26 de junio de 2012

BURSÁTIL ¿En qué invertir cuando las cosas se ven mal?

Por Gonzalo Rosado
Cuando las cosas se ven mal?  En estos periodos de alta volatilidad en los mercados financieros, con una incertidumbre generalizada dada la situación en Europa, un menor ritmo de crecimiento en Estados Unidos y China, tensiones políticas en Medio Oriente, elecciones en México, etc. Así es difícil decidir qué es mejor: si tener su dinero en acciones, las cuales dependen en gran medida del funcionamiento de la economía; en bonos corporativos y deuda gubernamental, que no están exentos de los periodos de volatilidad en las tasas de interés; o mejor simplemente mantenerlo en su chequera, la cual está expuesta a niveles de inflación que pueden llegar a ser mayores a lo que recibe de interés por su dinero. 
Es cierto que en tiempos así no es fácil tomar decisiones acerca de dónde invertir. Pero también es cierto que es durante tiempos de crisis cuando se encuentran las mejores opciones de inversión. Actualmente el mundo globalizado permite a prácticamente cualquier persona con un monto de inversión relativamente bajo, tener acceso a inversiones en los mercados financieros, incluyendo acciones, bonos, ETFs, commodities y otros instrumentos.
Para decidir en qué invertir es necesario analizar diversas variables. Si nos basamos en un escenario de que la situación de incertidumbre continuará al menos unos meses más, lo más prudente es enfocarse en activos con mayor nivel defensivo, es decir, capaces de sobrellevar la volatilidad de los mercados lo mejor posible. Y con activos estamos hablando de todo tipo: acciones, bonos, deuda, de cobertura, etc, pues si bien es cierto que la deuda y bonos tienen generalmente menor nivel de riesgo de las acciones, si se realiza una buena selección y diversificación, se puede disminuir el riesgo del portafolio, y al mismo tiempo lograr un rendimiento aceptable. 

En cuanto a países.

Al hacer un análisis de los rendimientos de los mercados en el mundo, México resalta como uno con los mejores niveles de desempeño. Por ejemplo, el 1 de enero de 2008, antes de que se desatara la crisis hipotecaria en EEUU, el IPC, el principal índice bursátil de México, se encontraba en 28,318 unidades. El 1 de enero de 2012, los niveles estaban en 36,804 puntos, con un rendimiento de 30%. En el mismo periodo, el Dow Jones y el S&P de EEUU tuvieron un desempeño de -3.4% y -9.4%, respectivamente. El DAX de Alemania tuvo un desempeño de -22.4% y el Bovespa de Brasil de -4%.
El nivel defensivo de México se debe en gran parte a sus buenos fundamentales: inflación controlada, crecimientos de PIB en niveles esperados este año en 3.7%, reservas en dólares en niveles históricos, desempleo esperado este año en 4.9%, déficit fiscal en 2.4%, tipo de cambio con expectativas de apreciación hacia los 12.90 pesos por dólar al finalizar el año y una deuda pública en niveles de 30% del PIB. Otro de los factores positivos es su dependencia de Europa, la cual continúa siendo limitada, por lo que una desaceleración en dicho continente no le pega tanto a México como a otros países con mayor relación, como Brasil. 
A esto hay que incluir que la situación en Europa ha llevado a una salida de capitales de dicha zona, en donde, en marzo y abril se vio la mayor salida de flujos de capitales desde 1984 (principalmente de ETF’s Españoles). Esto favorece el mercado accionario mexicano porque se convierte en una alternativa de inversión favorable respecto a mercados desarrollados con mayor exposición a noticias internacionales.

En cuanto a mercados

A pesar de que México es un país que se mantiene atractivo, no está inmune a una desaceleración económica, la cual nos afectaría por la parte de Estados Unidos. Por ello, es importante hacer un análisis más detallado para conocer cuáles son las industrias o sectores más defensivos.
Podemos dividir a las empresas que cotizan en bolsa dentro de cinco sectores principales: telecomunicaciones, bienes y servicios de consumo, industrial, infraestructura y financiero. Cada uno de estos sectores engloba compañías diferentes con distintos pesos dentro del índice.
De ellos, el sector industrial depende más del crecimiento económico externo debido a que sus productos son principalmente de exportación y el sector de bienes y servicios de consumo depende más del crecimiento interno, que son empresas líderes que se enfocan principalmente en el mercado doméstico. Cuando el apetito por el riesgo es alto, el sector industrial es el que tiene mejor desempeño. En tiempos de aversión al riesgo, el sector de bienes y servicios de consumo se ve beneficiado. Actualmente, las expectativas de crecimiento del mercado interno continúan siendo positivas y por encima de las de crecimiento mundial.

En cuanto a activos

Una vez que se ha identificado el sector es necesario identificar aquellas compañías que resaltan por sus buenos crecimientos operativos, finanzas sólidas, alto grado de liquidez en el mercado, pago de dividendos, liderazgo, precio objetivo atractivo, bajo nivel de apalancamiento y de deuda en moneda extranjera. Algunas compañías que cumplen con estos principios son Walmex, Alsea, Lab, Kof y Mexchem. En la parte de deuda, enfocarse más que nada en papeles con alta calificación crediticia y en deuda gubernamental con vencimiento en el corto y mediano plazo

Inversiones alternativas. 

De forma adicional, hay activos que son el refugio de cobertura cuando todo lo demás va mal. Este es el caso del Oro. Adicionalmente, a pesar de que los rendimientos en México sean relativamente buenos, el tipo de cambio puede afectar la inversión, pues una devaluación de nuestra moneda le quita valor a nuestras inversiones en pesos. Por ello, se puede invertir un porcentaje de su portafolio en una cobertura del tipo de cambio. 

Además de México

Por supuesto que México no es el único país atractivo para invertir. Por ello, se puede optar por tener una parte de su inversión en otros países. Dentro de las regiones favoritas se encuentra China, que es el mercado más barato del mundo en términos de múltiplos y con uno de los mayores crecimientos a nivel mundial. Brasil, con expectativas de crecimiento importantes y donde su Banco Central puede llegar a bajar las tasas de interés debido a sus niveles de inflación y Estados Unidos, cuyos datos económicos continúan positivos. Se puede invertir en un tracker que siga el comportamiento de los principales indicadores bursátiles de estos países o bien, al igual que con México, hacer un análisis para encontrar las industrias más defensivas, y dentro de ellas, los mejores activos. 
Finalmente, aunque no estamos en el mejor de los escenarios, siguen existiendo buenas opciones de inversión. Por ello, es recomendable mantener una posición defensiva, estar al pendiente de los movimientos de las piezas económicas, diversificar su portafolio con varios tipos de activos, mantener niveles de liquidez que permitan aprovechar las buenas oportunidades y mantener una idea, basada en la información disponible, de que los mercados continuarán comportándose de forma volátil, al menos en el corto plazo. 

0 comentarios: