27 de abril de 2018

OPINION : Sólo algo de lo malo, de ganar AMLO

amlo debate

Aunque el debate dejó mal parado a Andrés Manuel y algún costo tendrá que pagar por haberse negado a debatir y haberse escapado enfurecido sin siquiera despedirse de sus adversarios, la posibilidad de que gane las próximas elecciones sigue allí.

 Y también puede resultar que su partido de tan reciente creación, llegue a controlar la Cámara de Diputados y el Senado, lo cual puede resultar trágico, si tomamos en cuenta que el propósito de nuestra lenta transición a la democracia era desterrar para siempre al partido hegemónico encarnado en el PRI, del cual emanaba el poder omnipotente del Presidente, que lo convertía cada seis años en uno de los hombres mas poderosos del mundo. 

 Y lo era, porque el sistema político que padecimos exigía una férrea disciplina entre sus militantes, que los obligaba, entre otras prácticas denigrantes, a renunciar a su libertad de pensamiento y, desde luego, de expresión, para alinearse al pensamiento del presidente en turno.

amlo debate

Fue así que lo mismo dio cabida a personajes como Miguel Alemán Valdés, que propició el desarrollo del capitalismo en México; Luis Echeverría Álvarez, que siguió muy de cerca a los regímenes socialistas de Chile y Cuba; José López Portillo, que por decisión unipersonal nacionalizó la banca, y Carlos Salinas de Gortari, que llevó a cabo la privatización masiva de empresas estatales, incluida la banca. 

Esas posiciones políticas tan antagónicas tuvieron que ser apoyadas, en muchos casos, por las mismas personas, fuera en su calidad de Secretarios de Estado, de Diputados, Senadores o incluso de Ministros de la Suprema Corte, quienes, para poder pertenecer a dicho sistema, se veían obligados a renunciar al uso de su inteligencia y sumarse a la del gobernante en turno, sometiéndose a la llamada “dictadura perfecta”. 

 Hoy día, hemos evolucionado, de tal manera que ya contamos con varios partidos políticos que seleccionan y postulan a sus candidatos para los múltiples cargos de elección popular, todos los cuales presentan sus planes de gobierno y la sociedad los discierne, elige y vota en franca libertad.

AMLO democracia

El poder logró ser fraccionado y, hoy día, nadie puede decidir si no es mediante el consenso con otras fuerzas políticas. Muestra de ello es que nadie puede prever el resultado de la próxima elección. Paradójicamente, nuestra joven democracia corre el inminente riesgo de regresar al punto de partida, en caso de que López Obrador se lleve el “carro completo”, esto es la Presidencia de la República y la mayoría en las Cámaras de Diputados y de Senadores, amén de Gubernaturas y puestos locales. 

AMLO democracia 

 De darse este escenario podría gestarse un régimen político quizá peor que el del propio PRI, ya que este partido político era la fuente del poder omnímodo del Presidente de la República durante uno, y sólo un sexenio, mientras que con MORENA no sería el partido político la fuente del poder omnímodo de su candidato Presidencial, sino que sería Andrés Manuel la fuente de poder de aquél, que de ninguna manera estaría circunscrito al próximo sexenio.

Podría tratarse del retorno a la “dictadura perfecta”, haciéndonos retroceder al menos tres décadas. El riesgo, pues, es que el candidato de MORENA centralice nuevamente el poder y sea capaz de tomar decisiones, sin consultar a nadie, como algunas de las que tomaron los Presidentes del PRI a lo largo de su larga vida, tales como el Decreto de Congelación de Rentas expedido por el Presidente Manuel Ávila Camacho, que mantuvo sin variación el precio del alquiler de algunos inmuebles en 1942 y que continuó vigente hasta finales de los años noventa, lo que propició el estado físico ruinoso en que incluso actualmente se encuentran amplias zonas del centro de la ciudad de México, debido a que los propietarios no percibían lo suficiente para dar mantenimiento a sus propiedades. 

Otro caso es el de la nacionalización de la banca, ya mencionado, decretada en 1982 por el Presidente José López Portillo, que incluyó el control generalizado de cambios, la conversión de los dólares de los EUA depositados en México en MexDólares, los cuales fueron pagados a sus dueños en un tipo de cambio inferior al del mercado, el límite a los viajeros mexicanos al exterior quienes podían obtener solamente 250 dólares y la suspensión de la aceptación de las tarjetas de crédito mexicanas fuera del país.

 Este tipo de medidas fueron justificadas desde la posición ideológica del “nacionalismo” y del “socialismo” con las cuales simpatiza el candidato de MORENA, y resulta preocupante que pudiera llegar a tener el poder suficiente como para llevar a cabo, sin consultar a nadie, medidas extremas de este tipo, las cuales han demostrado una y otra vez su ineficacia para resolver los problemas de pobreza y desigualdad social que padecemos. 

 Ya lo dijo Abraham Lincoln en las épocas de Juárez: no se puede crear prosperidad desalentando la iniciativa propia; no se puede fortalecer al pobre debilitando al rico; no se puede promover la fraternidad de la humanidad admitiendo e incitando el odio de clases; no se puede formar el carácter y el valor del ser humano quitándole su independencia e iniciativa, y no se puede ayudar a los seres humanos realizando por ellos permanentemente lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos. Como dijera Winston Churchill: la distribución equitativa de la miseria no puede ser la solución. Ojalá que nuestra democracia impida que tropecemos de nuevo con la misma piedra.

Antonio M. Prida | Colaborador de El Semanario

Antonio M. Prida Peón Del Valle es abogado de la Escuela Libre de Derecho y Consultor Legal Extranjero admitido por la Suprema Corte de Nueva York y Texas. Socio de Curtis, Mallet-Prevost Colt & Mosle (NY) y socio fundador de su oficina en México. Fue Director Regional de ProMéxico en Europa, con rango de Ministro. Actualmente es miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y del Consejo Directivo de la Cámara Británica de Comercio.
https://elsemanario.com/colaboradores/antonio-m-prida/261865/solo-algo-de-lo-malo-de-ganar-amlo/

0 comentarios: