26 de marzo de 2018

GASTRONOMIA : Llaman a promocionar la almeja tatemada , una tradición indígena de la BCS


Resultado de imagen para imagen del platillo almeja tatemada

 La Paz.- De acuerdo a los trabajos arqueológicos, se considera que, por muchos milenios hasta la época del contacto con los europeos, la población aborigen de la California desarrolló técnicas particularmente eficaces para explotar los recursos marinos, además del amplio conocimiento que alcanzaron  sobre el tiempo que era más adecuado llevar a cabo la colecta de dichos productos marinos. 

 Un caso específico es la almeja roñosa, cuya captura, de acuerdo con el profesor investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Alejandro Telechea Cienfuegos, se realizaba sobre un rango de talla o edad determinada; selección que se practicaba con el fin de extraer sólo los organismos adultos, evitando con ello la afectación a la población juvenil y permitiendo la continuidad y dinámica poblacional.

 Lo anterior, según señala el catedrático universitario e historiador, se sustenta gracias a la existencia de concheros, que son milenarias acumulaciones de restos de los moluscos que sirvieron de alimento a generaciones de habitantes costeros. 

 Con respecto a las técnicas utilizadas por las poblaciones naturales de la península para la obtención y preparación de los alimentos marinos, Telechea Cienfuegos destaca uno de ellos, el método de cocción, según consta en diversas crónicas de los misioneros jesuitas. “Éste no sólo era empleado para productos extraídos del mar, sino que se utilizaba tanto para vegetales como para animales terrestres. 

Se considera que el asado era una práctica común, tal y como lo señala el padre Juan Jacobo Baegert de que todo lo que no se comían crudo, lo quemaban, chamuscaban y tostaban en la lumbre, esto ante su desconocimiento de lo que era cocinar y guisar”, expresó el profesor perteneciente al Departamento Académico de Humanidades de la UABCS.

Resultado de imagen para imagen del platillo almeja tatemada

En este sentido, señala, en una de sus crónicas el misionero Miguel del Barco detalla de una manera muy clara el uso de este método en el cocimiento de los productos que extraían del mar, donde asegura que los locales comían las almejas, ostiones u otras especies en la playa, para lo cual encendían un fuego, a donde echaban las conchas.

Resultado de imagen para imagen del platillo almeja tatemada

 “Sin duda, lo que describió Miguel del Barco es lo que hoy en día conocemos como la almeja tatemada, en la que probablemente se utilizaron las especies de almeja roñosa y la almeja chocolate; esta última, a pesar de la fragilidad de su concha, no sufría daño alguno en el proceso de la tatema, ya que eran colocadas cerca de la hoguera y no dentro de ella”. 

 El investigador de la UABCS indica que son pocos los elementos culturales que lograron sobrevivir, debido a que la vida cotidiana de los antiguos habitantes de la península comenzó a sufrir grandes modificaciones durante el proceso de evangelización de la Corona Española.

almeja

No obstante, muchas tradiciones y costumbres se mantuvieron; esto a raíz de que el sistema misional no fue capaz de proporcionar de manera constante el alimento, por lo que los indios siguieron siendo recolectores-cazadores y pescadores. 

 Es precisamente esta situación, la que permitiría a los nuevos pobladores que llegaban a la península conocer y, posteriormente, poner en práctica estos antiguos elementos de subsistencia, como es el caso del cocimiento de la almeja, que con el paso del tiempo fue modificándose en su preparación y caracterizándose espacialmente con la región de Loreto; donde los colonos que ahí se establecieron, fueron los encargados de integrar elementos que les eran ajenos a las comunidades indígenas, como es la elaboración de salsa y tortillas.

Resultado de imagen para imagen del platillo almeja tatemada

 A pesar de su evolución, Teleche Cienfuegos deja clara la necesidad de mantener viva esta tradición culinaria que data del periodo prehispánico, cuyo legado histórico-cultural es necesario difundir. 

http://peninsulardigital.com/extra/la-almeja-tatemada/238087

0 comentarios: