1 de mayo de 2013

FILOSOFIA EMPRESARIAL Apuesta Grupo Coppel a su recurso humano, reitera don Enrique Coppel Luken que una de las principales fortalezas del corporativo es que sus empleados tengan oportunidades de crecimiento, además nos preocupamos porque el primer nivel de mando de cada centro tenga toda la autoridad, en tal forma que los gerentes puedan y deban actuar cono dueños para hacer lo que tienen que hacer

En Grupo Coppel, la armonización laboral es una de sus principales fuerzas, entre ellas, que sus empleados tengan oportunidades de crecimiento al interior, compartió su socio Enrique Coppel Luken. "No somos una empresa que pague grandes sueldos, pero sí hay gente que empieza de muy abajo y llega muy lejos, gentes que empezaron a lo mejor de barrenderos en una bodega, y ahorita son gerentes divisionales, que tienen puestos muy importantes, y son gente muy capaces", dijo en Culiacán, en una conferencia ofrecida a los miembros del ICAMI Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo, donde el ex director del corporativo sinaloense también comentó que el nivel de sueldos otorgados a los empleados se compensan con la oportunidad de ascender en otros puestos.
Ejemplificó que si algún empleado se arriesga a cambiarse de empresa laboral, tiene garantizada su recontratación. "Para nosotros primero es él y después es la empresa. Prueba y si no te funciona, te devuelves. Entonces, se vale volver. Y muchos se van para afuera, prueban, a lo mejor les va bien, ¡qué bueno! Pero a algunos no les va tan bien y regresan", compartió. Coppel Luken reconoció que la plantilla laboral más baja tiene un nivel de rotación alta, sin embargo, en las gerencias generales es relativamente menor.
La receta, dijo, es que los empleados tengan ganas de permanecer en la empresa y estén en constante capacitación para ocupar nuevos puestos. Para la toma de decisiones, expuso el empresario, los gerentes deben estar "empoderados" y darles la autoridad como dueños. "El primer nivel de mando de cada centro debe tener toda la autoridad", sugirió. "Los gerentes deben actuar cono dueños para hacer lo que tienen que hacer".
Del corporativo, sólo salen aquellos elementos que no tengan el suficiente rendimiento laboral, de lo que demanda su puesto. "Un jefe puede dar de baja a una gente porque lo probó y no le funcionó. La única cosa que le pedimos (es que) le pida permiso a su jefe antes de correr a un empleado, que esté de acuerdo su jefe en que lo va a dar de baja", dijo. "Y les recomendamos a ellos (a los jefes) que le hagan la lucha un poquito, de más, el caso es que si se va alguien, y todos los que se quedan creen que el malo es el jefe que lo corrió, algo hizo mal. El chiste es que si se va alguien, los demás te aplaudan", recomendó a los asistentes.
Las únicas razones para ser despedido, mencionó, es que el trabajador sea ratero o inmoral. "No somos una empresa que pague grandes sueldos, pero sí hay gente que empieza de muy abajo y llega muy lejos, gentes que empezaron a lo mejor de barrenderos en una bodega, y ahorita son gerentes divisionales, que tienen puestos muy importantes, y son gente muy capaces".

0 comentarios: