26 de enero de 2014

ACTUALIDAD Los estacionamientos y la competitividad

Por Manuel Clouthier Carrillo
El sector inmobiliario como giro empresarial es muy amplio.
Existe el desarrollo inmobiliario que puede ser de viviendas, de oficinas, de espacios comerciales, bodegas o lotes para venta; o bien existe el negocio de arrendamiento y aquí también puede ser para habitación, oficina, comercio, bodegas o incluso estacionamientos.
También en el negocio de los inmuebles existe la modalidad de inversionista y estos pueden invertir en las anteriores opciones o bien, en hoteles y hospitales sin operarlos.
Todas las modalidades de negocio, buscan una rentabilidad sobre la inversión, y el principio financiero sostiene que a mayor riesgo debe exigírsele a la inversión mayor rentabilidad.
El riesgo de una inversión puede determinarlo el giro empresarial, el mercado, la región, el país, las barreras de salida, la legislación, la tramitología y la regulación, la tecnología, etc.
Escuchar a las autoridades sinaloenses federales, estatales, municipales o legislativas hablar sobre los estacionamientos recientemente, me recordó a los programas de televisión dónde le preguntaban a la gente en la calle sobre un tema y el entrevistado no sabe nada del mismo, a veces ni siquiera entiende la pregunta…pero el personaje se encuentra frente a la cámara y no se puede quedar callado o, con humildad, reconocer que no sabe.
Así hemos visto que se le pregunta a alguien que si qué opina del Papanicolau, y éste contesta que "fue un Papa muy bueno".
En Culiacán se ha desatado un debate mediático sobre los estacionamientos y queda claro que, como el Papanicolau, nuestras autoridades no saben sobre la materia y se han dedicado a decir puras barbaridades.
La capital sinaloense, como muchas otras ciudades medias del país, ha tenido un vertiginoso crecimiento poblacional y de su parque vehicular, acompañado de una escasa planeación urbana, por lo que presenta problemas de ciudades grandes sin serlo.
Uno de ellos es el pésimo y caro transporte urbano donde se dice en vox populi, ya participa el lavado de dinero con la anuencia de las autoridades que concesionan este servicio público.
Otro grave problema es la escasez de espacios para estacionamientos, sean estos públicos o privados.
Esta carencia de aparcamiento en Culiacán deriva principalmente de dos cosas; una, porque las propias autoridades municipales otorgan permisos de construcción que no cumplen con la normatividad urbana del número de cajones por metro cuadrado de construcción.
Tal es el caso de la USE, que es un edificio que construyó una empresa privada y que se la renta al gobierno del Estado para concentrar las oficinas de servicios al público, y esta se autorizó sin estacionamiento.
Obvia decir el caos que existe en la zona; otras zonas caóticas son la del palacio de gobierno, algún sector del proyecto 3 ríos, el centro de la ciudad, el estadio de los Dorados, etc.
  La otra razón de escasez de cajones es que se ha remodelado el centro histórico de la ciudad y se han suprimido las áreas de las vialidades que se usaban para estacionamiento, y no han surgido a la par inversiones públicas o privadas que satisfagan la necesidad de espacios para estacionamientos. Culiacán necesita más estacionamientos, no menos.
Y los estacionamientos que dan servicio al público en general cobrando son parte de la solución, y no del problema.
 ¡El problema es la falta de estacionamientos, no los estacionamientos!
Un estacionamiento es una empresa inmobiliaria que presta el servicio de alquilar un lugar.
El mecanismo es a través de rentar espacios para estacionamiento de vehículos en tarifa por fracción de tiempo o por pensiones.
A un Ayuntamiento no le compete decidir cómo se va a rentar o a cuánto, ni fijar los precios de los productos y/o servicios que ofrecen las empresas.
Todas las leyes señalan que dentro de las facultades municipales está la de regular los servicios públicos de su competencia.
Las autoridades de diversos niveles supervisarán que haya un baño, extinguidores, seguro de responsabilidad civil, que los instrumentos de medición marquen bien, que se tengan las tarifas visibles al público, etc.
Pero el negocio de estacionamiento privado para servicio al público en general no es un servicio público ni una concesión. Es empresarialmente una inversión inmobiliaria, aquí y en todo el mundo. Culiacán para mejorar su competitividad necesita más inversión pública y privada. Pelearse con el sector empresarial no atrae inversiones.

0 comentarios: