COLSON Ciudades creadas para automóviles no para personas:


joaquinmurrieta-668

Hermosillo.-  Ciudades creadas para automóviles no para personas: Murrieta Saldívar “La infraestructura verde es una estrategia que cada vez usan más comunidades para administrar el agua de lluvia de manera más sustentable, así como para aumentar la vegetación con múltiples beneficios” aseguró el doctor Joaquín Murrieta Saldívar en la conferencia “El futuro de la humanidad es urbano: Infraestructura verde para la naturaleza y su gente”. 

 Destacó que, biológicamente, el desierto de Sonora es el más diverso del planeta Tierra, y se debe a que tiene dos épocas de lluvia: las lluvias de invierno o “equipatas” y las lluvias de verano, conocidas como “monzones”. Dichas precipitaciones, junto con la humedad generada por las costas tanto del Golfo de California como del Pacífico, crean un ambiente único de gran diversidad biológica de flora y fauna. Murrieta Saldívar agregó que las ciudades consideradas dentro de la región del desierto sonorense cuentan con infraestructura enfocada en los automóviles, lo que ha creado extensas áreas suburbanas con calles anchas y diseños ineficientes que maximizan las superficies impermeables. 

Cuando la lluvia cae en estas superficies, explicó, inunda edificios, calles y canales; incrementa la erosión en riachuelos, lechos de río y arroyos; incrementa la velocidad a la que fluye el agua; se mezcla con contaminantes como aceite de automóvil, herbicidas y heces de animales, y las reúne en los canales a los que fluye.

 “La infraestructura verde ofrece una solución integral para el manejo de agua de lluvia, lo que quiere decir que resuelve varios problemas y provee beneficios al mismo tiempo. Estos métodos usan el agua de lluvia como un recurso al distribuirlo en una zona urbana en vez de desviarlo lejos del sitio lo más rápidamente posible, tal como lo hace la infraestructura gris. Agregó que la contaminación no puntual (CNP) es contaminación que proviene de fuentes dispersas como combustibles de automóvil, heces de animales, herbicidas y sedimentos que, al juntarse por la lluvia, pueden crear serios problemas para la vida silvestre al igual que para la salud humana. 

 Las calles del desierto sonorense son demasiado anchas; desprovistas de vegetación; calientes y poco amigables para ciclistas y peatones, así como para las casas y negocios adyacentes; generan un flujo pluvial que transporta contaminación no puntual hacia los canales, inunda las calles aumentando el riesgo de accidentes, erosionando el suelo debajo de las zonas pavimentadas, entre otras consecuencias, sostuvo. “Una solución de infraestructura verde, añadió, puede ser la creación de salientes, como camellones y glorietas, porque reducen el ancho de la calle y crean zonas permeables de plantación que desaceleran el tránsito, disminuyen las inundaciones, permiten la sedimentación y hacen crecer vegetación que da sombra a las calles y banquetas, baja las temperaturas y brinda espacios para ciclistas y peatones”, dijo.

 El integrante del Watershed Management Group (WMG) participó en el 3er Congreso “Instituciones, gobierno y sociedad” organizado por El Colegio de Sonora a través del Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos. El WMG es una organización sin fines de lucro que se localiza en Tucson, Arizona, cuya misión es desarrollar soluciones para asegurar la prosperidad de la gente a largo plazo y así como la salud del medioambiente. 
Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment