8 de marzo de 2018

AVICULTURA: Compradores mexicanos de granos con la mira en Sudamérica...y otras notas



Líder del Consejo Norteamericano de Granos advierte que, si las renegociaciones del TLCAN no terminan bien, se perderían oportunidades de exportación de granos a México. Estados Unidos podría perder muchas oportunidades de exportación de granos a México si las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no terminan bien, advirtió un líder del Consejo Norteamericano de Granos (USGC, en inglés). 

 Durante una conferencia de prensa de la organización sin fines de lucro Farmers for Free Trade el pasado 1 de marzo, el director del USGC México, Ryan LeGrand, dijo que los compradores mexicanos de granos están mirando más que antes a países sudamericanos, como Brasil y Argentina, lo que debería ser de gran preocupación para Estados Unidos. "Hemos visto a México comenzar a buscar un plan B y comenzar a importar un poco más de maíz de Brasil y Argentina. 

Todavía es una cantidad pequeña en relación con lo que se está importando de Estados Unidos, pero realmente debería generar alarma en el sistema estadounidense de suministro de granos", dijo LeGrand. Según LeGrand, Estados Unidos tiene "muchas conveniencias y ventajas que Sudamérica no tiene". 

Entre estas se encuentra un sistema ferroviario bien integrado que ayuda a una entrega mucho más rápida de granos, lo que es ventajoso para los compradores y usuarios mexicanos que pueden tener necesidades urgentes de este producto para la confección de alimentos balanceados para la ganadería o la avicultura.

maíz

 “En Estados Unidos, no podemos dormirnos en nuestros laureles y pensar que las cosas siempre van a funcionar de la misma manera", expresó el líder del USGC. "Necesitamos trabajar en todos los niveles para asegurarnos de no perder participación en el mercado de Sudamérica". 

 La conferencia de prensa de Farmers for Free Trade involucró a representantes de los tres países de América del Norte y conferencistas, incluidos agricultores y productores, para destacar cómo el libre flujo de productos agrícolas entre México y los Estados Unidos apoya el empleo y el crecimiento económico en ambos países.

 La conferencia se realizó mientras se llevaba a cabo la séptima ronda de negociaciones del TLCAN en la Ciudad de México. Farmers for Free Trade es una organización sin fines de lucro dedicada a apoyar y expandir las oportunidades de exportación para granjas y ranchos estadounidenses.

 Roy Graber is a staff reporter at WATT Global Media. Contact Graber via email at rgraber@wattglobal.com.

https://www.wattagnet.com/articles/33684-compradores-mexicanos-de-granos-con-la-mira-en-sudam%C3%A9rica

El alimento debe quedarse en el comedero y las aves fuera 



pollitos-comedero-piso

                       El alimento debe quedarse en el comedero y las aves fuera 

Las recientes investigaciones en el equipo de alimentación han llevado a evitar que las aves se metan al comedero para mantener limpio el alimento balanceado. El mercado avícola cambia constantemente. Y ni hablar del pollo de engorde: ahora nos enfrentamos a la producción libre de antibióticos, a mayores desafíos de enfermedades, manejo de la cama o incluso producción sin cama. Cambian los métodos de producción, de sanidad y de nutrición, pero ¿y el equipo? Las variables condiciones del mercado pedían un nuevo estilo de comedero. 

“Recibimos muchos comentarios y aportaciones de clientes de todo el mundo”, dice Dave Laurenz, director global de marketing de Chore-Time. De esta forma, se dedicaron al rediseño de un comedero, probaron varias muestras e ideas, y surgió la solución. Las aves en el comedero El principal problema por resolver es el hecho de que las aves pequeñas se meten constantemente al comedero. Esto se puede observar en casi cualquier comedero que hay en la industria. “Si permitimos que las aves se metan al comedero, va a ser más difícil mantenerlas sanas”.

                                                    Laurenz muestra unos videos. 

Es impresionante ver cómo las aves de corta edad se meten al comedero. Aves de tan sólo tres días de edad, e incluso hasta de 11 días, se meten y picotean. Explica Laurenz que los videos que muestra “no son un montaje. Simplemente, nos sentamos a observar, a tomar fotos y videos”. De esta forma, la observación del comportamiento de las aves ha sido una clave. Sucede que acostumbramos al ave a hacer eso. “Durante años, hemos hablado incluso con las casas genéticas de la alimentación por inundación en el piso. 

Colocamos el comedero en el piso y se pone mucho alimento hasta que se sale”, señala el director de marketing de Chore-Time. Con esta práctica, se alienta a que el ave se meta en el comedero. “Hace 10 o 20 años, esa era la solución del momento, pero ahora, con la mayor preocupación por las enfermedades y la salud, no es deseable que se metan las aves”, apunta. 


                                        ¿Libre de antibióticos? Las patas afuera 

Chore-Time-Comedero-KONAVI-con-pollitos
Hay que mantener el alimento dentro del comedero. ¿Qué sucede cuando las aves se meten al comedero? Como es natural, realizan ciertas actividades, como defecar sobre el alimento, que va a contaminar o rascar en él. Al haber alimento en la cama, o en lo que sea que caminen, también pasan esa contaminación al comedero. El control de enfermedades y la producción libre de antibióticos es cada vez más frecuente en todo el mundo y muy rigurosa. 

Así que “no debemos meter esa contaminación al alimento”, explica Lorenz, sobre todo si vamos a producir sin antibióticos. Si permitimos que las aves se metan al comedero va a ser más difícil mantenerlas sanas, con menos y menos antibióticos. Por lo tanto, al manejar eso y “ciertamente cuando el ave no está dentro del comedero, tampoco defecan adentro”. 

 Conoce cómo debe ser el comedero para evitar que los pollitos metan las patas y cómo debe ser la limpieza de este en el resto del reportaje. 

https://www.wattagnet.com/articles/33275-el-alimento-debe-quedarse-en-el-comedero-y-las-aves-fuera?

Avicultura latina al día » Qué fue primero, ¿la granja avícola o el vecindario? 

granja-freeimages

Esta semana, el gremio avícola del departamento colombiano de Santander (oriente) emprendió una campaña “para recordar la trascendencia económica” de su labor. Los camiones que van y vienen de las 1,026 granjas de pollo y huevo que operan en esta región llevan anuncios que recuerdan cifras contundentes. 

 Esas piezas hablan de los 110,000 empleos (entre directos e indirectos) que genera allí el negocio avícola, responsable del 25 por ciento de la producción nacional de estos alimentos. Unos 2,505 millones de huevos y 356,000 toneladas de carne de pollo al año.

 Impresionantes datos, ¿pero serán suficientes para lograr lo que buscan los avicultores? Más que una publicidad autocomplaciente, se trata de un contraataque para evitar que los nuevos planes municipales de ordenamiento territorial expandan la frontera urbana y permitan la construcción de casas y apartamentos en lo que antes eran potreros; territorios a los cuales el urbanismo terminó accediendo —casi siempre— gracias a una carretera construida por una empresa avícola.

 Muy a mi pesar, creo que se trata de una pelea perdida si se reduce a mostrar cifras socioeconómicas. Por más injusto —o por lo menos paradójico— que parezca, es necio tratar de atajar el crecimiento urbano o por lo menos evitar que no perjudique nuestra agroindustria, ya que, aparte de obedecer a una lógica demográfica, las alcaldías ven en este dinamismo una fuente de recursos mucho más interesantes que los impuestos o los empleos que propicia la avicultura. 

 Una nueva urbanización produce para una alcaldía 10 o 15 veces más recursos por impuestos y obligaciones urbanísticas que una granja avícola por predial y por industria y comercio. 

Es una realidad económica, esa sí, mucho más contundente. ¿Qué podemos hacer entonces? Creo que lo primero es tratar, en lo posible, de lograr una coexistencia armónica con los nuevos vecinos. Servirá mucho un compromiso público y real en reducir al máximo el impacto ambiental, de la generación de olores, del cargue y descargue, además de participar en la vida cívica de las comunidades aledañas.

 Pero arribará el momento en que la presión urbanística será tal, que el valor del predio de la granja llegará a ser tan alto que resultará más rentable venderlo a los constructores o asociarse con ellos. La diversidad en los negocios siempre será interesante. Igual, si se ha de marchar, esa será una oportunidad para que en nuevos pagos se recomience actualizando tecnológicamente el negocio y atendiendo las nuevas exigencias ambientales, en bienestar animal y en mayores eficiencias operativas que exige el mercado. 

 En ese momento, la mano del Estado que propició la salida de las granjas debería tenderse en forma de préstamos blandos, subsidios e incentivos, con el fin de que el positivo impacto de la avicultura no se detenga. 

https://www.wattagnet.com/blogs/45-avicultura-latina-al-dia/post/33678-qu%C3%A9-fue-primero-la-granja-av%C3%ADcola-o-el-vecindario?

0 comentarios: