1 de febrero de 2018

AVICULTURA : Serviría Cáscara de huevo para elaborar biocombustibles


broken-eggshell-freeimages-Szabolcs-Safar


Colombia.- Desde el Departamento de Ingenierías de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano,  propone un método novedoso y ambientalmente responsable para la fabricación de biocombustibles, bajo una línea de investigación titulada “Producción de biodiésel usando materiales residuales”, la cual es liderada por el director de dicho departamento, el ingeniero Édgar Vargas. 

En declaraciones publicadas por el rotativo bogotano El Espectador, la investigación viene demostrando el potencial de materiales considerados como residuos o desechos para la producción de biocombustibles, en específico, el aceite de cocina ya utilizado y las cáscaras de huevo (en Colombia se producen y consumen cada año más de 12,000 millones de unidades).

 Con estos materiales, Vargas asegura que el costo de producir biocombustibles podría reducirse hasta en un 88 por ciento, ya que se evita la siembra de mayores extensiones para cultivos como la palma de aceite o la caña de azúcar, en cuya cultivación y procesamiento se destinan hasta 10,000 metros cúbicos de agua para generar una tonelada de combustibles de origen biológico. 

 Con residuos como los señalados, “sin importar qué tan puro es el aceite, es capaz de hacer biodiésel a partir de los triglicéridos y los ácidos grasos libres en un mismo proceso químico con dos reacciones. Es aquí donde las cáscaras de huevo cobran relevancia: tienen una alta concentración de calcio, que al volverse óxido sirve como catalizador en el proceso de refinamiento del aceite.

Además, tienen componentes básicos y ácidos, necesarios para convertir los triglicéridos y los ácidos grasos en biodiesel”, señaló el investigador.

 Como catalizador también se proponen otros residuos bastante ubicuos y, si se quiere, problemáticos, como los envases PET (tereftalato de polietileno), que tienen la misma potencialidad de las cáscaras de huevo, pero por su contenido en magnesio. “Por tratarse de un elemento sólido, la cáscara de huevo no requiere grandes cantidades de agua para separarse del producto refinado; basta con poner un tamiz y el catalizador puede volver a ser usado”. 

Alexander Barajas Maldonado, colaborador de Colombia