7 de abril de 2019

OPINIÓN: La desaceleración oficial de la economía


IDIC logo
La realidad económica terminó por imponerse, su desaceleración ya forma parte de los planteamientos oficiales, algo positivo porque abre la oportunidad de establecer estrategias contingentes para tratar de revertir el menor vigor de la economía nacional.
 El primer argumento se escuchó en voz del Subsecretario de Hacienda y Crédito Público Arturo Herrera: la potencial transformación del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios en un mecanismo habilitado tanto para instrumentar el rescate de Pemex como de uso contracíclico muestra la necesidad de recursos que tiene la empresa productiva del Estado y una perspectiva de que el gobierno federal podría requerir recursos adicionales.

La debilidad de las cifras del mercado interno refuerza lo último. Los meses de diciembre y enero pasados mostraron que el consumo privado y los servicios privados enfrentaron una debilidad inusual que ya incidió en una menor recaudación de IVA. Por otra parte, el mercado laboral sigue generando empleo de bajos salarios, una mala noticia para la recaudación de impuesto sobre la renta (ISR). De igual forma la tendencia de la inversión productiva se mantiene a la baja.

Seguramente todo esto fue observado desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. En este sentido su titular, Carlos Urzúa, fue claro al plantear que el gasto público podría tener “reasignaciones”.
Si bien Urzúa ha sido positivo al señalar que los ingresos del gobierno se mantienen por arriba de lo presupuestado, su aclaración llegó unas horas después de que el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, planteó que durante las últimas semanas se ha puesto sobre la mesa la necesidad de realizar más ajustes al gasto de las secretarías de Estado.

¿Estamos ante la desaceleración de la economía global? 
Tres de las cuatro economías del mundo se están desacelerando: Alemania, Japón y China. Aunque la situación de EU contrasta, los expertos ven algunas señales de alerta.

Ponderando tanto la relevancia de los funcionarios citados como las tendencias de la economía nacional el mensaje es cristalino: la desaceleración económica forma parte del análisis del Gabinete Económico, por lo que ahora le corresponde crear una estrategia contingente para enfrentarla. En este sentido es favorable que los funcionarios se den libertad de reconocer la situación económica que enfrenta México, ahora falta observar cuál será la estrategia por seguir. 

                              La imagen puede contener: 1 persona
 José Luis de la Cruz Gallegos es Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC)

Las lecciones de la historia son contundentes: la negación de la realidad provocó que durante 2009 México no contara con un programa contingente para hacer frente a la recesión global de ese año. El famoso “catarrito”. 
Hoy la situación no es extrema, pero no debe subestimarse. 
La experiencia de México durante los últimos 40 años ha sido de recortes y austeridad que terminaron por minar la inversión y la construcción de infraestructura, con ello se limitó la capacidad de generar crecimiento económico. 
Se privilegió mantener una estabilidad macroeconómica basada en una contabilidad que cuadro ingresos con gastos pero que no vio por el crecimiento y el desarrollo económico, que castigó la política industrial y destruyó la base empresarial nacional.
El Gobierno de México deberá reflexionar los pasos a seguir, las alianzas a construir con el sector privado y la promoción de inversión que se requiere para crecer. La nueva política económica de la 4ª Transformación deberá comenzar con el diseño de un programa diferente para enfrentar la desaceleración que vive el país.


 José Luis de la Cruz Gallegos es Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC)

  https://expansion.mx/opinion/2019/04/01/opinion-la-desaceleracion-oficial-de-la-economia?

0 comentarios: