4 de septiembre de 2013

POBLACION Viven en la pobreza 27.7% de emigrados, mas del 42% de los migrantes mexicanos que tenían empleo en Estados Unidos, ganaron en 2012 menos de 20 mil dólares anuales. Entonces, No fue solución el buscar el "sueño americano"

Aunque hace dos años el porcentaje llegó a 29.9%, cifras del 2012 revelan que el 27.7% de los 11.9 millones de migrantes mexicanos en Estados Unidos, viven en condiciones de pobreza, de acuerdo al Anuario de Migración y Remesas 2013 de la Fundación BBVA Bancomer.
Los datos, producto de estimaciones del Consejo Nacional de Población (Conapo), a partir de la Oficina del Censo de Estados Unidos (Bureau of Census) y de la Consulta de Población Actual (Current Population Service), muestran que en 2012 más del 42% de los migrantes mexicanos que tenían empleo en ese país, ganaron menos de 20 mil dólares anuales.
Mientras en 2001 el porcentaje fue de 24.7%, para 2005 alcanzó los 26.2 y en 2007 el nivel más bajo de los últimos 12 años, 22.1%, sin embargo, la crisis económica en el país vecino influyó para que en 2009 llegara a 27.1%, en 2010 se alcanzara el 28.9% y en el 2011 el máximo de la última década, 29.9%.
 A este respecto, el primer procurador de Derechos Humanos en el estado, José Luis Pérez Canchola, afirmó que la migración no resuelve el problema de sobrevivencia de millones de mexicanos y aunque abandonar el país a veces con la familia entera es un acto desesperado en busca de una mejor calidad de vida, "Estados Unidos no es siempre la solución".
 "El costo de vida en Estados Unidos es varias veces lo que representa en México, de tal manera que el salario, que puede ser de entre 7 y 8 dólares la hora como promedio a nivel nacional en Estados Unidos, es insuficiente para una familia, quizá para un migrante sólo le ayude a sobrevivir, pero para una familia no alcanza", expresó el militante del PRD.
 Estados Unidos es un país caro, añadió, de tal manera que la gente sí resuelve parte de su situación, como es básicamente la alimentación, pero no avanza en la escala social, de tal forma que la migración a veces se convierte en un problema más grave del que tienen ellos en sus lugares de origen en México.
Nosotros, agregó José Luis Pérez Canchola, siempre invitamos a la gente a luchar primero en el país, y parte de esa lucha es la defensa del petróleo que estamos haciendo en estos días, yo creo que si el petróleo sirviera verdaderamente al pueblo, no tendría la gente que irse a Estados Unidos. Vale agregar que, en cuanto a los salarios, el propio Anuario de Migración y Remesas 2013 de la Fundación BBVA Bancomer evidencia que en el 2012, el 11.9% de los migrantes mexicanos empleados en Estados Unidos ganaron menos de 10 mil dólares anuales, mientras que 30.6% ganaron de 10 mil a 19 mil 999 dólares anuales; 26.7% ganó de 20 mil a 29 mil 999; 14.4% ganó de 30 mil a 39 mil 999, y sólo el 16.4% restante ganó 40 mil dólares anuales o más
. Analiza El Colegio de la Frontera Norte, Colef el efecto de flujo de remesas
Las remesas afectan el tipo de cambio y existe una relación positiva entre éstas y la paridad cambiaria, afirma el doctor Cuauhtémoc Calderón, investigador académico de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef). El doctor Calderón presentó un análisis sobre el efecto del flujo de remesas sobre el tipo de cambio real efectivo y sus consecuencias en la economía mexicana, relacionado con el fenómeno Dutch Disease (enfermedad holandesa), entre 1995 y 2007.
En su investigación se retomaron trabajos de Gregory Salter, Corden, Neary, Harberger, Aoki y Edwards, Van Wijnbergen, y otros autores que han trabajado el tema de la enfermedad holandesa, la cual se refiere a un "boom" de exportaciones y de flujos de divisas.
"El modelo de Eastwood y Venables estudia los efectos macroeconómicos sobre los desequilibrios externos". Explicó que la teoría de la enfermedad holandesa tiene como una de sus hipótesis el choque positivo del ingreso, derivado del incremento de las remesas, el cual resultaría en un gasto extra de los bienes comerciables y no-comerciables. Sin embargo, como los precios de los bienes no-comerciales se determinan en la economía doméstica, éstos incrementan como resultado del incremento adicional de la demanda, llamado el efecto gasto.
El doctor Calderón concluye que la migración masiva de mexicanos a Estados Unidos afectó a la economía mexicana entre 1995 y 2001, por los flujos masivos de remesas que apreciaron al tipo de cambio real, a su vez, esto tuvo efectos adversos sobre la economía mexicana derivados de la enfermedad holandesa.
Señaló que entre 1995 y 2002, el flujo de ingreso aumentó al 223%, generando un "boom" que se tradujo en una reducción de desigualdad económica. Las recesiones norteamericanas representan un choque en las condiciones económicas normales, y esto implica un aumento del flujo de las remesas. Estos efectos quieren decir que existe una relación positiva entre las remesas y el tipo de cambio real. En condiciones normales si las remesas aumentan un 1%, el tipo de cambio se aprecia un 7.5%.
Sin embargo, todas las variables consideradas en el largo plazo afectan al tipo de cambio real. Las remesas, el gasto público y los flujos de capital financiero afectan al tipo de cambio real efectivo, y un aumento de estas variables en el corto plazo provoca la apreciación del mismo, en la pérdida de la competitividad.

0 comentarios: