1 de agosto de 2019

BANCA CENTRAL : Seguirá confiada en patrón oro....hasta que aparezca la " piedra filosofal"


World Gold Council - Gold Price & Gold Market News
Los bancos centrales compraron más oro en 2018 que en cualquier otra época desde principios de la década de 1970, y la tendencia ha continuado este año. 
Isabelle Strauss-Kahn, miembro de la Junta Asesora del Consejo Mundial del Oro, ex directora de operaciones de mercado en el Banco de Francia y ex directora financiera del Banco Mundial, explica por qué.
La imagen puede contener: una o varias personas, crepúsculo, cielo, exterior y naturaleza
En la década de 1990, el oro era un activo no querido entre los bancos centrales. Los administradores de reservas prestaron o vendieron su oro, particularmente en Europa, y el precio del oro cayó a un mínimo de 250 dólares la onza. Años de ventas persistentes desencadenaron la creación del Central Bank Gold Agreement (Acuerdo sobre el Oro del Banco Central) de 1999, en virtud del cual los signatarios acordaron limitar las ventas colectivas a 400 toneladas por año, poner un límite al arrendamiento de oro y adoptar un enfoque disciplinado para los futuros y opciones de oro.
Los bancos centrales vuelven a la adquisición de oro para aumentar sus reservas
El Acuerdo entregó dos beneficios claros: ayudó a estabilizar el precio del oro y aumentó la transparencia en torno a las ventas de oro del banco central. Hoy, sin embargo, el sentimiento hacia el oro se ha transformado y el oro ha recuperado su estatus como un activo de reserva valioso y altamente considerado. Una mirada hacia atrás en los últimos 20 años destaca algunos de los cambios clave en el comportamiento del banco central. 
Primero, los bancos centrales han agregado rápida y consistentemente a sus reservas de divisas desde la crisis asiática de 1998. Las reservas son un elemento crucial en el arsenal de un país, ya que brindan protección contra choques internos y externos y actúan como una muestra de confianza para el mundo exterior. 
Las economías de mercado emergentes encabezaron la carga a este respecto, enviando reservas mundiales de divisas de alrededor de 3 billones de dólares en el año 2000 a aproximadamente 13 billones de dólares en 2014. Las compras se han estancado en los últimos cinco años, pero aún se mantienen en unos 13 billones de dólares este año.
La imagen puede contener: cielo, nube, exterior y naturaleza
El dólar es el activo de reserva más ampliamente mantenido, pero, según las estadísticas del Fondo Monetario Internacional, el oro ocupa el tercer lugar, lo que representa el 11% de las reservas mundiales. Habiendo sido vendedores netos hasta el año 2000, los bancos centrales han sido compradores netos desde entonces. 
Solo en 2018, los bancos centrales compraron 651 toneladas de oro, un 74% más en comparación con 2017 y el nivel más alto desde 1971. Durante la última década, los bancos centrales han comprado más de 4.300 toneladas de oro, llevando sus tenencias totales a alrededor de 34.000 toneladas hoy. La tendencia ha continuado en 2019, con compras netas que alcanzan las 90 toneladas antes del final del primer trimestre.
No hay descripción de la foto disponible.
Cabe destacar también que las compras del banco central han sido geográficamente diversas. Rusia ha sido el comprador más comprometido de oro: adquirió casi 275 toneladas en 2018, la mayor cantidad jamás comprada en un solo año.
 China también ha estado aumentando constantemente sus reservas, pero muchos otros países de mercados emergentes han estado acumulando oro durante el año pasado y más, incluidos Hungría, Polonia, Egipto, Kazajistán e India.
¿Cuál es la razón detrás de este renovado interés por el oro? 
Primero, una mayor incertidumbre sobre el panorama económico y geopolítico global y, segundo, el valor intrínseco del oro como activo de reserva.
No hay descripción de la foto disponible.
Diez años después de la crisis financiera mundial, la perspectiva macroeconómica sigue siendo frágil y difícil de leer. En abril, las perspectivas del FMI destacaron el debilitamiento del crecimiento del PIB, con riesgos sesgados a la baja. 
Como explicó la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, la economía mundial se encuentra en «un momento delicado«. Se pronostica que las economías avanzadas crecerán solo un 1,8% en 2019 y un 1,7% en 2020, mientras que se espera que el crecimiento en la zona del euro sea aún más bajo, de 1,6% y 1,5%, respectivamente. La trayectoria de crecimiento de los mercados emergentes es más sólida (4,4% en 2019 y 4,8% en 2020) pero los riesgos siguen inclinados hacia abajo.
 
Las tensiones comerciales son un gran desconocido. Ya han tenido un impacto negativo en el crecimiento y si Estados Unidos y China no alcanzan una tregua genuina, la perspectiva global puede empeorar aún más.
Los temores de represalias y escalada pueden afectar la inversión empresarial, las cadenas de suministro pueden verse interrumpidas y la productividad puede disminuir en todo el escenario mundial. La zona del euro también se enfrenta a desafíos específicos. 
La confianza empresarial es baja, especialmente en Alemania debido a la introducción de nuevos estándares de emisión de combustible en la industria automotriz. La política fiscal está afectando los márgenes de los bancos soberanos y comerciales italianos. Y, por supuesto, la incertidumbre sobre el Brexit persiste, particularmente porque la fecha de salida ahora se ha pospuesto hasta octubre de 2019.
No hay descripción de la foto disponible.
Además, los riesgos geopolíticos mundiales no han disminuido y pueden tener un impacto negativo en la actividad económica. Los riesgos idiosincrásicos también están aumentando, como el surgimiento de gobiernos populistas en Hispanoamérica y en toda Europa. 
 Todas estas incertidumbres acentúan el sentimiento negativo del mercado e impulsan a los inversores del banco central a reasignar sus carteras lejos de los activos de riesgo a activos seguros. Aquí es donde el oro entra en juego, ya que cumple los tres objetivos centrales de los bancos centrales: seguridad, liquidez y rentabilidad.

El oro es bien conocido como un activo de refugio seguro. No conlleva riesgo de crédito, tiene poca o ninguna correlación con otros activos y el precio generalmente aumenta en momentos de estrés. Como tal, ofrece una valiosa protección en tiempos de crisis. 
 El oro también es altamente líquido. Se puede comercializar fácilmente en centros de mercado globales, como Londres y Nueva York. Se puede usar en transacciones de intercambio para aumentar la liquidez cuando sea necesario y puede ser administrado activamente por los administradores de reservas.

El oro también puede mejorar el perfil de riesgo / rendimiento de una cartera del banco central. Su falta de correlación con otros activos de reserva importantes lo convierte en un eficaz diversificador de cartera y, a largo plazo, ofrece mayores rendimientos que muchos otros activos. 
La imagen puede contener: 1 persona
Razones todas ellas muy importantes que, además del apoyo de estudios y análisis sobre la economía mundial, lleva a Isabelle Strauss-Kahn a señalar la nueva orientación de los bancos centrales por el metal precioso.

 https://oroinformacion.com/

0 comentarios: