5 de marzo de 2018

LIF : Limpieza bucal al alcance de la mano


Guadalajara.- Ante la necesidad de mantener una buena higiene bucal en el trabajo o durante un viaje surgió Lif, Limpieza y Frescura, un cepillo de dientes masticable capaz de eliminar entre un 85 y 90 por ciento de las bacterias. 

 Diego Chávez García, su creador, resaltó que se trata de un producto pequeño y desechable que, al ser masticable, resulta más fácil de usar que un cepillo de dientes convencional. De figura triangular y un tamaño de aproximadamente centímetro y medio, el cepillo bucal masticable limpia el paladar, las mejillas, los dientes, las encías y la lengua; además de que sus 172 microcerdas eliminan el mal aliento y dejan un sabor a menta

El proceso es sencillo: sólo hay que abrirlo, masticarlo al menos tres minutos y desecharlo.



 “Con la Facultad de Odontología de la Universidad Autónoma de Guadalajara hicimos unas pruebas de relación de placa dentobacteriana. Partiendo de un cepillado normal, determinamos que un cepillado normal elimina el 100 por ciento de las bacterias, Lif entre 85 y 90 por ciento y un chicle entre 25 y 30 por ciento de las bacterias. No pretendemos sustituir el cepillado normal, pero sí somos mucho más efectivos que un chicle tradicional”, indicó el emprendedor.

El cepillo masticable se diferencia de un chicle por utilizar edulcorante, ser ecológico y efectivo. 



 “Está hecho de un plástico atóxico y cuando iniciamos el proyecto queríamos que no fuera tan contaminante. Una empresa aquí en Guadalajara es nuestra proveedora de un aditivo que, mezclado con el plástico antes de inyectarlo, hace que se desintegre más rápido que el plástico normal. 

Manejamos un tiempo de desintegración inferior a cuatro años, que es menos de lo que tarda un chicle (en deshacerse). Nuestra intención es llegar a generar un impacto cero y después generar un impacto positivo si logramos que, cuando el cepillo se tire, sirva de abono o tenga algún beneficio para plantas.
 No hay texto alternativo automático disponible.


                                                                    BUEN INICIO

 “Por mi trabajo anterior tenía que andar mucho en la calle y sentía la necesidad de lavarme los dientes porque debía ver otros clientes. A veces es complicado pedir un baño para cepillarte o prefieres masticar un chicle, pero no es suficiente. Me quejé de eso con mi jefe y me dijo: ‘en lugar de quejarte, haz algo al respecto’. 

Caí en cuenta que un problema es una oportunidad de emprender”, relató sobre los orígenes del producto. Por ello, explicó, sus principales clientes son profesionistas que buscan preservar el hábito de la higiene bucal. Chávez García indicó que el proyecto comenzó a planearse hace cuatro años; sin embargo, Lif entró al mercado hace apenas unos meses.


 Diego Chávez García,

En la actualidad se vende en la cadena de autoservicio Seven Eleven y en las franquicias de la Flor de Córdoba con un costo de entre cinco y siete peso. “La idea la fundamos en el 2015 y la patente desde antes; sin embargo, al mercado salimos en el mes de noviembre del año pasado con excelente aceptación y muchísimas más ventas que las proyectadas. Iniciamos con una prueba en 30 tiendas de la cadena de autoservicios, ya crecimos a 180 en la Zona Metropolitana de Guadalajara y estamos por entrar a nivel nacional”, relató Chávez García. 

 El emprendedor expuso que el proyecto recibió el apoyo de diferentes aceleradoras de negocios, entre ellas Reto Zapopan y una de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). También se contó con apoyos por parte del Instituto Nacional del Emprendedor, con los que adquirieron maquinaria y asesoría en mercadotecnia y consultoría legal. “A Reto Zapopan llegamos con una idea y salimos con un producto validado.

En Coparmex llegamos con un prototipo funcional y salimos con ventas”, expresó. Chávez García, licenciado en Negocios Internacionales por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), dijo que su primer negocio, que aún conserva, fue una empresa dedicada al desarrollo de software, misma que le permitió financiar al cepillo masticable.

                                                                    EN CRECIMIENTO 

 El proyecto inició solo con Diego y luego se sumaron su socio Fernando Figueroa, la química Leticia González y su tío Jaime, quien ha sido fundamental en la producción y desarrollo del cepillo. Actualmente, en la empresa laboran siete personas de forma directa y 10 más de manera indirecta. 

Para este año Lif planea ingresar a dos cadenas de autoservicio más y así dejar atrás los 180 puntos de venta actuales para llegar, al menos, a 20 mil Sobre su experiencia, Chávez García reconoció que el camino del emprendedor es largo y a veces difícil, en especial debido a la tramitología. Sin embargo, recomendó a los emprendedores no creer en todas las historias de éxito y escribir la suya. “Se requiere estabilidad económica, financiera y mental. 

Es indudable que se necesita dinero para emprender, pero les diría que no se claven con las historias de éxito que ya existen, que escriban la propia, porque ninguna es igual”. Los interesados en conocer más del producto pueden ingresar a su página de internet: www.limpiezayfrescura.com
 _______

 “No se claven con las historias de éxito que ya existen; escriban la propia” Diego Chávez, emprendedor JJ/I

http://www.ntrguadalajara.com/post.php?id_nota=94015

0 comentarios: