30 de diciembre de 2018

OSTRICULTURA : Logran situar a las perlas cultivadas, como reales tesoros naturales

Ver las imágenes de origen
La Paz, la capital del estado de BCS, no cuenta con una fundación colonial, como la mayoría de la ciudades de México, sino lo que realmente la hizo nacer fueron los tesoros naturales, principalmente las perlas, que rodean a la península en las calmadas aguas del golfo de California y las del océano Pacífico.

Ver las imágenes de origen

Desde el siglo XVI, las perlas atrajeron una explotación perlera inmensa, que fundó la ciudad como puerto marítimo, y que tuvo sus lugares de mayor concentración de riqueza en la isla Espíritu Santo, en donde los buzos se aventuraban en una travesía sumamente rentable en aquellos tiempos de los cuales solo quedan algunas anécdotas y el equipo de Leopoldo López, que aún se dedica al cultivo de perla en la isla Nepomuceno, la cual se encontraba muy cerca del puerto de Pichilingue y que hasta hace una década se encontraba desprendida de este, rastro también de los enormes cambios naturales que enmarcan la historia de las perlas en la zona.



Incluso se dice que en la corona de la Reina de Inglaterra, Isabel II, quien visitó La Paz hace 35 años, se encuentra una perla gigante, por lo cual es un símbolo sin el cual, simplemente no se podría contar la historia natural y cultural de la ciudad. 

                                                             PERLA NATURAL 

La perla cultivada es considerada como un tipo de perla natural, debido a que el proceso a través del cual se produce es a partir de una piedra, o un animal, que se introduce a la concha, ésta no puede sacarlo y empieza a cubrirlo de nácar; la única diferencia en el cultivo es que se empuja al organismo a que lo haga con un núcleo plástico.



 El proceso para crear medias perlas, inicia por captar organismos pequeños que permanecen en proceso de crecimiento en jaulas triangulares, llamados columpios, hasta que alcanzan un tamaño y se les injerta un núcleo plástico en la parte más plana de cada una de las dos valvas. 

Después de esto son regresadas al mar en los columpios y permanecen durante dos años y medio para lograr un grosor de .9 milímetros de nácar que durará muchos años.



Mientras que para una perla libre o completa, se realiza un corte en el saco perlero, donde se mete un núcleo esférico que permanece 2 años y medio o hasta 3 años, para asegurar que quede totalmente cubierto de nácar.

 Los núcleos que no alcanzan a ser cubiertos completamente por el nácar, se llaman caprichos, y son perlas que se deformaron y que son cortadas de forma circular, ovalada, etcétera, y sirven únicamente como dijes

                                                                   PERLAS ÚNICAS 




Lo que diferencia a las perlas sudcalifornianas de otras, es que la concha nácar y la madre perla, que son las dos especies presentes en el golfo de California y océano Pacífico, producen un nácar con una base de color gris iridiscente que al sobreponerse al color de la ropa, lo adopta y refleja por lo cual, siempre se adapta a cualquier atuendo. 

 Las conchas nácar y las madre perla, cuando producen una perla completa, se les vuelve a introducir un núcleo esférico y entra de nuevo al cultivo, pero si no lo hace, se le introducen la mitad de un núcleo para producir una media perla, después de producir la media perla, ya no regresa al cultivo ya que la extracción conlleva un corte en la concha. 

Sin embargo, dentro de los 4 años de vida que suelen tener las especies, a partir del primer año se reproducen y sueltan miles de espermas y óvulos en el ambiente que aseguran su preservación.

                                                                     CLASIFICACIÓN 



Leopoldo López presume que en la clasificación de las perlas se logra seleccionar a las perlas de mejor calidad en el mundo (doble A, A y B), las cuales son valoradas de acuerdo a 5 de sus características, de las cuales la más importante es el oriente de la perla, la segunda es el cutis, es decir, la superficie de la perla, entre más limpia y lisa sea, mayor valor tendrá. 

Los otros tres criterios son la forma, el tamaño y el color de las perlas, que influyen poco en su valor de estas ya que a estas se sobrepone el oriente y cutis, mientras que el color y el tamaño dependen de la apreciación de las personas y de sus gustos. 

Ver las imágenes de origen

Regularmente son montadas en oro y plata y son presentadas como anillos, aretes y collares, que las convierten en uno de los productos más ostentosos, bonitos y representativos de la ciudad.

Lo que podríamos llamar como desechos del proceso de cultivo de las perlas, es decir, aquellas que no cumplen con los estándares de calidad y las conchas, son hechas polvo, enviadas a cosmetólogos y aprovechadas como jabón, crema, gel exfoliante y desodorantes que conforman la línea de productos de concha nácar Nacuii. 

 https://www.elsudcaliforniano.com.mx/local/perlas-cultivadas-tesoros-naturales-2860569.html

0 comentarios: