23 de abril de 2018

MERCADOTECNIA : ¿ Que es un pitch de elevador y como hacerlo ?




Te decimos cómo atrapar la atención de tu futuro socio en poco tiempo. 

Imagina que estás en un evento de negocios para presentar tu idea o proyecto, llamas el elevador y, cuando se abre, ves nada menos que a aquel personaje que te inspiró a emprender o a ese millonario que podría darle a tu microempresa el empujoncito (dinero) que necesita para crecer. 

Quieres hablar con esa persona para que sepa de tu proyecto y tienes unos cuantos segundos para hacerlo: debes hacer un pitch de elevador.

pitch de elevador, negocios inteligentes,

Puede que esta situación del elevador no sea tan común, pero la idea es la misma: acercarte a ese alguien especial para venderle tu idea en apenas unos minutos (o segundos). Te damos algunos consejos que te pueden ayudar para que lo hagas de buen modo sin que te traicionen los nervios.

No es posible cerrar una venta en 20 segundos (¿o sí?) 

Al hacer un pitch de elevador (aunque estés en cualquier otro lugar) hay que saber cuál es tu objetivo; puede ser presentarte, pedir una cita, ofrecer una demostración, etc. A partir del objetivo puedes planear tu presentación. 

No esperes vender tu producto y mucho menos ganar un inversionista en tan poco tiempo, por más lento que sea ese elevador. 

La primera clave está en dar un mensaje contundente y de valor, hacer que te recuerden para que haya encuentros futuros.

                         Las primeras impresiones pesan 

Aunque tengas otras intenciones, lo primero es presentarte. ¿Cómo? De frente, haciendo contacto visual, da un apretón de manos firme, mantenlo unos dos segundos y luego suelta; por ahora nada de besos: compórtate. Preséntate con un nombre y un apellido (para que sea más fácil recordarte, Pablo Santiago de la Cruz Videgaray), tu empresa y tu puesto.

                                    

Lleva siempre tarjetas de presentación y entrega una justo después de saludar. Esto se hace esperando que la otra persona te dé también su tarjeta para obtener más información y formas de contacto (con suerte una línea directa o su celular).

                                                     Verbo mata carita 

La persona que te interesa ya sabe tu nombre y tiene tu tarjeta. Bien, ahora presenta tu proyecto, habla de sus beneficios, características especiales o qué lo hace diferente de otros que pudieran parecer similares. Sabemos que crees en tu idea y piensas que es una maravilla, pero sé objetivo y no te desvivas en halagos.



La mejor forma de no aburrir a tu interlocutor es ser breve. De todo tu plan de negocios, sólo extrae lo más sustancioso y no caigas en detalles innecesarios, de forma que todo lo que digas sea importante y de valor e interés. No le des tiempo a tu futuro inversionista o cliente de aburrirse.

                                 ¿Y cuándo hablamos de dinero?

Seguramente lo más atractivo para tu interlocutor es saber cuánto puede llegar a ganar con tu proyecto, pero este primer acercamiento no es el momento de soltar cifras y cálculos. Puedes ir preparado para hablar de tus proyecciones financieras, pero créenos, no te van a preguntar.

Ya dijiste todo lo que que tenías que decir, ahora cierra tu pequeño discurso con una invitación a mantener contacto, a seguir tu proyecto, y sobre todo, a participar en él. No olvides agradecer su tiempo y atención.

Sabrás que tu pitch de elevador funcionó si logras concretar una cita, recibes un mensaje o llamada, o aunque sea un like en Facebook.

*Con información de Arturo Villegas, conferencista internacional, director del CEET Business School, creador de la casa productora de contenidos digitales

Lecciones de Negocios y autor del libro Cómo ser Feliz en mi Trabajo.

0 comentarios: