17 de marzo de 2008

PENNIES & CENTAVOS

Tienen las Afores mas regulacion


Ciudad de México.- Junto a la presente semana entro en vigencia la nueva ley para regular a las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores). Misma que se topa con un panorama estable, pero no exento de retos, según coinciden en afirmar diversos especialistas. A diez años de haber iniciado el sistema de pensiones en México, las conclusiones de una encuesta de la Condusef señalan la falta de cultura financiera y previsional, sobre todo en el segmento más joven.

Aunque la gente calificó positivamente a las Afores, prevalece cierta desconfianza dentro del sector, según el Reporte Global 2007 sobre la Calidad en el Servicio de Atención a Clientes de las Afores, realizado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

De los encuestados, 85 por ciento respondió saber para qué sirve el dinero invertido en las Afores. Esto significa que después de poco más de una década de vigencia del sistema, aún existen afiliados que desconocen la utilidad de las mismas. Este desconocimiento se hace extensivo al tema de las comisiones y rendimientos.

Para Gerardo Dubcovsky, catedrático del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, y especialista en los sistemas de pensiones de América Latina, el de México está bien organizado.

En cambio, para Tappen Sinha, fundador y director del Centro Internacional de Investigaciones sobre Sistemas de Pensiones, del ITAM, el sistema es claroscuro.
A su juicio, las comisiones que cobran las Afores siguen siendo muy elevadas, aunque han disminuido en los últimos dos años. México no es el país de la región con el cobro de comisiones más elevado pero las cuotas son altas. Perú, por ejemplo, cobra comisiones más altas, porque su sistema es más complicado, “Pero México no tiene por que tener esas cuotas tan altas”.

Gerardo Dubcovsky, del Tec, comenta que si bien existen más de 38 millones de afiliados al sistema, menos de la mitad (46 por ciento o 14.7 millones) están aportando realmente de manera regular; es decir, son cuentas activas.

A febrero de 2008 —la cifra más reciente— hay invertidos en las Afores 80 mil millones de dólares (más de 850 mil millones de pesos). Dicha cifra ya representa nueve por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México.

Dubcovsky espera que con la entrada al sistema de los trabajadores afiliados al ISSSTE, aunado al crecimiento normal, al terminar el actual sexenio, en diciembre de 2012, el sector ya represente 13 por ciento del PIB. “Hoy en día las Afores ya equivalen a 25 por ciento del total del ahorro financiero del país”.

Según el especialista del Tec, con tan sólo uno por ciento más de rendimiento en promedio durante los próximos 25 años que el trabajador esté aportando de manera constante, implica una jubilación con 25 por ciento más de dinero. Entonces cualquier instrumento que dé un rendimiento mayor a uno por ciento será muy
importante.

Así, al invertir en proyectos que rindan más dinero será fundamental para que la gente se jubile con una tasa de reemplazo alta. La tasa representa la cantidad que una persona recibe como porcentaje de los últimos ingresos que tuvo.

El año pasado el sistema de pensiones mexicano ganó apenas 6.7 por ciento de rendimiento, frente al 11 por ciento chileno y al 23 por ciento del peruano. Esto significa que en términos de inversión los demás sistemas de pensiones tienen mayor flexibilidad que el sistema mexicano de Afores.

En América Latina ya son once los países que manejan un sistema de pensiones con cuentas individuales; esto significa 76 millones de latinoamericanos. Cerca de 37 por ciento de lo invertido en la región está en bonos gubernamentales.

No alcanzará la pensión


El sistema más avanzado es el chileno, creado en 1981 y con 27 años de experiencia. En orden descendente siguen el argentino, el mexicano, el peruano y el colombiano; sin embargo, en el mexicano es donde más dinero hay invertido, por mucho. “Desdichadamente ese dinero no se verá reflejado en un futuro en que la gente tenga una mejor pensión”, dice Dubcovsky.

Para los entrevistados, ése es el problema central de los sistemas de pensiones: la falta de ahorro voluntario para que la gente se retire con más dinero del que se jubilará como está el sistema hoy en día.

En ese sentido, Tappen Sinha, del ITAM, comenta que para saber si el sistema de pensiones de México va por buen camino debemos necesariamente compararlo con el sistema chileno.
En el país sudamericano, por ejemplo, lo administrado por las Administradoras de Fondos de pensiones (AFP) ya equivale a 60 por ciento del PIB; sin embargo ya es difícil que dicha cifra crezca más, porque la gente ya empezó a jubilarse y por lo tanto a sacar el dinero del sistema.

En cambio el sistema mexicano sí tiene la posibilidad de crecer mucho más de nueve por ciento en el que se encuentra hoy en día, porque nadie está jubilándose aún. Así, indica, en México se aporta 30 por ciento menos que en Chile. Además para que una persona se jubile con 50 por ciento del valor de su salario actual, deberá aportar mensualmente el 25 por ciento de su sueldo durante toda su vida laboral. En México, añade Sinha, el trabajador tiene dos cuentas, la de la Afore y la del Infonavit; en esta última aporta 5.5 por ciento del saldo. Lo ideal sería juntar ambas aportaciones. Así se incrementa el saldo y la gente tiene más para jubilarse al final del día.
Para Gerardo Dubcovsky, es difícil que la gente aporte de manera voluntaria en su Afore, porque aún no se apropia de lo que es suyo; es decir, no entiende que ese dinero es suyo, porque lo ve lejano.

Retos


Para ambos especialistas las Afores se han peleado más por captar que por ofrecer mayores rendimientos.

Por otro lado, la gente no sabe cuánto tiene invertido en su Afore y desconoce que puede hacer aportaciones voluntarias. De hecho, según la encuesta de la Condusef, 54 por ciento de los entrevistados prefieren ahorrar en los bancos o en sociedades de inversión, mientras que 24 por ciento en cajas de ahorro. Tan sólo cinco por ciento dijo que ahorra en su Afore.
Asimismo, apenas cinco por ciento de los encuestados respondió que ahorra para su retiro o desempleo. La mayoría; es decir, 71 por ciento lo hace para emergencias.
Dubcovsky dice que “ese es un problema serio de falta de cultura financiera, de que la gente se apropie de su Afore, se concientice y se interese. La aportación voluntaria surgirá en el momento en que la gente se apropie de lo que tenga”.

La ventaja del sistema de pensiones mexicano es que se ha ido ajustando de acuerdo a las experiencias de los que empezaron antes y que, como el chileno, “hicieron agua” a los 25 años porque a los jubilados les faltó dinero.

Otro reto será lograr un verdadero Sistema Nacional de Pensiones, coinciden, pues hay cerca de 1.5 millones de trabajadores en municipios, paraestatales, universidades, con su propio sistema. “Esa es una gran área de oportunidad que tienen las Afores. Esa gente representa diez por ciento más de personas que podrían estar en el sistema cotizando en una Afore.

0 comentarios: