27 de enero de 2014

ACTUALIDAD Superando limitantes de la reforma laboral, la contratación outsourcing se afianza en la Industria Maquiladora como la herramienta preferida para cumplir con los tan frecuentes picos de producción, situándose como una oportunidad de empleo para miles de personas, quienes al no poder llenar una vacante permanente, optan por ser eventuales, ahí en Ciudad Juárez, el mejor ejemplo, donde esta subcontratación genero en 2013, unos 93 mil millones.

Las maquiladoras en Ciudad Juárez pagan al año más de 95 mil millones de pesos por subcontratar personal, práctica que reduce su costo operativo en millones de dólares ya que no tiene que contratar y luego despedir empleados para sobrellevar sus picos productivos, indican estadísticas del INEGI.
“No todas las maquiladoras utilizan este esquema, pero las que usan outsourcing lo hacen en sus picos productivos para poder entregar su producto a tiempo porque es menos costoso a una contratación directa”, explicó Claudia Troitiño de González, presidenta de la Asociación de Maquiladoras Index Juárez.
Indicó que una contratación directa conlleva muchos gastos ya que hay que anunciar la vacante, entrevistar a los candidatos, hacerles pruebas y capacitarlos mientras que por outsourcing solo es necesario entregar el perfil del trabajador que necesitan.
Datos proporcionados por esta asociación industrial expresan que el comportamiento de las contrataciones por outsourcing varia cada año y cada mes.
Indican que mientras que en 2012 la tendencia fue de contratar un aproximado de 28 mil personas al mes, en 2013 subió a 30 mil. Señalan que en 2012 los meses con mayores contrataciones mediante este esquema fueron octubre, noviembre y diciembre mientras que en los primeros nueve meses de 2013 los de mayor demanda fueron marzo y abril.
El personal con mayor demanda en la industria maquiladora son los operadores de producción y técnicos con el 90 por ciento de las subcontrataciones y el resto corresponden a puestos administrativos. “Una vez aprobada la reforma laboral existió mucha incertidumbre.
En CASEEM tuvimos fuertes pérdidas de trabajadores a finales del 2012 y a principios del 2013, en ese periodo el recorte fue de alrededor del 28 por ciento de nuestra base de empleados subcontratados”, comentó Alfonso Arenaza Cortés, economista de la empresa CASEEM.
Dijo que el mercado se estabilizó hasta mayo de 2013 cuando la Secretaría del Trabajo anunció que no habría inspecciones a las empresas hasta tener los criterios que rigen al outsourcing bien definidos. Datos del INEGI muestran que el pago por suministro de personal de las empresas Immex en Ciudad Juárez ha ido en aumento en los últimos cinco años.
Indican que mientras que en 2008 pagaron más de 63 mil 600 millones de pesos, en el 2012 la cifra se elevó a 95 mil millones de pesos. Señala que entre enero y septiembre de 2013 ya se acumulaban 87 mil millones de pesos por lo que se proyecta que el pago fue superior a la del año anterior.
Arenaza Cortés comentó que antes de 2009, las empresas tendían a contratar más personal eventual porque a largo plazo resultaba más barato ya que se evitaba el pago de la responsabilidad social con el trabajador además de los costos de su manejo ya que las agencias eran las que cubrían estos rubros. “Con la reforma laboral del IMSS en 2009 y el refuerzo de la reforma laboral en 2013 ahora las empresas tienen responsabilidad compartida, de esta manera, tanto el gobierno se asegura que las empresas no utilicen este esquema a largo plazo porque resulta más caro”, explicó.
Opción de empleo para muchos Además de ser una herramienta productiva para las empresas, el outsourcing reprenda una oportunidad de empleo para miles de personas, quienes al no poder llenar una vacante permanente en la industria, optan por ser eventuales.
“Yo empecé a trabajar así hace tres años cuando vi un anuncio en el periódico, pocas veces me he quedado sin trabajo y he aprendido mucho porque todos los trabajos son diferentes”, dijo Melchor Santiago, quien es técnico eléctrico.
Mencionó que mediante este esquema ha logrado continuar en el Seguro Social y darle atención médica a sus hijos, en especial uno que es diabético.
“Tenemos menos prestaciones que los empleados de la maquila, pero nos va bien porque de otra forma no tendría trabajo y andaría batallando”, agregó.
Arenaza Cortés mencionó que un empleado de planta que es despedido tarda más tiempo ser contratado que uno eventual. “La diferencia en tiempo es de seis a uno, es decir, que si un trabajador permanente queda desempleado, y suponiendo que no quiera entrar en un esquema formal eventual, tarda en promedio seis meses en encontrar otro trabajo remunerado, mientras que un trabajador eventual tardaría en promedio solo uno”, expresó.
Dijo que una diferencia es que un trabajador de planta tiene algunas prestaciones adicionales que el trabajador eventual tales como las vacaciones pagadas y la liquidación al terminar su relación laboral. La industria maquiladora de Ciudad Juárez proyecta un crecimiento moderado para 2014 y la creación de alrededor de 20 mil nuevas plazas laborales.
Arenaza Cortés expresó que es difícil hacer una proyección del comportamiento de este mercado en el año, pero que hay condiciones que pueden ser favorables para las terciarizadoras.
Comentó que para disminuir su carga impositiva, la maquila podría optar por reducir la cantidad de personal nuevo que contrate directamente, dando mayor cabida a personal eventual. Dijo que de esta manera las empresas disminuyen también sus costos por rotación a ser menor la carga de trabajadores nuevos que tienen bajo su mando directo.

0 comentarios: