24 de diciembre de 2014

RELIGION Ofrece mensaje José Isidro Guerrero Macías, obispo de Mexicali

"En el interior de cada uno de nosotros, ayudemos a que exista la paz verdadera en nuestro mundo, nuestra sociedad y en nuestra familia. Dios, el Emmanuel llegó, cumplió su misión y volvió al Padre, o sea, Cristo ya nació en la historia y en el tiempo", son las tres grandes verdades que no tenemos que olvidar en estas fiestas decembrinas, mencionó el obispo de la Diócesis de Mexicali, José Isidro Macías Guerrero en su mensaje a los feligreses.
"El ya vino y nos enseñó el camino del bien y nos mostró la leyes y las normas que hacen feliz al hombre", expuso el Obispo. Es lo primero que no tenemos que olvidar, para celebrar dignamente la Navidad, que es el nacimiento del hijo de Dios. Esta celebración, significa, que yo creo en Dios, que me estoy comprometiendo a vivir como él me lo pide. "No podemos olvidar que el mundo hoy ha cambiado el sendero que hace al hombre feliz preferir, olvidándose de Dios, ese es el pecado", indicó el prelado. "Por eso la Iglesia hoy puede decir que el pecado más grande de la humanidad es porque vives muy lejos de Dios".
Por eso "invito a los fieles católicos que en estas fiestas de Navidad y de fin de año, tengamos en cuenta que estamos celebrando el nacimiento del hijo de Dios, el nacimiento del Emmanuel que vino a mostrarnos el camino, el que vino a darnos testimonio y a demostrarnos realmente con su cruz que él en verdad ama, no de palabra como el hombre, sino como el único Dios verdadero". El regalo que les pido le den a Dios, dijo el Obispo, que todas las familias demuestren el amor a sus niños y a los adolescentes, que los atiendan y hablen con ellos, respóndales las preguntas que hacen, hacerlos sentir que los quieren, denles un abrazo y díganles que los aman. "Recordemos el nacimiento del hijo de Dios el Emmanuel, hay que celebrarlo como un Dios, ofrecerle regalos como un Dios, no como un ser humano. Se le regala, buenas intenciones, un corazón, se le devuelve lo que revimos de parte de él, una vida gratuita, una fe, una familia", enfatizó el Obispo.
+++++++Navidad es celebrar a Dios "La palabra se hizo carne a través del nacimiento y el nacimiento del hijo de Dios es lo que la Iglesia católica celebramos, que es la llegada de Dios al Mundo, que vino para enseñarnos el camino perfecto, que nos lleva a la perfecta felicidad que es el que nos enseñó, que es el perdón, el de la caridad, la amistad, la transparencia, abnegación y a veces el sufrimiento tomado como parte de la vida del hombre", esa es la Navidad, manifestó el obispo de la Diócesis de Mexicali, José Isidro Guerrero Macías.
+++++++++++++Lejos de Dios y cerca del consumismo
Hemos vivido muy lejos de Dios por eso, la Iglesia hoy insiste mucho, en que la Navidad, la vivamos de rodillas ante el Santísimo para pedirle a Dios el milagro de la libertad, de la paz, de la justicia y de la felicidad, ya que el peor pecado del hombre es: No ser feliz. En este tiempo de Navidad, también hay un pecado muy especial vivir y compartir todo y vivir lejos de Dios, por eso el nacimiento del hijo de Dios que recordamos, en este tiempo 24 y 25 de diciembre es retomar el mensaje de Jesús de hace más de 2 mil años, que compromete y que pide reintención.
Nosotros hemos desvirtuado la presencia de Dios en nuestras vidas, por ello el hombre sufre, el hombre está en guerra, la familia está dividida y realmente porque nosotros nos hemos dedicado más a la filosofia de tener casa, coche del año y todo lo material.
Esa fila de 5 horas para cruzar a Estados Unidos, es caer en la sociedad de consumo, caer en el tener y no ser hijo de Dios, no en ser hermano, el ser amigo, no en el ser aquella persona prudente, provisora que debe compartir la amistad y la alegría y en tener todo y en enero no tener nada. Por eso, a los niños hay que hacerlos niños con el amor y cariño de mamá y papá y a los adolescentes hay que darles la importancia del diálogo y la presencia, para evitar se sienta desorientado y triste.

0 comentarios: