3 de febrero de 2018

CRÓNICA ATONDO : Sylvana y Maloro, jovenes rumbo al lugar de viejos

Se registran precandidatos al Senado y Diputaciones Federales por Sonora ante el PRI




-Ya no están los mismos, pues todo pasa y todo queda
-Cuando el Peje y Ricardo Anaya eran del PRI. Hoy tienen “sus propios partidos”
-Maloro, aquel jefe de seccional ¡por elección¡
-Sylvana, aquella estudiante del Regina.
POR JJ

Me trajo muchos recuerdos el lugar. Es la explanada del PRI estatal, que construyó el recientemente extinto, pero vivo aún por sus recuerdos y legado de convicción política, el arquitecto Enrique Flores López. Pero antes fue parte del jardín central y derecho del añorado estadio Fernando M. Ortíz, en los que el 70-71, Paúl Johnson y Ángel Macías, junto con el izquierdo Bob Darwin, como en los buenos tiempos del PRI, también atrapaban todo.


También atrapó mis recuerdos aquellos tiempos de la supremacía priísta, como partido prácticamente único y de poder onmímodo y donde cabía de todo: La izquierda y derecha oficial:
Allí militaban el Peje y Ricardo Anaya, entre otros.

Me recordó aquellos fastuosos eventos que llenaban el auditorio Plutarco Elías Calles hasta el tope en el interior y exterior, mientras a 10 cuadras a la redonda no menos de 100 camiones esperaban el regreso de sus ocupantes,

Hoy no los vi aquí, pero si el miércoles en el evento del Peje en la Plaza Emiliana de Zubeldía, donde miré muchísimos hotdogueros y camiones no de volteo pero si de acarreo. Ante este panorama ya no me quedó duda de que Alfonso Durazo y el propio Peje surgieron de las filas de aquel viejo PRI.

Del viejo PRI que hoy sábado también recordé la presencia de aquellos infaltables Flores López, Don César Gándara, Piña Castro, Abraham Mendívil, Don Faustino Félix, La Cuca, doña Ramona Luna y tantos otros más que duermen ya el sueño de los justos

Y que hoy hacen que también recordara al poeta más joven de la generación del 98, del siglo antepasado, por supuesto, Antonio Machado, con su /Todo pasa y Todo queda/

Se registran precandidatos al Senado y Diputaciones Federales por Sonora ante el PRI

Pues hoy, el panorama traspasaba las brechas generacionales, de pasar del walkie Tolkie, al celular; del telegrama y carta al what sapp, elementos técnicos de los que la juventud actual sabe un mucho, mientras que la juventud acumulada un resto.

El panorama era totalmente distinto. Ya no existen los jardines porque tampoco existe el Fernando M. Ortíz y tampoco el PRI atrapa todo, porque ya no es partido único ni su poder es omnímodo y las izquierdas y derechas oficiales militan en sus propios partidos y vaya que vale el término “sus propios partidos”, porque….

¿Alguién duda que Morena y el PAN no sean propiedad de Andrés Manuel y Ricardo Anaya?

Pero, en fin. El caso es que ante la cascada de recuerdos que me trajo mi llegada al evento donde al son de la Banda La Estrella, “La mera mera”, se inició el proceso de pre campaña de dos jóvenes de alta definición política, como Sylvana Beltrones y Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, como pre candidatos a Senadores por su partido, el  PRI.

Me recordó esta pareja que si ganan las elecciones, como lo vienen marcando las tendencias, serán los más jóvenes en ascender al “lugar de viejos”, pues Senado viene del latín senex, que significa anciano. Por tanto, Senado comparte origen etimológico con senectud, senil y senior. En la antigüedad y posteriormente en la Roma antigua, el consejo de ancianos solía ser un órgano de máxima importancia para tomar decisiones o consultar decisiones ...

Allí llegarían este par de jóvenes. Ella muy joven, pero ya es madre de uno y él papá de más de dos, tres para ser exactos. Ella, ya fue diputada federal y él también lo fue y acaba de dejar la Presidencia Municipal de Hermosillo, la que como, él mismo lo dijo aquí, la recibió “desbaratada”, lo cual me hizo recordar la crítica del entonces Gobernador Samuel Ocaña al criticar  que la ciudad “estaba sucia y greñuda”

Ambos jóvenes, con una mentalidad de cambio, pero sin desestimar las enseñanzas de los que han de la política una escuela de la que se gradúan solo quienes tienen deseos de ser parte de las grandes soluciones.

Por ello, gustaron sus frases, su elocuencia, su vigor y la exhibición de una emoción política.
El Maloro, quien por cierto llega a la política con un gran peso. Si mal no recuerdo arriba de los 95 kilos, pero ya con ansias de aprender y aprender bien, pues en la década de los 90s comienza su carrera como jefe de seccional, en ¡votación interna!”.

“La política es el medio. La gente, el fin”

Y que deja atrás aquella máscara que ocultaban todos en cuanto a las tendencias religiosas, cuando se explaya en el remate con una frase que en uno de los estados más cristeros del país como lo es el nuestro, tiene enorme impacto:

“Dios bendiga a Sonora!!!”

Una frase que provoca más emoción y por tanto más aplausos que aquello de “Defenderemos la economía global contextualizada en los vaivenes de los mercados del bla,bla, bla, bla”
El rollo y el churro, pues.

Sylvana, a quien miro de reojo y siento estar viendo aquella inquieta niña del Instituto Regina y a quien no le ha pesado el apellido, pues lo trae en la sangre, y ni se diga la vocación:
“La mejor campaña son los hechos; eso lo demuestra el liderazgo de nuestra gobernadora”
Y una promesa, aludiendo a su sector, el mayoritario, el que manda: las mujeres.
“Soy mujer de carácter y las representaré dignamente pues estoy convencida de que hoy es el tiempo de las mujeres”,

Vaya que le sobró razón a Sylvana. El podiúm lo reflejaba: el 75 por ciento eran mujeres. Estaban ella, Andrea de La Mora, Kitty Gutiérrez, Iris Sánchez, Flor Ayala y las candidatas a diputadas por los distritos de San Luis, Cajeme y Huatabampo; doña Gloria Galindo, entre otras muchas más.
El resto eran caballeros.

 No cabe duda.

El tiempo pasó, diría don Antonio Aguilar, el esposo de Flor, no Ayala, sino Silvestre.





    

0 comentarios: