24 de abril de 2008

El sueño del banco ideal

Tasas de interés bajas, transacciones seguras y atención eficiente las 24 horas son algunas de las peticiones más señaladas por los consumidores financieros
Para Ismael Gutiérrez, consultor financiero, el banco ideal es aquel que no les cobre comisiones a sus usuarios por productos y servicios; que ofrezca tasas de interés no elevadas.
Gutiérrez tiene una cuenta de cheques y una tarjeta de crédito. “Pago muchos intereses por el plástico y me quitan dinero por mis cheques, o si tengo poco saldo”.
Mariana Escamilla, microempresaria joyera, dice que la institución financiera de sus sueños es aquella que no le pida tantos requisitos para abrir un negocio.
“Que los trámites sean sencillos. Que los empleados de ese banco atiendan bien y conozcan a la perfección el negocio de la joyería, con el fin de ayudarme a consolidar el negocio”, comenta.
El banco ideal debe dar confianza a sus clientes y no estar persiguiéndolos, se suma Carlos Jiménez, empleado federal, quien recientemente tuvo problemas por falta de pago con una institución bancaria. “Que me tengan confianza. No voy a quemarme por no pagarles, pero denme chance”, agrega. Eugenia Plascencia, secretaria, quiere productos innovadores, no lo mismo que ofrecen todos los bancos, pues no sabe dónde está el verdadero valor agregado.
Isidro Domínguez, empleado, quiere que no le cobren comisiones por administrar su dinero y que al mismo tiempo le den rendimientos superiores a los de la inflación.
Mario Muñoz no quiere que se caiga a cada rato el sistema.
“¿Es mucho pedir?; sobre todo en días de quincena”.
Perla Ceballos, ama de casa, odia la página de Internet de su banco, pues dice que no sirve.
“Siempre está caído el sistema y no es fácil navegar. El banco ideal es aquel que facilite la vida en Internet y no haga perder el tiempo. Si estoy en la red en la noche y tengo problemas, no hay quien me atienda pues sólo trabajan en horas de oficina. Entonces de qué sirve”, dice.
Ese es también el banco ideal para José Rodríguez, comunicólogo. Un banco que le dé toda la información en Internet y que le diga cómo obtener productos.
“Necesito una institución que tenga en la red toda la información y que no tenga que estar llamándoles para que me resuelvan mis problemas. O peor aún, que me tengan ahí horas porque no encuentro lo que estoy buscando”, dice.
Para Óscar Iñiguez es aquel que si tiene muchos productos, no le cobren comisiones por ello y que por el contrario lo “consientan” con promociones y programas especiales para clientes leales.
Pero, ¿cuál es la institución ideal para los directores de los bancos?
Para Enrique Zorrilla, director general de Banamex, el banco ideal es aquel que le dé más opciones al público, el que le defina más alternativas. “De hecho en Banamex lo estamos probando y manejando con mucho éxito con el producto Perfiles”.
En el futuro, dice Zorrilla, el cliente debe decidir la manera en la que se relacionará con su banco y no al revés, como ocurre actualmente.
“El cliente debe decidir a qué plazo quiere su crédito, no sólo tener una opción. Si lo quiere a seis, 12, 18, 36 meses, o a lo que lo necesite. El banco ideal se lo debe de dar”.
Según Zorrilla, debe decidir si pagarle al banco mensualmente su cuota, o bien por transacción. También decidir de qué color quiere su tarjeta de crédito.
“Con el banco ideal, el público no debe atenerse a los productos que le ofrezca, sino pedir los suyos. Debe construir su propio banco, por así decirlo”, comenta.
Enrique Castillo, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) y de Ixe Banco, comenta que la institución ideal es la que ofrezca una atención rápida y decidida.
“Es el que pague altos rendimientos por los depósitos de los clientes, y que al mismo tiempo no cobre tasas de interés por esos créditos. Si tienes un problema te lo debe resolver de inmediato y no tardarse mucho, sea la hora que sea”, dice.
Para Ignacio Deschamps, vicepresidente de la ABM y director general de BBVA Bancomer, el banco ideal es el que esté orientado al cliente.
“Ese banco será en el corto y largo plazo el que tenga siempre las mejores posibilidades de tener la preferencia del cliente, pues finalmente de eso se trata el negocio”, comenta.
Luís Peña Kegel, también vicepresidente de la ABM y director general de HSBC, dice que la institución financiera ideal es aquella que sea innovadora en la manera de atender a sus clientes y en la manera de presentarles y ofrecerles productos.
“Espero sea el que nosotros estamos construyendo, basándose en un enfoque hacia el cliente, hacia las comunidades y hacia sus empleados”, opina Nicole Reich, directora general de Scotiabank México.
Para ella esa institución financiera ideal debe estar comprometido con los clientes para lograr que tengan una mejor vida.
Deberá contribuir con las comunidades donde tienen presencia.
Hubo entrevistados que no entendieron bien la pregunta.
Marco Antonio Slim Domit, director general de Banco Inbursa, menciona que es difícil definir al ideal, pues hay diferentes tipos de clientes.
Está por ejemplo, el cliente que tiene liquidez y capacidad de ahorro, y por otro lado está aquel cliente el cual requiere de financiamiento.
“Si es persona física, ayudarlo al desarrollo del negocio. Si es persona física en el diseño de su estrategia de inversión para crear un patrimonio a futuro”, dice.
Manifiesta que en ambos casos Inbursa ha buscado “que si un cliente tiene liquidez y le interesa obtener los mejores rendimientos, se acerque a ellos”.
Slim Domit indica que en la parte de crédito la gente normalmente busca accesibilidad, en cuanto al costo y tiempo.
“Puede ser a muy bajo costo, pero a muy largo tiempo. Puede ser muy rápido, a un costo muy ele vado. Debe más bien ser la combinación entre ambas”, aclara.
Si Manuel Armendáriz, director general de American Express Bank México, fuera un cliente, estaría buscando los mejores productos.
“A veces los bancos piensan darle todos los productos, en todas las dimensiones, con la misma marca, cuando hay bancos buenos para una cosa, pero no para otras”, señala.
Entonces, explica, una persona debe buscar aquel banco que tiene productos alrededor de sus necesidades para poder tomar los mejores productos en cada uno de ellos, y no estar pensando que una sola institución financiera puede resolver todas sus necesidades.
“American Express trata de darle productos de valor a la gente, y no tratamos de competir en todas las ramas sino en los productos donde verdaderamente podemos tener un valor y una diferenciación. En tarjetas somos muy buenos, y es la mejor parte del servicio. En inversiones no podremos tener ni la mejor gama de productos, por eso nos tratamos de asociar con los proveedores de esos para ser los mejores”.

0 comentarios: