23 de junio de 2012

Exigen productores sinaloenses analizar calidad del maíz transgénico importado de Sudáfrica, porque se pretende destinarlo a consumo humano

Ante la entrada al país de maíz transgénico procedente de Sudáfrica para consumo humano, diversos organismos están exigiendo a la Secretaría de Salud que garantice la calidad de ese producto que va a terminar en la mesa de los mexicanos, pues podría resultar perjudicial para la salud. Dirigentes de organismos y dependencias de Guasave, lamentaron que habiendo maíz de primera calidad en Sinaloa, se tenga que consumir producto de dudosa procedencia y calidad.

"Tendríamos que tener información científica y un aval de organizaciones importantes como la OMS y si ellos nos dicen que no son perjudiciales, bueno, pero tendría que haber una reunión del Sector Salud con el sector agropecuario y analizar ese maíz transgénico y ver que la OMS avale su consumo, porque yo creo que no está bien", señaló José Antonio Morales Montemayor, director de Salud Municipal de Guasave.

"Hay que recordar que el transgénico es una mutación genética para que dé mayor productividad, aguante más las plagas y de más tonelaje, pero a expensas de qué, cuando estamos cambiando la fórmula genética del grano".

Por su parte, Benjamín Ahumada López, presidente de la Canaco, catalogó como incongruente el destinar el maíz blanco a los animales y el amarillo para consumo humano. "Pedimos a la Secretaría de Salud que debería estar muy al pendiente por ese tipo de productos que terminan en tortillas y deben tener ellos sus controles de calidad, pero no lo sabemos", dijo.

"No tiene congruencia esto, que el grano que se produce aquí se vaya directamente a los animales y nosotros tenemos que importar ese maíz amarillo a precios más caros y de menor calidad; tenemos todos los mejores productos, pero se exporta".

Asimismo, Rafael Careaga Angulo, gerente operativo de la Asociación de Agricultores del Río Sinaloa Poniente, se pronunció porque las autoridades definitivamente intercambien el destinos de ambos maíces. "La Secretaría de Salud tiene la obligación de revisar ese maíz para saber en qué condiciones viene, que debe haber pasado por filtros de control de calidad al entrar a México, pero realmente no sabemos", manifestó, "es una incongruencia que quieran mandar nuestro maíz para alimento de puercos, vacas y aves y el que trajeron de Sudáfrica lo quieran hacer harina para tortilla".

Desgraciadamente ese garrotazo ya se lo dieron a los agricultores sinaloenses, pero no se vale porque al final el que va a pagar las consecuencias es el consumidor, lamentó. "Es una incongruencia que quieran mandar nuestro maíz para alimento de puercos, vacas y aves y el que trajeron de Sudáfrica lo quieran hacer harina para tortilla".

0 comentarios: