9 de agosto de 2018

CUNDINAS : Arriesgada forma de ahorrar , ademas sin beneficio financiero





La Condusef señala que algunos de los riesgos son que el dinero se puede devaluar, y al no haber ningún documento de por medio en la entrega del dinero, un día puede desaparecer la persona a la que se le entregó.

 Al menos dos o tres veces al año la familia García Nava organiza una tanda para financiarse y no pagar intereses. Son al menos 20 integrantes y todos aportan en promedio 13 por ciento de su sueldo: con 200 pesos cada semana. 

 Como ellos, 32.4 por ciento de la población mexicana participa ahorra de manera informal. Esto de acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015 hecha por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).



 En el caso de la familia García Nava quien tiene urgencia de dinero elige los primeros números y quien desea ahorrar un poco más, los últimos, de acuerdo a la explicación de la señora Magdalena García. “Todos en la familia participan, mis hermanas, sobrinas y cuñados, así nos hemos ayudamos. 

Yo mandé hacer un clóset y uno de mis hermanos compró material para impermeabilizar y pintar su casa, otra compró material para hacer pasteles. Es una ayuda entre la misma familia a veces la hacemos doble o de 10 mil pesos pero a esa no todos le entran porque está más pesada”.

 Este mecanismo de financiamiento informal es muy común entre familias, vecinos y trabajadores, quienes en las empresas se organizan y cada que reciben su pago ya sea quincenal o semanal. También se llegan a dar inconvenientes como no recibir el pago en la fecha prometida.

 “Sí es cierto que algunos a veces se atrasan y el que queda mal es uno, el que organizó la tanda, porque la gente espera su dinero y si no te lo entregan tú lo tienes que poner mientras pagan. Yo casi siempre agarro los dos primeros números para que me convenga, salgo del apuro y ya luego sigo pagando”, señaló la señora Magdalena García. “Muchos también lo usamos para pagar deudas, es seguro porque solo se hace la tanda entre puros conocidos”.



Sin embargo la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alerta sobre ese tipo de ahorro informal ya que es un riesgo. Señala que el dinero se puede devaluar pues si incrementan los precios durante el tiempo en que éste se encuentre en la tanda, al final se habrá depreciado. 

 Adicionalmente, al no haber ningún documento de por medio en la entrega del dinero, un día puede no saber de la persona a la que se lo entregó o la organizadora (por lo general son mujeres) le dice que no le pagará porque tuvo un problema familiar.

      

El maestro Rogelio Rico Huerta, académico del Instituto para el Desarrollo de la Innovación y la Tecnología de la Pequeña y Mediana Empresa del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad de Guadalajara, informó que las tandas son tan comunes que ahora se utilizan para la compra de calzado, ropa o accesorios. “Las tandas son muy comunes en esquemas micros, entre conocidos o trabajadores”. 

 Afirmó que también se puso de moda fueron las flores de la abundancia, una forma de tanda: “creó mucho adeptos pero conforme se dieron cuenta de la estafa y no recuperaron su inversión, este fenómeno se diluyó por sí mismo”. No hay beneficios adicionales con las tandas. “Sus ahorros no recibirá ningún tipo de ganancia o interés, si lo reciben a tiempo, será solo lo aportado”.

 De acuerdo a ENIF cuya unidad de análisis de la encuesta fueron individuos de 18 a 70 años de edad, en total 76 millones 157 mil 088 personas, el 32.4 por ciento de la población ahorra de manera informal, el 15.1 por ciento lo hace de manera formal, el 28.9 por ciento utiliza ambos esquemas y el 23.5 por ciento no ahorra. De los que ahorran de manera informal, el 32.5 por ciento ahorró en una tanda (alrededor de 8 millones de personas), el 65 por ciento ahorró el dinero en su casa y el resto en otros mecanismos. 

 Además, el 37.2 por ciento de los encuestados utilizó sus ahorros para gastos de comida, personales o pago de servicios, el 19.7 por ciento para pago de emergencias o imprevistos, el 12.6 por ciento para gastos de salud, el 17 por ciento para gastos de educación, el 8.8 por ciento para vacaciones o pago de fiestas de 15 años o bodas, el 3.4 por ciento para comenzar, ampliar u operar un negocio (materia prima, maquinaria y equipo) y el resto para otros. 

 Rico Huerta enfatizó que las tandas son una costumbre fuertemente arraigada, una asociación de crédito y ahorro rotativo, que generalmente la población utiliza para la adquisición de algún bien, el pago urgente de deudas o hasta para la organización de una fiesta pero siempre con el riesgo de la informalidad. 

 CIFRA 

 37.2 por ciento de los encuestados utilizó sus ahorros para gastos de comida, personales o pago de servicios 19.7 por ciento los utilizó para pago de emergencias o imprevistos 12.6 por ciento los utilizó para gastos de salud

 http://www.ntrguadalajara.com/post.php?id_nota=104833

0 comentarios: