por su trabajo, por su sufrimiento. Por eso tiene que entregarse este apoyo antes a los pueblos indígenas.
 
Ahí vamos a ir avanzando, poco a poco, pero todo esto -y quiero que se escuché bien- se puede lograr porque ya no se permite la corrupción y ya no hay lujos en el gobierno. Se entiende ahora que el poder es humildad, el poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás. El poder no es andar con ropa de marca, no es andar en avión, helicóptero, el poder no es andar rodeado de guardaespaldas, el poder mucho menos es utilizar los cargos para hacerse grande con la riqueza mal habida. 
Por eso se tiene ahora presupuesto, porque ya no se permite la corrupción ni hay lujos en el gobierno. Ya no hay sueldos que ofenden, como lo que ganaban antes los altos funcionarios públicos, hasta 700 mil pesos mensuales, imagínense, o lo que recibían los expresidentes, cinco millones de pesos mensuales de pensión.
 Todo eso ya se terminó, por eso andan molestos pero ya se van a ir acostumbrando, porque abusaron mucho, no les importó el sufrimiento de la gente, era como una casta dorada, se sentían los muy importantes y le dieron la espalda durante mucho tiempo al sufrimiento del pueblo. Ya eso se terminó. No les gusta a los fifís, a los conservadores, pero ahora es distinto, y por eso se tiene más presupuesto y por eso los apoyos. Lo mismo en el caso de niñas, niños, y todas las personas indígenas con discapacidad, todos tienen derecho a su pensión igual que los adultos mayores, dos mil 550 pesos, todos los que tengan capacidades diferentes. 
Los que nos son indígenas es para niñas y niños pobres, pero para los que son indígenas es niñas, niños, jóvenes, adultos, para todos, su pensión. Lo mismo con las becas. Para la población indígena es a todos, becas: preescolar, primaria, secundaria, preparatoria y universidad.
Para el resto de la población se les da preferencia a los pobres en preescolar, primaria y secundaria; preparatoria sí es parejo para todos en el nivel medio superior. Y en el nivel universitario, repito, es para estudiantes de familias de escasos recursos económicos, dos mil 400 pesos mensuales para que terminen su carrera. Los jóvenes en general que no estudian, que no tienen empleo, se les está contratando y se les pagan tres mil 600 pesos mensuales. Trabajan como aprendices, tienen tutores, un maestro mecánico, un electricista, un artesano, un pescador, un empresario, un comerciante, pueden ser tutores y tener a uno, a dos, a tres, a cinco, a 10 jóvenes enseñándoles, capacitándolos, y a esos jóvenes les paga el gobierno con el presupuesto de pueblo para que se vayan capacitando. 
El tutor ayuda porque se convierte en maestro y además orienta al joven para que no tome el camino equivocado, el camino de las conductas antisociales, sino que sea el joven una persona de bien, que pueda salir adelante con el trabajo, que haya lo que antes había y que se fue quitando en los últimos años cuando aplicaron esta política llamada neoliberal o neoporfirista.
 ¿Qué es lo que había antes?
Los especialistas le llaman movilidad social. 
 ¿En qué consiste? 
En que con el trabajo y con el estudio, el hijo del campesino, del pescador, del obrero, del comerciante, podía ascender en la escala social. Esa es la llamada movilidad social. Se podía salir adelante. Pero eso se canceló en este periodo neoliberal pasado, sólo se podía progresar si la gente se iba del país, como muchos lo hicieron por necesidad, los paisanos migrantes que se fueron a Estados Unidos, son como héroes vivientes porque se fueron arriesgándolo todo, a buscar algo que mitigara su hambre, su pobreza.
Y ahora, miren lo que son las cosas, están enviando a sus familiares 35 mil millones de dólares, nuestros paisanos, esas remesas son la principal fuente de ingresos que tiene nuestro país, eso ayuda mucho a la economía de México. Bueno, eso era lo único que había para progresar; o tomar el camino de las conductas antisociales, la delincuencia, todo esto que es muy transitorio, muy efímero, eso que no es vida, porque pueden estar un tiempo viviendo con mucha incertidumbre, como se dice coloquialmente, ‘a salto de mata’, tienen que andar en la clandestinidad, escondiéndose, visitando de vez en cuando a la familia, y a veces terminan en la cárcel, hacen sufrir a sus familiares, o pierden la vida. 
Entonces, tenemos que buscar, abrir otra vía para que el joven pueda, con el estudio, con el trabajo, avanzar sin necesidad de irse de sus pueblos, y mucho menos sin tener que dedicarse a actividades ilícitas. Por eso es este apoyo que se está dando a los jóvenes, ya se tienen contratados 900 mil jóvenes en todo el país. Antes, ¿saben qué hacían los gobiernos? Nada más se burlaban de los jóvenes, les llamaban ninis, que ni estudian ni trabajan, eso fue lo único que hicieron acuñar esa frase despectiva, discriminatoria, y darles la espalda a los jóvenes. Ahora se está atendiendo a los jóvenes, nunca más abandonarlos para que podamos así garantizar la paz y la tranquilidad en nuestro país. El mexicano no es malo por naturaleza, son las circunstancias las que llevan a algunos a tomar el camino de las de la delincuencia. 
 Nosotros tenemos por eso que enfrentar el problema de la inseguridad y de la violencia de otra manera, no usando sólo la fuerza. No es con violencia como se va a resolver el problema de la violencia, no se puede apagar el fuego con el fuego, no se puede enfrentar al mal con el mal; al mal hay que enfrentarlo haciendo el bien. Si hay trabajo, si hay bienestar, si se atiende a los jóvenes, va a haber paz y va a haber tranquilidad en nuestro país. Ahora que se nos presentó una situación complicada en Culiacán, Sinaloa, los conservadores, los que fracasaron poniendo en práctica una estrategia de exterminio, de uso de violencia, querían que nosotros actuáramos de la misma manera. Y se tomó una decisión correcta del Gabinete de Seguridad y yo respaldé esa decisión: era preferible dejar en libertad a un presunto delincuente que poner en riesgo la vida de mucha gente. 
Le preguntaron a uno de estos conservadores, opositores que él qué hubiese hecho en una circunstancia así, estaba criticándonos, y contestó de que él se hubiese atrincherado. Imagínense, ¿qué es eso que iba a mantener la guerra? ¿Saben cómo le llamaban antes a eso? Si había muchos muertos, civiles inocentes, le llamaban ‘daño colateral’. Nada de eso ya, aunque no les guste a estos fifís, a estos conservadores. La paz es fruto de la justicia y vamos a seguir actuando de esa manera. 
 

Por eso vengo también a decirles que se va a apoyar al campo, ya se está haciendo cada vez más, y lo de la pesca. Me da gusto que ya se hayan entregado estos permisos, ustedes siempre han cuidado el medio ambiente. Tiene que llevarse a cabo una explotación pesquera responsable, cuidar nuestros recursos naturales, no olvidar que toda la riqueza natural de México es de nosotros, de todos, de nuestra generación, pero también de las generaciones futuras. Y no podemos ser irresponsables, que nada más una generación se acabe todo y no dejar nada para los hijos, para los nietos, para los que vienen detrás de nosotros. Hay que tener esa conciencia, cuidar el medio ambiente, cuidar la naturaleza, que nos dé para vivir y que al mismo tiempo se conserve; y eso en los pueblos indígenas se ha hecho durante siglos, se ha llevado esa práctica. 
 Me da gusto también que ya vamos a llevar a cabo aquí, en Sonora, el programa de apoyo a las escuelas. Vamos a entregar a cada escuela su presupuesto. Lo voy a explicar: Para hacer un aula, para darle mejoramiento a los planteles educativos, para mejorarlos, para darles mantenimiento… que hay muchos que se están cayendo, muchas escuelas, los que mantienen las escuelas son los padres de familia, y donde hay mucha pobreza están muy abandonadas las escuelas. Entonces, ahora cada escuela va a tener un presupuesto, y ese presupuesto va a llegar de manera directa, desde la Tesorería de la Federación hasta la sociedad de padres de familia. 
Hay tres mil 500 escuelas en Sonora, y ya llegamos a un acuerdo con la gobernadora, que estamos trabajando muy bien, de manera coordinada con Claudia Pavlovich, no tengo con ella ninguna diferencia; y aunque quieran algunos que nos peleemos se van a quedar con las ganas, no me voy a pelear con la gobernadora de Sonora. Y nos estamos poniendo de acuerdo para trabajar juntos, porque la patria es primero.
            ¿Qué ganamos peleándonos?


Nada, pero hay quienes todavía tienen esa forma de actuar. Los respetamos porque somos libres, no se puede imponer nada. ¿Qué decía Juárez? ‘Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho’. Hay que convencer, no vencer. Entonces, ya estamos poniéndonos de acuerdo con este programa. La mitad del presupuesto la va a aportar el estado, la otra mitad la federación. 
 Si es una escuela pequeña, de cinco a 50 alumnos, donde un maestro, dos maestros dan hasta seis grados, atienden los seis grados, 150 mil pesos; si es de 50 alumnos a 150, 200 mil; de 150 para adelante, 500 mil. Y va a entregarse el dinero cada ciclo escolar y en asamblea van a decidir en qué van a llevar a cabo o en qué van a utilizar ese presupuesto, cómo van a aplicar ese presupuesto. Nada más estamos recomendando que en la integración de los comités de padres de familia se procure que el tesorero sea mujer, porque las mujeres son más honradas que los hombres; y al que no le guste que se vaya a volar en el avión presidencial, que ya no existe. 


Le digo a los maestros de Sonora que ya cumplimos con el compromiso de cancelar la mal llamada reforma educativa. Y a todos los que despidieron, ya se les está reincorporando a todos los maestros; no va a quedar un maestro despedido. Esa es mi palabra y ese es mi compromiso: van a restablecerse las relaciones laborales con el magisterio. Y vamos a ir avanzando poco a poco, vamos a ir atendiendo todas las demandas. ¿Saben ustedes? La estrategia nuestra consiste primero llevar a cabo programas que atiendan al mayor número de personas; por ejemplo, adulto mayor son todos los adultos mayores del país, ocho millones. Las personas con discapacidad, niñas, niños, un millón, en total de becas son 11 millones de becas. O sea, estamos atendiendo con estos programas al mayor número de personas, pero hay muchas otras demandas: lo de la falta de agua, lo de la falta de drenaje, lo de los caminos, lo que tiene que ver con la construcción de vivienda, la salud, muchas otras cosas hacen falta. 


Y además las peticiones, demandas personales, que son muy sentidas y legítimas, los que están presos injustamente, que me piden sus madres, que me piden sus familiares, que les ayudemos; los que tienen problemas porque sus hijos están desaparecidos desde hace tiempo y requieren apoyo. Y así muchas cosas. Los que están enfermos y que no tienen para pagar su tratamiento, para pagar sus medicamentos, hay muchísimas peticiones, demandas. Estamos como cuando Francisco I. Madero, el Apóstol de la Democracia, utilizando una frase bíblica, dijo: ‘El pueblo de México tiene hambre y sed de justicia’. Así estamos. Vamos a ir saciando esa hambre, esa sed de justicia poco a poco de manera organizada y con mucho trabajo; porque también eso es importante, no trabajar ocho horas, trabajar 16 horas, cuando menos, en lo que corresponde a nosotros. 
 ¿Saben que había un monje, San Benito, que observaba que, en los monasterios, los monjes dividían las 24 horas del día en ocho horas para pensar, ocho horas para trabajar y ocho horas para descansar? y así se dividió el día, repito, ocho horas para pensar, ocho horas para trabajar, ocho horas para descansar.


Pero ya no podemos seguir con esa ley de San Benito, porque ¿qué vamos a estar pensando en ocho horas?, mejor trabajamos 16 horas, pensamos y al mismo tiempo trabajamos 16 horas y ocho para descansar. Entonces, sí así lo hacemos, pues entonces va a rendirnos el tiempo. Y no va a hacer falta que, como algunos dicen, que voy a reelegirme. No, yo soy partidario del sufragio efectivo no reelección. Voy a llegar, si el pueblo quiere, hasta el 24, pero como estamos trabajando 16 horas diarias es como si hiciéramos dos sexenios en uno. Y van a quedar sentadas las bases para que haya un verdadero cambio. 

 La otra vez decía yo, imagínense, ahora ya es delito grave la corrupción. No lo era, 25 años y la corrupción no era delito grave porque -esto no se sabía- en 1994 modificaron el Código Penal, -ya no les voy a decir quién era el presidente entonces, eso se los dejo de tarea- para que no fuese delito grave la corrupción, y si no era delito grave la corrupción pues el que robaba podía salir bajo fianza. Ahora ya se modificó la Constitución, el que roba no tiene derecho a fianza, va a la cárcel, ya es delito grave.
 ¿Saben qué hacían también los de mero arriba? Imagínense un banco, una empresa, famosa, famosa, famosa, imagínenlo. Bueno, pues esa empresa, ese banco que están imaginando, que están pensando, no pagaba impuesto, así como lo oyen, porque se les condonaban los impuestos; en los dos pasados sexenios les condonaron a unas cuantas empresas y bancos 400 mil millones de pesos de impuestos. Imagínense cuanta injusticia. Pagan impuestos los pescadores, los indígenas, los campesinos, los obreros, los comerciantes, pequeños, medianos empresarios, los profesionales, y esta élite que se sentían los dueños de México no pagaban impuestos. 
 ¿Qué se hizo ya? Ya se reformó el artículo 28 de la Constitución y está prohibida la condonación de impuestos a los grandes contribuyentes. Ahora todo esto que se está haciendo, lo de la pensión que ya es un derecho, imagínense si va a venir otro gobierno y lo va a poder cambiar; va a estar difícil, va a estar cañón, como dicen los jóvenes. Por eso tenemos que seguir avanzando y vamos, repito, a atender de manera especial a las comunidades indígenas. Yo voy a estar pendiente de ustedes, y tengo un representante, el director del Instituto de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino, que está aquí, él va a estar siempre con ustedes.
 Miren, se crítica mucho a los años 70, 80. Antes de que impusieran la política neoliberal, esta llamada política neoliberal o neoporfirista que se acabó el año pasado, que llegó hasta diciembre del año pasado, tardó 36 años, de 1983 hasta diciembre del año pasado, de 2018. Fue como el porfiriato, el porfiriato tardó de 1876 a 1911, 34 años, pero esta política se llevó 36 años. Estuvieron a punto de acabar con todo, es el saqueo más grande que se haya cometido en toda la historia de México, ni en la época colonial ni en los tres siglos de dominación colonial saquearon tanto a México como en estos últimos 36 años. Bueno, esa forma de gobernar ya se terminó y tardó, decía yo, 36 años. En el caso de la política para los pueblos indígenas, en los 36 años casi desapareció, no hubo nada. Antes, en los años 70, hasta en los años 80, había atención a los pueblos indígenas. 


 ¿Cuándo se formó el Centro Coordinador Indigenista de Bahía de Kino? 1974. ¿Cuándo se fundó el Centro Coordinador Indigenista en Nacajuca, Tabasco donde fui director? En 1973 ¿Cuándo fue que se dotó de las tierras de la Isla del Tiburón? En 1975
¿Sí se dan cuenta que había antes una política? Estos centros coordinadores indigenistas, todos, se fundaron en los primeros años de los 70; y participaron antropólogos que los recordamos con mucho afecto: Margarita Nolasco, Salomón Nahmad, que todavía vive; el maestro gran escritor Fernando Benítez, que ya falleció; Ricardo Pozas. Era una época en que se volteaba a ver a las comunidades, a los pueblos; luego se les dio la espalda; ahora de nuevo vamos a seguirnos viendo de frente y atendiendo a las comunidades y a los pueblos indígenas. Por eso me da mucho gusto estar aquí con ustedes. Vamos a seguirnos viendo, nos vamos a seguir encontrando. Adelfo se va a poner de acuerdo con sus autoridades tradicionales para que lleguen los apoyos. Vamos a cumplir con todos nuestros compromisos. 

 También termino diciéndoles que hay que mantener las tradiciones, las costumbres, las lenguas, la cultura. Lo dije allá en San Bernardo, en Álamos. Como todavía desgraciadamente hay discriminación y hay racismo, los que son miembros de culturas originarias se sienten a veces mal, avergonzados de hablar la lengua, de usar una forma de vestir tradicional o de hacer sus actividades artísticas, culturales; y se va abandonando eso, porque se dice: ‘Eso no es civilización, eso es atraso’. Esa concepción es falsa, rotundamente falsa. Los pueblos originarios tienen mucha cultura, vienen de lejos sus costumbres, sus tradiciones, sus lenguas. 
 La cultura de los mexicanos es de las más importantes del mundo precisamente por mantener las tradiciones. Las costumbres, no hay que abandonarlas, hay que seguir. El que no sabe de dónde viene no va a saber nunca hacia dónde va. Con mucho orgullo mantener las culturas y apoyar en todo para que no se pierda la lengua, que no se pierdan las tradiciones, que no se pierda la cultura, la educación tiene que ser bilingüe en preescolar, en primaria, en secundaria, hasta la universidad, procurar eso, que no se pierda la cultura. Miren, por la cultura es que hemos resistido todas las calamidades. Si no fuese un pueblo el de México con cultura, no hubiésemos resistido ante sequías, epidemias, inundaciones, malos gobiernos, corrupción.
Y aquí está México de pie por sus culturas, es lo que nos ha salvado siempre. Por eso vamos adelante y tengan confianza, yo no les voy a fallar. Les decía que fui director del Instituto Nacional Indigenista, esto fue en 1977. Empecé a trabajar en comunidades indígenas seis años, allá en mi tierra natal, seis años trabajando en comunidades para los pobres. Allá, así como la cultura seri, allá es la cultura maya-chontal, y ahí aprendí a trabajar para la gente humilde, para la gente pobre, más de 40 años, ¿ustedes creen que voy a cambiar?, ya no, ya no. Vamos a seguir adelante y va a haber justicia.


0 comentarios: