11 de octubre de 2018

ACTUALIDAD : Franquicia o licencia de marca ¿qué opción te conviene más para hacer crecer tu negocio?

No hay texto alternativo automático disponible.

Ciudad de México.- Las empresas siempre tendrán como objetivo crecer, aumentar sus ingresos y diversificar sus posibilidades de ganar mercado, pero a veces no basta con el trabajo que se pueda hacer desde la casa matriz, por lo que existen modelos exitosos que se pueden aplicar para lograr esto. Una de ellos son las franquicias, algo que prácticamente todos conocen y que de cierta manera han sido muy bien aceptados por las facilidades que ofrecen. 

 En ese sentido, para aquellas compañías que buscan expandir su presencia más allá de un espacio determinado, pero que no necesariamente quieren hacer una inversión importante, convertirse en un franquicitario puede ser la opción.

Pros y contras de vender franquicias 

Dentro de las ventajas que ofrece este modelo, es que a nivel financiero permite ingresar cierto porcentaje de las ventas o las ganancias de sus franquicitarios, además también implica tener control sobre ellos y mantener estándares de operación y de calidad uniformes. 

 Además, tal como lo señala la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), “entre el franquiciante y el franquiciatario existe una independencia jurídica y económica, es decir, son dos unidades completamente distintas que cumplen de manera separada con sus obligaciones fiscales y laborales”. 

Pero al mismo tiempo, el convertirse en franquicia implica que se tiene que desarrollar todo un modelo de negocio que sea aplicable y replicable en diversos entornos socieconómicos y culturales y esto se debe de transmitir a los franquicitarios. “Las franquicias ofrecen un conjunto de valores agregados que permiten su eficiente adaptación en los mercados, además de brindar mayor soporte y vínculo con los inversionistas”, dice la AMF.

 Por lo tanto, la franquicia “reúne tres requisitos fundamentales: la licencia de uso de una marca registrada, la transmisión del Know How y la asistencia técnica constante hacia al franquiciatario”, explica este organismo, sin estos elementos no hay garantía de éxito. 

                             La licencia de marca 

Franquicia y licencia de marca son dos opciones para hacer crecer a las empresas

Por el otro lado se encuentra la licencia de marca, que es una figura legal que permite a los dueños de un nombre o producto, conceder a un tercero de manera temporal el uso “no exclusivo” de la misma y que implica un pago o prestaciones económicas mientras dura el acuerdo. Pero a diferencia de las franquicias, es que el licenciante –el que permite el uso de la marca- no tiene ninguna obligación de ofrecer algún servicio de asesoría, capacitación o adiestramiento al licenciatario.
                      

 En ese sentido, Juan Manuel Gallástegui, director de la firma Gallástegui Armella Franquicias, explica que esto funciona con mayor libertad para ambas partes y prácticamente no hay ningún tipo de injerencia en la forma en que licenciatario –el que paga por usar una marca- maneja su negocio.

 “Te permito que uses mi marca, incluso puedes llegar a fabricar productos con esa marca bajo los requerimientos que yo te establezca, pero no me meto en cómo vas a vender el producto“, dice Gallástegui en declaraciones para el sitio Entrepreneur.



Finalmente, el experto ejemplifica de manera práctica la diferencia entre la franquicia y la licencia de marca. “Si yo tengo un restaurante y lo quiero replicar con éxito, pues la figura es la franquicia, pero si yo tengo una marca que quiero comercializar algún producto, la mejor figura es la licencia”, concluye.  


La imagen puede contener: una o varias personas

https://elsemanario.com/negocios/283396/franquicia-o-licencia-de-marca-diferencias-que-conviene-mas/

0 comentarios: