7 de enero de 2018

AVICULTURA : Depende productividad de la agilidad intestinal , factor determinante en la rentabilidad del sector


Resultado de imagen para imagen de gallinas

                       Agilidad intestinal para una nutrición avícola más rentable 

El concepto de agilidad en el ave puede ayudar a desarrollar la eficiencia del intestino, que es muy sensible a los factores de estrés, como las micotoxinas. La producción avícola es altamente competitiva y los productores de pollos de engorde deben adaptarse continuamente para responder con mayor rapidez a los desafíos e impulsar la producción y la rentabilidad. En este entorno, la agilidad operativa es clave para la rentabilidad y el éxito. 

 Hay nuevas soluciones nutricionales basadas en el concepto de agilidad que ayudan a controlar la constancia en la relación costo-eficacia de las dietas, diseñadas para contribuir a la agilidad operativa de los sistemas modernos de producción avícola. 

 Maneje la consistencia para alta rentabilidad 

Los factores de estrés nutricional en la dieta, tales como cambios en la misma, reducción de la digestibilidad de los nutrientes, endotoxinas, micotoxinas y factores antinutricionales, a menudo son un obstáculo para la consistencia del desempeño. En función de la mayor presencia o ausencia de estos factores de estrés, la misma dieta puede diferir en costo-eficacia. Estos factores a menudo no son fáciles de controlar por el nutricionista y son parte de la realidad a la que los animales se enfrentan en los sistemas modernos de producción.

 Agilidad operativa

La agilidad es la capacidad para anticiparse a los cambios, responder, adaptarse rápidamente y prosperar en un entorno difícil. Las empresas ágiles en el mundo de los negocios modernos pueden mantener la ventaja del rendimiento, a pesar del cambio significativo en sus entornos de negocio. Ellas tienen la capacidad de moverse con rapidez para anticiparse de forma eficiente y aprovechar el cambio. Teniendo en cuenta los desafíos en la producción avícola para seguir siendo competitiva, la agilidad operativa es precisamente la capacidad requerida por los productores. 

 La cuestión clave es si la capacidad natural de los animales para adaptarse a los retos nutricionales y otros factores de estrés puede ser deliberadamente acelerada para beneficiar la eficiencia de rendimiento de los animales y la agilidad operativa de los sistemas de producción animal. 

 Las reacciones al estrés reducen la eficiencia

 En aves desafiadas con factores de estrés nutricional, se activarán las reacciones de estrés, como el estrés oxidativo, intestino permeable, inflamación y cambios en la microflora intestinal. Esto no sólo reduce el desempeño en el crecimiento, sino también la eficiencia alimenticia y por lo tanto el costo-efectividad de las dietas. La eficiencia alimenticia se ve reducida debido al desperdicio de energía en las reacciones de estrés, en lugar de utilizarse para fines productivos.

 Por ejemplo, bajo estrés oxidativo e inflamación, el 30 por ciento de la caída de rendimiento se explica por el catabolismo y la conversión alimenticia necesarios para manejar la inflamación. El estrés oxidativo se define como la presencia excesiva de especies reactivas a oxígeno (ERO) ante la capacidad antioxidante disponible de las células animales. El estrés oxidativo es un factor importante relacionado con el desarrollo de enfermedades inflamatorias. 

 El estrés inducido por DON 

El deoxinivalenol (DON) es una micotoxina producida por varias especies de hongos tricotecenos, tales como Fusarium, Myrothecium, Cephalosporium, Verticimonosporium, y Stachybotrys. Es la micotoxina más prevalente en los ingredientes para animales en el mundo y hasta ahora es la más difícil de controlar. La capacidad de unión de materiales quelantes de micotoxinas, tales como arcillas y levaduras, es muy baja para el DON y por lo tanto ineficaces para proteger a los animales del mismo.

 El consumo de DON no sólo ha demostrado que aumenta el estrés oxidativo en pollos de engorde sino también otras reacciones, en particular a nivel intestinal, lo que disminuirá la eficiencia alimenticia. El consumo de alimento contaminado con DON conduce a lesiones epiteliales en el tracto digestivo, que causan respuestas inflamatorias intestinales. Se ha demostrado que DON compromete la función de barrera intestinal y aumenta la permeabilidad intestinal, es decir, resulta en el síndrome de intestino permeable.

El intestino permeable predispone a la enteritis necrótica, porque disminuye la adsorción de la proteína y aumenta la fuga de aminoácidos al plasma, lo que proporciona el sustrato de crecimiento adecuado para la proliferación de C. perfringens en el lumen intestinal. 

 Optimización inherente a las aves 

Lo ideal sería que la respuesta a factores de estrés nutricional consumiera tan poca energía como fuera posible o que las reacciones al estrés fueran mínimas para una eficiencia alimenticia mejor y más consistente. Este sería el caso si los animales fueran inherentemente más resistentes a factores de estrés nutricional o fueran capaces de adaptarse. Los sistemas de defensa del cuerpo que previenen los daños causados por las especies reactivas a oxígeno (ERO) durante la exposición a infecciones, inflamación y estresores, se denominan sistemas de defensa antioxidantes. Los sistemas de defensa antioxidantes previenen la peroxidación lipídica mediante el bloqueo de reacciones en cadena y actúan como eliminadores de ERO.

Sin embargo, si el sistema endógeno está abrumado por los factores de estrés, se disparará el estrés oxidativo. Se ha propuesto que la predisposición genética a poseer mitocondrias, que son menos vulnerables al estrés oxidativo, tiene el potencial de aumentar la eficiencia alimenticia en pollos de engorde. Los niveles más altos de especies reactivas al oxígeno se encontraron en las mitocondrias de pollos de engorde con baja eficiencia en comparación con los de alta eficiencia alimenticia. Por lo tanto, hay cierta evidencia de diferencias genéticas en cómo los animales responden a factores de estrés y algunos son más resistentes que otros. 

 Hay maneras de aumentar la resistencia de las aves a los factores de estrés por medios nutricionales. 

Por ejemplo, la adición de sustancias antioxidantes a la dieta, ya sea eliminadores de ERO o mediante la regulación hacia el alza y protección de las defensas antioxidantes endógenas, se ha demostrado que mejora la capacidad de desintoxicación de ERO del animal al reducir el estrés oxidativo en respuesta a factores de estrés. 

 Hay varias sustancias bioactivas derivadas de hierbas y especias que también han demostrado tener altas propiedades antiinflamatorias. Otros son conocidos por su capacidad para ayudar a mantener la integridad intestinal y mantener la microflora saludable a través de la mejora de la digestión de proteínas. Por lo tanto, existe un margen de mejora genética y medios nutricionales para optimizar la respuesta de los animales a los factores de estrés nutricionales, incluyendo micotoxinas, y de este modo gestionar la consistencia en la relación costo-eficacia de las dietas para aves. Agilidad intestinal

La agilidad intestinal es un nuevo término acuñado para describir la capacidad del ave para adaptarse a los factores de estrés nutricional con una respuesta más eficiente energéticamente y de forma más rápida de lo que lo haría normalmente. Los conceptos nutricionales ágiles están diseñados para aumentar la agilidad del intestino y la autonomía de los animales para adaptarse a una variedad de factores como el estrés nutricional, como las micotoxinas, para hacerlos más robustos y energéticamente eficientes. 

 Se basan en sustancias bioactivas derivadas de plantas que reducen algunas de las reacciones de estrés negativos observados a nivel celular en respuesta a factores de estrés. El animal se vuelve más ágil al enfrentar los desafíos de la dieta, lo que resulta en un alto rendimiento y bienestar animal más consistente. Esto a su vez, contribuirá a la consistencia en la relación costo-eficacia de las dietas en condiciones comerciales. 

Ácido láctico y canola, claves para la salud intestinal avícola 

La conversión de nutrientes no digestibles para las aves y los probióticos producidos son también parte de una buena salud intestinal. Ya sean proteínas o azúcares, los productos funcionales para aves ganan terreno. Fermentación y bacterias, enzimas y ácido láctico, o probióticos forman todos un grupo de elementos comunes para tener una mejor digestibilidad y salud intestinal avícola.

 Cuando se fermenta un sustrato para convertir los azúcares o proteínas que no son digestibles por la aves, hay una gran diferencia cuándo se fermenta, la forma en que se fermenta y qué se fermenta. La fermentación de una fuente proteínica produce una proteína de diseño con una digestibilidad más alta de proteína, fósforo, fibra y energía. “Las bacterias son lo más importante en la mente de la gente, pero en realidad lo que es más importante son los probióticos que se producen en el proceso”, dice Jens Legarth, director de European Protein AS, compañía con sede en Dinamarca.

 En este mismo sentido, hay cinco denominadores comunes en las proteínas de diseño: Una mejor salud gastrointestinal a partir de las bacterias activas de ácido láctico, bajo pH y alto contenido del mismo ácido láctico. Metabolitos hechos durante el proceso de fermentación. Fermentación de proteínas de recursos vegetales y marinos. Mejor uso de recursos: menos emisiones de fósforo y nitratos. 

Mejoramiento del apetito debido a la degradación de factores antinutricionales.

 Los probióticos producidos durante el proceso de fermentación son lo más importante, dice Jens Legarth, director de European Protein AS, de Dinamarca. Foto de Benjamín Ruiz Los probióticos producidos durante el proceso de fermentación son lo más importante, dice Jens Legarth, director de European Protein AS, de Dinamarca. Foto de Benjamín Ruiz. La base es el ácido láctico Legarth explica que su fundamento es el ácido láctico.

En el procesamiento de proteínas de diseño, tanto húmedas como secas, se utilizan bacterias del ácido láctico y enzimas naturales. La interacción de los microorganismos proporciona infinidad de posibilidades. Se han encontrado alrededor de 20 diferentes parámetros que influyen en el proceso de fermentación, como la temperatura, tiempo y humedad, entre otros. Las bacterias del ácido láctico tienen la capacidad de convertir azúcares de cadena larga en energía en forma de ácido láctico, que por lo general son, en parte, no digestibles por muchos animales de producción. Además, muchas proteínas vegetales contiene sustancias amargas y factores antinutricionales.

 El impacto de estos compuestos es que los animales no van a consumir proteínas.

El proceso de fermentación descompone estos compuestos o factores, y los hace comestibles para los animales. Así, las aves no presentan diarreas y por lo tanto no se presenta el síndrome de la caseta húmeda. Con una caseta o galpón seco, se obtienen mejores resultados en crecimiento, desempeño o porcentaje de rendimiento. 

 El secreto detrás del nabo o canola 

Uno de los ingredientes utilizados en los productos funcionales o de proteínas de diseño es la semilla de nabo o canola. El nabo fermentado produce fuertes probióticos. El método correcto de fermentación es crítico para lograr este efecto. El nabo fermentado contiene HDMPPA, compuesto producido durante la fermentación que inhibe el crecimiento de levaduras y hongos. Es el mismo compuesto que se encuentra en el kimchi coreano.

Debido al HDMPPA, se sabe que el kimchi es uno de los cinco productos que mejoran más la salud humana en el mundo. La canola fermentada tiene cincuenta veces más HDMPPA que el kimchi. El kimchi es uno de los alimentos para consumo humano más tradicionales y representativos de Corea. Está hecho de repollo o col salada, a la que se le añaden chiles o ajíes, ajo, jengibre, cebollín, rábanos y muchos otros condimentos.  Varía de acuerdo a la región y temporada. Todos estos ingredientes se mezclan y se dejan fermentar. 

 Lucha contra las bacterias 

La canola contiene glucosinolatos (igual que el repollo en el kimchi). Al fermentar la canola, se degradan los glucosinolatos y se forman alrededor de 200 metabolitos. Algunos metabolitos pueden eliminar E. coli y Salmonella (bacterias gramnegativas), mientras que otros metabolitos pueden eliminar levaduras y hongos. Además, se ha encontrado que ciertas algas que vienen en las proteínas de diseño son muy buenas contra las bacterias grampositivas y pueden eliminar Clostridium perfringens mejor que los antibióticos. De esta manera, el alimento queda protegido del desarrollo de hongos productores de micotoxinas.

En consecuencia, puede ser un método natural de fortificarlo contra las enzimas fúngicas perjudiciales y de la acumulación de micotoxinas en el alimento balanceado. Las investigaciones realizadas en colaboración con la Universidad de Copenhague, Dinamarca, muestran que el HDMPPA que se encuentra en el nabo fermentado, puede inhibir la capacidad de mutar de las bacterias. Hasta ahora, no se sabe qué sustancias cuentan con esta propiedad. Esto significa que este compuesto puede ser un gran adelanto. 

 Hay combinaciones de diferentes fuentes de proteínas, como por ejemplo de harina de soya y canola, que mejoran la salud intestinal. “Podemos probar que cambiamos el microbioma de los intestinos para mejorar”, dice Legarth. Las proteínas de diseño tienen una selección completa de productos que trabajan en conjunto. 

 Beneficios más allá del desempeño avícola 

El estudio realizado en la Uniwersytet Przyrodniczy (Universidad de Ciencias de la Vida) en Lublin, Polonia, ha mostrado resultados prometedores. La harina de soya y la harina de nabo fermentadas no sólo mejoran la ganancia de peso corporal y el porcentaje de rendimiento. Los resultados de los exámenes histopatológicos muestran que los alimentos con 6 por ciento de harina de soya fermentada proporcionaron un efecto benéfico en el tamaño de las vellosidades y la profundidad de las criptas. El mismo estudio muestra también que no hay presencia de salmonela y campylobacter en los frotis cloacales.

También dio el mejor efecto en estimular la respuesta inmunitaria y respuestas antioxidativas. Combinación de ingredientes La elección de los productos adecuados para una situación específica depende de la evaluación individual de la salud y condiciones generales de la granja y sus animales, así como de las prácticas de higiene y manejo. Los ingredientes se pueden combinar para dirigirse a bacterias o microorganismos específicos, como se muestra en la siguiente tabla:....................................... https://www.wattagnet.com/articles/30156-%C3%A1cido-l%C3%A1ctico-y-nabo-claves-para-la-salud-intestinal-av%C3%ADcola