2 de noviembre de 2017

INMIGRACION : Investigan 7 mil matrimonios arreglados para obtener la ciudadanía

Agencias | Es posible retirar ciudadanía si se comprueba fraude, advierten

El Paso, Texas.- Algunas personas están dispuestas a pagar hasta 25 mil dólares para obtener una tarjeta verde de residencia por medio del matrimonio. Esa es la posibilidad que Roberto, estudiante de cuarto año de Enfermería, se ha venido planteando desde hace un año, cuando la Casa Blanca, empezó a endurecer las medidas migratorias para personas como él. 

 “Tengo una visa de estudiante y pocas posibilidades de que me ofrezcan un trabajo cuando me gradúe… porque, ahora, la retórica es, favorecer a los estadounidenses antes que al extranjero”, reflexionó el mexicano.
U.S. Immigration and Customs Enforcement
 Pero mientras que Roberto sopesa esa posibilidad, hay otros que ya lo han intentado y ahora enfrentan juicio y largas condenas. Esta semana, un ciudadano estadounidense naturalizado de Albuquerque, Nuevo México, se declaró culpable en un tribunal federal de un cargo grave de fraude matrimonial derivado de un esquema para obtener estatus de inmigración para nacionales extranjeros.  

El caso involucra a seis personas acusadas formalmente  por la Fiscalía federal de planear matrimonios fraudulentos para otorgar beneficios migratorios a extranjeros. Los principales autores de dicha pirámide lucrativa son Yi Lee, de 44 años, y Santiago Aveles, de 31, quienes presuntamente participaban en la conspiración para conseguir esposa o marido con ciudadanía estadounidense a extranjeros a cambio de dinero.


Ciudadano estadounidense naturalizado viviendo en NM se declara culpable de fraude matrimonial

Xiao-Yin Le permanece prófuga

Ciudadana estadounidense naturalizado viviendo en NM se declara culpable de fraude matrimonial


 Una vez celebrado el matrimonio de conveniencia, sus ‘clientes’ podrían solicitar permisos de trabajo y tarjetas de residencia legal permanente (green cards), según la acusación. Lee, en particular, organizaba encuentros entre sus clientes y ciudadanos. Cada una de las personas casadas con un ciudadano estadounidense debía pagar la cantidad de 25 mil dólares, a cambio, se le apoyaba en la preparación para la entrevista y llenado de documentos. 

 De acuerdo con la acusación, los arrestos ocurrieron luego de que Lee pactara un matrimonio fraudulento entre algunos de los extranjeros y cónyuges ‘potenciales’, que a fin de cuentas resultaron ser policías encubiertos. En una fecha anterior, en abril de 2013, el mexicano Abraham Pérez Mejía, en ese entonces de 20 años de edad, fue acusado de fraude matrimonial.

 Pérez Mejía, quien usó una tarjeta de cruce fronterizo para ingresar al país legalmente, vivía en Carlsbad, Nuevo México, donde conoció a una mujer de 18 años que aceptó casarse con él a cambio de recibir un pago de 4 mil dólares.

                                                     Negocio redondo 

 De acuerdo con documentos judiciales, Pérez Mejía le dijo a agentes especiales de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) que le había preguntado a un amigo si conocía a alguien que lo ayudase a obtener su tarjeta de residente extranjero. Ese amigo lo presentó a la mujer de 18 años a quien Pérez Mejía pagó 4 mil dólares en cuotas.

                                              Algunos no tienen otra opción 

 Roberto estudia Enfermería porque amigos y conocidos habían tenido la experiencia de concluirla y ser contratados de inmediato por hospitales locales. Según la Oficina de Estadísticas Laborales, Texas es uno de los cinco estados con el nivel de ocupación más elevada para los profesionales de Enfermería con 7 mil 260 de ellos empleados en el estado, a muchos de ellos los han contratado incluso desde antes de graduarse. 

 Debido a esto, con el correr de los años, la Enfermería se ha vuelto una de las carreras profesionales más populares por sus posibilidades laborales. Sin embargo, algunos especialistas consideran que el mercado está produciendo más graduados de Enfermería que los que el sistema de salud necesita. Un reciente estudio del Sistema de Universidades del Estado de Minnesota apunta a que “la oferta total de graduados en el nivel profesional (RN) de instituciones públicas y privadas, se ha incrementado en los últimos nueve años”.

Esto, apunta la publicación, crea cierta expectativa en los graduandos sobre si serán capaces de encontrar trabajo cuando vayan al mundo real. La suma de estos dos elementos es lo que llevó a Roberto a sopesar la posibilidad de casarse por conveniencia. De hecho, aseguró, ha logrado juntar 15 mil dólares para que “le arreglen” papeles.

                                         Son 7 mil casos a nivel nacional 

 Aun cuando el último reporte de año fiscal por parte de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), asegura que, de las 250 mil peticiones de residencia estadounidense por matrimonio recibidas, un total de 7 mil fueron identificadas como ‘fraudulentas’, los casos de fraude matrimonial escasean. 

 Para la abogada de inmigración, Iliana Holguín, este tipo de estafas son muy complicadas y rara vez ocurren en la región. “En mis 17 años de experiencia profesional, sólo he tenido dudas en dos casos que he llevado… porque ellos mismos me plantearon la posibilidad de aceptar dinero que les estaban ofreciendo”, comentó. 

 La Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía no compartió estadísticas detalladas sobre el fraude matrimonial, pero aseguran entre un tercio y un quinto de las solicitudes matrimoniales que recibe se basan en fraude. Cuando descubren un fraude o tienen sospecha de que algo no cuadra en la solicitud, el Gobierno inicia una investigación.

                                                                El proceso 

Según Melissa López, directora ejecutiva de Servicios Legales para Inmigrantes y Refugiados de la Diócesis Católica de El Paso, en varios momentos del proceso de inmigración, USCIS exigirá a los solicitantes que prueben que el matrimonio se celebró con ‘buena fe’. Tanto López como Holguín señalaron que las leyes de Inmigración requieren que USCIS preste especial atención a los matrimonios que tenían menos de dos años en el momento en que se aprobó la tarjeta verde. O si el inmigrante ingresa a Estados Unidos con una visa de inmigrante. 

Después de solicitar una tarjeta de residencia, a esos inmigrantes se les otorgará una residencia condicional por dos años. Si alguno de los cónyuges desea convertirse en ciudadano, dentro de los 90 días previos al final de esos dos años, la pareja debe presentar una nueva solicitud al USCIS y adjuntar documentos que demuestren que su matrimonio está en curso y sigue siendo real. Incluso si la pareja logra pasar esta parte del proceso, sin embargo, el matrimonio puede ser examinado de nuevo siempre y cuando el inmigrante solicite más adelante la ciudadanía de los Estados Unidos.

Particularmente si la pareja se ha divorciado, el USCIS puede pedir más pruebas de que el matrimonio fue genuino. “Si se descubre que hubo fraude en el proceso, éste es el único caso en el que se le puede retirar a alguien la ciudadanía, además de imponerle cárcel y multas”, apuntó Holguín

http://diario.mx/El_Paso/2017-11-01_13d6b517/pagan-hasta-25-md-para-casarse-por-ciudadania-/