PRODUCTIVIDAD : Muestra Jalisco como la tecnología detona la productividad


El año pasado, los productos del campo de Jalisco tuvieron un valor en las exportaciones de dos mil 358.5 millones de dólares.

Guadalajara.-  La tecnología y la innovación aplicadas en el campo jalisciense han sido factores claves para incrementar su productividad y el rendimiento de cultivos con mayor valor comercial, como el aguacate, berries y limón, de acuerdo con el Consejo Agropecuario de Jalisco (CAJ) y la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder). En los últimos cinco años, por ejemplo, la producción de aguacate pasó de 40 mil 846 toneladas en 2012 a 143 mil 505 en 2016; esto es, un crecimiento de 251%, según datos de la Oficina Estatal de Información para el Desarrollo Rural (Oeidrus) de Jalisco.  
Jacobo Cabrera Palos, al frente del Consejo, explica que Jalisco es el mayor productor de aguacate por hectárea en México, con 35 toneladas, que triplican la cifra de Michoacán. Sin embargo, existen otros productos protegidos como el limón persa que han incrementado su productividad por el uso de la tecnología.

 Otro caso exitoso que ha aplicado la tecnología para innovar es el cultivo de las berries, que ya no utilizan el suelo sino sustratos especiales que han aumentado la productividad de este fruto, al pasar de 500 hectáreas de berries en el año 2012, concentradas en Jocotepec, a ocho mil 648 hectáreas, al cierre de 2016. Héctor Padilla, titular de la Seder, destaca que gracias a la tecnología Jalisco tiene los mayores niveles de productividad en el país en el cultivo de berries, aguacate y limón. “El nivel de productividad que alcanzan los productores con tecnología es impresionante y se ve en los rendimientos”, señala el funcionario, quien añade que la tecnología aplicada en el campo de Jalisco es de la más vanguardista. 

 El Consejo Agropecuario confirma que el campo jalisciense ha incorporado sensores, membranas, microgoteo y el uso inteligente de datos y herramientas de análisis para incrementar el rendimiento de los cultivos y mejorar el sistema de trabajo de las plantaciones. “La tecnología está desbordando todos los sectores productivos y hoy lo que está haciendo el Consejo es crear un ecosistema para evaluar el uso de la tecnología, poner a consenso y evaluación cada uno de los procesos de uso de tecnología y tropicalizarlos a nuestro campo”, refirió el presidente del organismo.

 Entre las nuevas herramientas tecnológicas disponibles en el mercado internacional y que se evalúan en Jalisco están los sensores que integran la información de los cultivos a la nube, pero también existen drones y robots que están siendo explotados en otros mercados internacionales. Este esfuerzo se conduce desde el Centro de Inteligencia Agroindustrial, manejado por el CAJ, el cual cuenta con una plataforma de internet con tecnología satelital que está a disposición de los productores para que puedan consultar información de los 125 municipios sobre variables como suelo, clima, topografía de cada predio, precios, oportunidades comerciales, locales y nacionales. 

 Para Héctor Padilla, la apertura a la innovación y al conocimiento de avanzada es clave en el repunte que se tiene actualmente en el campo y la agroindustria jaliscienses. De acuerdo con datos del Cuarto Informe de Gobierno, el año pasado se aplicaron 26 millones 577 mil pesos de recursos en concurrencia con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para implementar el sistema de “extensionismo” rural, que benefició a más de seis mil productores mediante servicios de transferencia de tecnologías e innovaciones.

 Además, se impulsó la transferencia de nuevas tecnologías para mejorar la nutrición pecuaria de manera sustentable, como el banco de proteínas para bovinos en San Cristóbal de la Barranca. En tanto, la ganadería jalisciense sobresale por sus avances en calidad genética, principalmente las razas Charolais, Angus, Beefmaster, Longhorn y Simmental, en el ganado de carne, y Holstein en ganado lechero, entre otras. 

 Los avances de la genética también se han aplicado a diversas plantas para producir variedades más resistentes a plagas y enfermedades, principalmente en el cultivo de aguacate, mango y berries, que crecen con sistemas de riego automatizados de última generación. 

 Los cinco pilares de Jalisco 

 1.- Inocuidad alimentaria. 

 2.- Ordenamiento del mercado a través de agricultura por contrato.

 3. La capacitación a través de programas específicos y de los extensionistas. 

 4.- El fomento de infraestructura productiva. 

 5.- La prevención riesgos por los cambios volátiles del mercado y ante los fenómenos climáticos.

http://www.informador.com.mx/economia/2017/740568/6/la-tecnologia-detona-la-productividad-en-el-campo.htm
Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment